Tamarin

Tamarin es la nueva propuesta en juegos de acción de la desarrolladora Chameleon Games. En esta entrega controlaremos a un adorable mono Tamarin en su búsqueda por recuperar su hogar y a sus amigos. El juego se lanzó el pasado 10 de septiembre y está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC.

Salva a tu familia de la invasión de los insectos

La aventura nos sitúa directamente en hogar de nuestro pequeño protagonista, un monito tamarino que convive en armonía con otros animalillos. Sin embargo, la paz se ve destrozada cuando aparecen de la nada un grupo de insectos, con el fin de  arrasar con todo y secuestrar a los amigos de nuestro pequeño protagonista. A partir de aquí, deberemos tomar las riendas de la situación y devolver el equilibrio perdido a nuestro hogar.

Una historia directa y sencilla en la que casi no hay tiempo para las presentaciones. Todo sucede tan rápido que cuando queremos darnos cuenta ya debemos entrar a la acción. Sin duda, no es un juego en el que la historia sea un elemento principal, aunque se agradecería ver un poco más de contexto o desarrollo de la misma. No estoy en contra de la sencillez, pero considero que una buena historia, por básica que sea, puede aportar mucho a cualquier juego. Aquí nos encontramos ante una trama muy directa, poco innovadora y con un final bastante estándar.

A pesar de que la historia no sea destacable, si lo son algo más sus diferentes entornos. El juego se compone de cinco escenarios diferentes: Hogar de los Tamarin, Monte Fraena, Fiordo Lyngna, Bosque tóxico y el monte Eyja. Si bien no son muchas las localizaciones, cada una ofrece una estética llamativa y agradable.

Aunque no podemos decir lo mismo de los entornos más cerrados como las cuevas o la fábrica, que tienen un diseño aburrido y poco interesante.

En cuanto a personajes, nuestro querido Tamarin no estará completamente solo en su periplo. Contaremos con la ayuda de un resolutivo erizo y de la guía de las luciérnagas, para orientarnos en algunas zonas específicas de los escenarios.

Jugabilidad repetitiva, poco pulida y desconcertante 

Con respecto a la jugabilidad, nos encontramos ante uno de los juegos más desconcertantes a los que he jugado en mi vida. En un principio, pensaba que era simplemente un juego de acción más basado en las plataformas que en el shooter. Sin embargo, ambos géneros se combinan y la verdad es que en este juego, no funciona muy bien.

No funciona en primer lugar por su apartado artístico. Tamarin es un juego en 3D con personajes adorables, cabezones y de grandes ojos. Poseen un diseño desenfadado y con una calidad, que si bien podría estar más detallada, es bastante correcta. El tema es que la estética es ideal para un juego solo de plataformas como se muestra al inicio y a lo largo de otras secciones, pero no para pasar de ella a un juego de disparos.

Lo desconcertante del juego no es cómo se pasa de un género a otro, sino cómo se muestra en pantalla. Hemos pasado de explorar preciosos valles a descuartizar insectos a balazos. Me cuesta asimilar que un personaje con un diseño tan inocente destroce así a sus enemigos. Tampoco entiendo que se hayan añadido elementos como la sangre verde de los insectos ni la presencia de moscas ante los recientes cadáveres.

Por otro lado, la mezcla de géneros tampoco funciona porque la mecánica de shooter no está muy bien trabajada. Tamarin pasa de una fase a otra continuamente, siendo el más disfrutable las zonas  de plataformas y la  más incómoda la de disparos. El control de la pistola, aunque es muy simple, resulta muy torpe y acertar al enemigo se complica más de lo debido para tratarse de un juego tan sencillo.

Tamarin

Secciones confusas, falta de mapa y dificultad innecesaria

Durante nuestra aventura debemos rescatar a otros monos Tamarin y a los pájaros del valle. Rescatarlos no es una tarea fácil, ya que debido al inestable control de apuntado, resulta muy sencillo fallar el tiro y matar a los pájaros por error. No entiendo por qué añadir esta posibilidad, salvo que sea para añadir más dificultad al juego. El control de apunte es tan inestable que cada vez que erraba el tiro me sentía más villano que héroe.

Sinceramente, me quedo con las secciones de exploración y plataformas. Son más entretenidas y ofrecen numerosos coleccionables para recolectar. Sin embargo, el juego tiene otro gran problema a destacar y es que no dispone de ningún mapa o minimapa en pantalla. Los escenarios, aunque no son inmensos, son caóticos al no tener puntos de referencia. No tenemos claro que zonas son para avanzar y cuáles son para explorar, esto hace que el avance se vuelva confuso.

En cuanto a otros elementos mal implementados, encontramos el sistema de guardado. Actualmente casi todos los juegos de actual generación tienen guardado automático, es también el caso de Tamarin. Desafortunadamente, está colocado en puntos muy separados del escenario, lo que provoca que si nos matan deberemos rehacer una gran parte del camino.

En relación a su duración, pasarnos Tamarin puede llevarnos algo más de cinco horas. Aunque si queremos completar y conseguir todos sus coleccionables nos puede llevar alguna más. El juego no se alarga porque sea complicado de completar al cien por cien, sino por la dificultad añadida que le da el mal control y la ausencia de mapa.

En definitiva, en su apartado de gameplay nos encontramos ante una jugabilidad repetitiva. Es una pena el resultado final del juego, sobre todo teniendo en cuanta que muchos trabajadores vienen de trabajar en otros juegos tan destacables como Banjo-Kazooie.

Tamarin

La banda sonora destaca gracias a David Wise

 No todo es malo en Tamarin. Sin duda podemos destacar su banda sonora a cargo del compositor David Wise. Wise es una cara conocida en la industria por haber puesto música a juegos como la saga Donkey Kong, Yooka-Laylee o Blattletoads. Nos encontramos ante uno de los mejores aspectos del juego con unas composiciones que le otorgan cierta personalidad al título.

El compositor ha sabido crear un contraste entre las secciones de exploración, con melodías más armónicas y suaves y una música más intensa y rítmica para las escenas de enfrentamiento. La banda sonora nos evoca bastante a otros títulos para los que ha trabajado. Sin duda, de alguna manera ha sabido dejar su huella y aportar algo de encanto general a esta nueva entrega.

En definitiva, Tamarin se queda en un juego poco interesante, repetitivo y bastante genérico. Sinceramente, creo que este juego podría haber sido mucho mejor se hubieran centrado más en las secciones de plataformas y hubieran pulido más el control del personaje. Chameleon Games tiene potencial y aunque este juego es su primer proyecto, estoy segura de que podemos esperar grandes entregas en el futuro.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.