Stephen King va camino de cumplir 75 años, y lo celebrará con la salida de «Cuento de hadas», su nueva novela. Uno de los creadores más importantes e influyentes de nuestra era sigue a pleno rendimiento, con los sentidos bien alerta y la pluma muy afilada. «Billy Summers» es un excelente ejemplo de su estado de forma, literario y mental. Una novela certera, emotiva y algo nostálgica. Un disparo a quemarropa

El argumento.

Billy Summers es un asesino a sueldo y el mejor en lo suyo, pero tiene una norma: solo acepta un encargo si su objetivo es realmente mala persona.

Ahora Billy quiere dejarlo, pero todavía le queda un último golpe. Y siendo uno de los mejores francotiradores del mundo, un veterano condecorado de la guerra de Irak, un auténtico Houdini cuando toca desaparecer después de finiquitar un trabajo, ¿qué podría salirle mal?

Todo.

Portada de Billy Summers

Shoot to thrill.

Las novelas de King siempre guardan varias sorpresas en su interior, técnica depurada con el paso del tiempo y esa maestría que lleva demostrando décadas. «Billy Summers» no es ninguna excepción. Quizás lo mejor sea acercarse a la novela conociendo lo mínimo posible sobre su argumento y dejarse llevar.
Ya sabéis: Billy acepta encargos; asesina a malas personas de manera limpia y eficiente. Cansado de todo, piensa en hacer un último trabajo y retirarse, desaparecer.
Y ya.
¿El resto? Cosa vuestra.

King también mezcla géneros, desde su propio estilo («Esto es muy Kingniano«…) hasta terror, drama… y la novela negra y americana. El bueno de Stephen siempre ha estado muy centrado en reflejar parte de la situación de Norteamérica en sus libros; actual en el momento de escritura y publicación, claro. Uno podría diseccionar parte del siglo XX y XXI a través de sus novelas y no sería una visión demasiado sesgada.
«Billy Summers» es una novela (norte)americana típica, con toques de criminal. Un personaje, su historia, su visión y una misión. Desde ese punto King aprovecha para ahondar en el pasado y presente de Billy y por tanto, de algunos aspectos de nosotros mismos.

«Billy Summers» es una novela que representa a la perfección el momento creativo y artístico de Stephen King. Un disparo certero en clave de thriller, con guiños a los lectores constantes y una doble lectura que recalca la importancia del oficio de narrar historias.

Podría dividir el libro en dos partes, 650 páginas dan para eso y más. La primera parte presenta las bases del comportamiento de Billy, su mundo y la misión que debe cumplir. ¿El resto? Un desenlace, sentido, tenso y muy acertado.
En esa primera parte, King consigue que empaticemos y conozcamos a Billy, un tipo que parecía extraño, distante y frío. Para ello utiliza un recurso que nos une emocionalmente al personaje, además de añadir una capa meta a la lectura. Billy comienza a escribir una suerte de memorias, por múltiples razones que no voy a detallar, relatando parte de su vida, incluidos sus recuerdos en las campañas militares por Irak.
Esas memorias se van construyendo de la mano de los hechos actuales. Es un recurso magnífico aunque las largas escenas militares en Irak me parecen lo peor del libro, con diferencia, lastrando el ritmo de lectura justo en un punto en el que la velocidad no era uno de sus fuertes.

Billy utiliza la escritura como elemento para anclarse a la realidad y ahí se establece un elemento meta con la intención del propio King. Intención, motivación y lo que para Stephen King significa la escritura y la narración. Una de esas capas e intenciones más sentimentales que el escritor ha ido incorporando a sus novelas con el paso de (sus, los nuestros mismos) años.

La segunda parte del libro es aún más noir y criminal, terreno en el que King se desenvuelve cada vez mejor. Tiene sus momentos tensos y otros más pausados con un balance excelente. También aprovecha ese tramo final para hacer un guiño a lectores constantes.
Bueno, quizás sea algo más que un guiño…

En definitiva.

«Billy Summers» es una novela que representa a la perfección el momento creativo y artístico de Stephen King. Resuena de forma similar a «Después» o, yendo más atrás, «Mr Mercedes» y el resto de la serie de Holly Gibney y Bill Hodges e incluso «22/11/63».
Una novela escrita desde el punto de vista de un hombre de 74 años (en el momento de publicar esta entrada, 75), muy lúcido, con los pies en el suelo, atento a los peligros que acechan (intolerancia, pérdida de valores, capitalismo salvaje…) con un cierto aire crepuscular.
Mención especial para un final redondo, emotivo y sentimental, que encaja perfectamente con esta nueva versión de King que ya hemos visto en «Elevación» o «Después».

Al terminar la lectura estaba eufórico, saciado y emocionado; después la percibo con una sensación de satisfacción pero, como decía, crepuscular, de etapas que se van cerrando, mundos que cambian. Y ese poso, quizás melancólico, hace que «Billy Summers» sea una novela muy especial, a pesar de sus altibajos. Una novela honesta con una doble lectura sobre la importancia de escribir, de narrar, la liberación de contar historias y que éstas calen en los demás. De crear y controlar nuestra propia narrativa, abriendo la mente y el corazón a los demás.
King sigue construyendo su obra con un ritmo, lucidez y atrevimiento ejemplar.

Tenemos mucha suerte seguir disfrutando de sus disparos certeros.


«Billy Summers» ya se encuentra disponible en formato de tapa dura y eBook. [Actualización: A partir de octubre de 2022, estará disponible en tapa flexible a precio reducido.]

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Criatura de la noche. Redactor en Fantasymundo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.