X-Statix: Contra los vengadores"X-Statix: Contra los vengadores" es el título del tomo en el que se recoge el final de la etapa de Peter Milligan a cargo de extraño y exitoso (al menos a nivel de crítica) experimento en lo que convirtió lo que había llegado a él como X-force. Junto a Mike Allred, nos presentaba un arquetipo completamente diferente a lo que por entonces se podía encontrar en cualquier cómic superheróico, ya fuera mutante (con sus particularidades) o de cualquier otro tipo. Se trataba, pues, de una vuelta de tuerca a todo un género que parecía tener clara la fórmula del éxito.

Milligan nos mostró un enfoque diferente (y casi más realista) de lo que sucedería con unos individuos con poderes, en un contexto hollywoodiense, pijo y mercantilista, pero supo mantenernos atentos, sorprendiéndonos hasta el absurdo, haciendo más patente que nunca lo de esperar lo inesperado (que para otros autores sería tan solo un eslogan).Y así, con más altos que bajos, llegamos al inevitable final de la colección que, curiosamente, quizá es lo más predecible de todo.

En primer lugar por el clásico enfrentamiento del grupo protagonista contra otro equipo de héroes, en esta caso Los Vengadores. Clásico tanto por el acontecimiento en sí como por la forma, que sigue la estructura de enfrentamientos individuales por hacerse con un objeto (partes del cerebro de Doop, el todopoderoso) hasta la forja de una alianza para enfrentarse a un enemigo común. ¿Puede haber algo más típico? Pero Milligan aprovecha este clasicismo para dejar reflexiones personales, feroces críticas socio-políticas, y situaciones humorísticas que rozan el absurdo (mítica pelea en pelotas entre Mr. Sensible y Tony Stark).

Y también por el final en sí, pues, aún sorprendente, un seguidor de la serie sabe desde el principio cómo va a acabar. Cómo, de hecho, no puede acabar de otra forma. Al fin y al cabo, se trataba de X-statix,el grupo con la actitud y la esperanza de vida más cuestionable de la historia. Por cierto, genial analogía a “Dos hombres y un destino”.

Por si no fuera poco, Panini ha decidido incluir en este tomo la miniserie de la Chica Muerta, con la que Milligan regresaba a sus personajes algunos años después, esta vez acompañado (además de los Allred) del dibujo de Nick Dragotta (“East of West”), quien despliega un estilo increíblemente parecido al de Mike Allred en la serie original, un poco más detallado si acaso, pero absolutamente perfecto para lo que el tono de los personajes y la hilarante historia demandaban.

X-Statix: Contra los vengadores

En cuanto a la historia… Chica Muerta acude al Doctor Extraño y juntos reclutan a un variopinto equipo de “héroes” muertos en un viaje a través del infierno para impedir que un grupo de “villanos” (o antiguos héroes, o personajes de segunda, siendo generosos) consiga resucitar definitiva y no temporalmente. Os aseguro que el planteamiento resumido así no hace justicia a lo disparatado de las situaciones, el reparto (y el estado mental de los muertos) y los diálogos marca de la casa del autor quien, por cierto, se permite el atrevimiento de explicar el motivo y el mecanismo por el que los personajes de Marvel no parecen quedarse muertos demasiado tiempo (siempre y cuando sean lo suficientemente populares).

De postre, para completar el espíritu antológico de toda la línea Colección Extra Supehéroes, se incluyen las historias cortas “Qué pelea la de aquel día” por Nick Derington y el propio Mike Allred, “Cómo funciona el amor”, de Milligan y Marcos Martín, y “Dootopia” con el equipo creativo original al completo, lo que vendrían a ser las escasas ocasiones en las que, a lo largo de los últimos años, se han vuelto a contar historias con estos personajes, aún de forma retroactiva.

Y es que resulta extraño (mucho más sabiendo como funciona “La casa de las ideas” en estas cuestiones) que con la excepción de Doop, quien tuvo una posición bastante preeminente durante la etapa de “Lobezno y la Patrulla-X” y ha pasado a ser un habitual en el universo mutante, ningún autor se haya atrevido a recuperar a alguno de estos personajes dentro de la continuidad.

X-Statix: Contra los vengadores

Quizá sea una cuestión de respeto, pero siempre he pensado que no es sino una muestra de la genialidad de Milligan, uno de los pocos autores que se me ocurren capaces de manejar a personajes tan absurdos y, aún así, dotarlos de un sentido y una mitología propia que, seguramente, no encajarían en la estructura de la Marvel actual, lo que se echa algo de menos.

No quiero acabar sin hacer una mención al formato. Personalmente la línea “CES” me parece una gozada. Un buen montón de páginas a un precio de lo más razonable compensan, de sobra, la reducción del tamaño y las tapas blandas (lo que puede ser incluso una ventaja en cuanto al espacio). Por no hablar del contenido… Obras completas de una etapa a menudo infravalorada como son los 2000’s que, sin duda, merecían ser recuperadas.

Por eso me entristece ver que el plan editorial de Panini no parezca incluir muchos más de cara al futuro. Si es una cuestión de ventas lo entendería, pero si es por contenido quizá no sea una locura exportar este formato para material de otras épocas que, además, lleva bastante tiempo sin recopilarse.

En conclusión (y volviendo al tema original), se trata de una muestra de la capacidad de un Peter Milligan en plenas facultades. Una rareza tanto a nivel de guión como artístico que, con los años, seguramente acabe ganándose la consideración de clásico imprescindible. Aunque para mi ya lo es…

Compra aquí "X-Statix: Contra los vengadores".

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.