La Matriz de agricultura sostenible mide los impactos ambientales, económicos y sociales de la agricultura de manera sostenible a nivel nacional para ayudar a informar las políticas y acciones nacionales hacia la agricultura sostenible en todo el mundo
La Matriz de agricultura sostenible mide los impactos ambientales, económicos y sociales de la agricultura de manera sostenible a nivel nacional para ayudar a informar las políticas y acciones nacionales hacia la agricultura sostenible en todo el mundo. Crédito: Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland.

Por primera vez, un grupo de científicos ha elaborado una evaluación cuantitativa de la sostenibilidad agrícola para países de todo el mundo, basada no sólo en los impactos ambientales, sino también en los impactos económicos y sociales. La Matriz de Agricultura Sostenible, o SAM, proporciona medidas independientes y transparentes de la sostenibilidad agrícola a nivel nacional que pueden ayudar a los gobiernos y organizaciones a evaluar el progreso, fomentar la rendición de cuentas, identificar las prioridades de mejora e informar las políticas y acciones nacionales hacia la agricultura sostenible en todo el mundo.

«Esta Matriz de Agricultura Sostenible es un esfuerzo para promover la responsabilidad por los compromisos de las naciones con la agricultura sostenible«, afirma el líder del proyecto, Xin Zhang, del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland. «Esperamos que esto pueda servir como una herramienta para unir a las partes interesadas. La producción agrícola no trata sólo de los agricultores, sino de todos«.

La agricultura es fundamental para la sostenibilidad. Sin embargo, la definición de «agricultura sostenible» y la capacidad de medirla han sido difíciles de cuantificar. El proyecto para crear la Matriz de Agricultura Sostenible comenzó en 2017 reuniendo a unas 30 partes interesadas y expertos de todo el mundo, incluidos Oxfam, el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados, el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, así como socios académicos como University College London, University of Queensland, University of California Berkeley y University of Maryland Center for Environmental Science, para evaluar los impactos de la producción agrícola a escala nacional en una amplia gama de aspectos ambientales, económicos, y dimensiones sociales de la sostenibilidad.

Este es un punto de partida útil no solo para evaluar el progreso, sino también para identificar prioridades de mejora e informar las políticas y acciones nacionales hacia una agricultura sostenible

«La agricultura sostenible es un concepto muy complejo y significa cosas diferentes para diferentes personas, lo que dificulta su evaluación«, comenta Zhang. «Para que el compromiso con la agricultura sostenible sea responsable, las mediciones independientes y transparentes de la sostenibilidad de los países son esenciales«.

«La evaluación de la sostenibilidad no es fácil, especialmente dada la escasez de datos sociales en todos los países. Esperamos que con esta matriz podamos demostrar el valor de una mayor inversión en datos sociales para evaluar cómo la agricultura afecta y contribuye a la equidad social como una dimensión crítica de la sostenibilidad agrícola«, afirma la coautora Kimberly Pfeifer, de Oxfam America.

A nivel mundial, la agricultura enfrenta el desafío de aumentar la productividad para satisfacer la creciente demanda de alimentos, materiales y energía de la población. Las naciones tienen la tarea de desarrollar un sector agrícola sostenible que no sólo sea productivo, sino también nutricionalmente adecuado, compatible con la salud y la biodiversidad del ecosistema, y resiliente. Como resultado, la agricultura sostenible se incluyó como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ratificados por todos los países miembros de las Naciones Unidas en 2015.

El concepto subyacente de esta matriz es el reconocimiento de que el sistema agrícola puede tener múltiples impactos en la sostenibilidad

La primera edición de la matriz está compuesta por 18 indicadores que miden los impactos directos de la producción agrícola sobre el medio ambiente y la economía, y los impactos más amplios sobre el conjunto de la sociedad, reconociendo que la agricultura está profundamente interconectada con otros sectores. En esta primera edición, se hace hincapié en identificar las compensaciones entre los indicadores de desempeño, como entre un mejor desempeño económico y una reducción del ambiental, y también algunos ejemplos menos comunes de compensaciones, como el aumento de los subsidios agrícolas que no necesariamente mejoraron la nutrición humana.

«No ha habido esfuerzos que brinden una visión integral de las tres dimensiones de los impactos agrícolas para países de todo el mundo«, incide el coautor Eric Davidson del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland. «El concepto subyacente de esta matriz es el reconocimiento de que el sistema agrícola puede tener múltiples impactos en la sostenibilidad«.

Por ejemplo, si bien la producción agrícola puede proporcionar beneficios económicos vibrantes a la comunidad agrícola y al desarrollo económico nacional, también podría agregar estrés al medio ambiente en términos de uso del agua, contaminación de nutrientes y pérdida de biodiversidad. Cómo y si el sector agrícola nacional proporciona una dieta saludable y suficiente para su propia población, puede influir en la igualdad social.

No se trata sólo de lo que sucede en la granja, sino también de lo que sucede en el mercado, durante los debates de políticas y en nuestros platos

«La evaluación integral de la sostenibilidad de la agricultura de un país brinda una gran oportunidad para revelar la gama completa de posibles compensaciones, así como las sinergias, entre los múltiples objetivos de sostenibilidad, y permite elecciones informadas en vista de las prioridades locales o políticas«, asegura la coautora Amy Heyman, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

«Si bien la mayoría de los países han demostrado fuertes compensaciones entre las dimensiones ambiental y económica de la sostenibilidad agrícola, hay países, como los Estados Unidos, que muestran algunos signos prometedores de lograr sinergias entre la mejora de la productividad agrícola y la reducción de los impactos ambientales«, matiza el coautor Guolin Yao, del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland.

«Quiero ampliar la visión de la gestión agrícola. No se trata sólo de lo que sucede en la granja, sino también de lo que sucede en el mercado, durante los debates de políticas y en nuestros platos. Las elecciones diarias de los consumidores tienen un impacto fundamental en lo que está sucediendo con lo producido, así como dónde y cómo se produce«, comenta Zhang.

«La revolución verde hizo posible que la humanidad alimentara el enorme crecimiento de la población en las últimas décadas, pero esto tuvo el precio de causar grandes impactos en el medio ambiente y un descuido de la nutrición humana y el bienestar general«, afirma el coautor Kyle Davis de la Universidad de Delaware. «Nuestro enfoque SAM proporciona un paso prometedor más allá de las deficiencias de la revolución verde al tratar de aprovechar los éxitos pasados de la agricultura mundial«.

Conversaciones con las partes interesadas

Como siguiente paso, el consorcio SAM, un proyecto financiado por el Foro Belmont, se está lanzando con seis países y regiones piloto, incluidos EE. UU., Austria, Brasil, Turquía, Sudáfrica y África subsahariana. El consorcio utilizará la primera edición de los indicadores SAM como punto de partida para entablar conversaciones y coordinación entre las partes interesadas, y para desarrollar conjuntamente casos de países para identificar estrategias hacia una agricultura sostenible.

«Tener la evaluación es un primer paso importante hacia la sostenibilidad agrícola, especialmente en áreas de producción marginales en África«, asegura Tafadzwa Mabhaudhi, socio del consorcio SAM de la Universidad de KwaZulu-Natal, Sudáfrica.

«Este es un punto de partida útil no solo para evaluar el progreso, sino también para identificar prioridades de mejora e informar las políticas y acciones nacionales hacia una agricultura sostenible«, concluye el coautor y socio del consorcio SAM, Christian Folberth, del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados.

Fuente: One Earth.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.