Amigas y amigos seguidores de las aventuras cómico-amorosas de Miyamura y Hori, hemos llegado a ese tomo. A ese momento en todo manganime romántico medianamente largo en el que los protagonistas, después de (casi) confesarse su amor, se ponen a dar mil vueltas innecesarias para no enfrentarse a sus sentimientos. Sí, precisamente ese el 3º volumen de “Horimiya”, manga escrito por Hero e ilustrado por Daisuke Hajiwara que publica Norma editorial y que llevamos reseñando desde sus inicios.

Después de que en el final del 2º tomo tanto Hori como Miyamura se dijesen con indirectas clarísimas que se gustan, el miedo y la indecisión los paralizan, especialmente a ella. Ninguno de los dos se atreve a enfrentarse al otro y dejar las cosas claras. Confusos y temerosos de que su relación de amistad se rompa, deciden dar un paso atrás y volver a donde estaban antes. Pero una vez conscientes de cuáles son sus verdaderos sentimientos ¿podrá su amistad volver a su antiguo cauce? Mientras ellos tratan de sacar una conclusión, a los pobres lectores nos toca desesperarnos y contener las ganas de gritarles: ¡¿Pero no veis que os queréis?! ¡Empezad a salir de una vez! Y digo contenerse más que nada porque reñir a los personajes de ficción no suele tener ningún efecto en su comportamiento, por más que lo deseemos.

Afortunadamente para nuestros nervios, la química entre la pareja sale al rescate dando un giro humorístico a todo el drama. Y el final del tomo, inevitablemente para los dos protagonistas, vuelve a poner las cartas sobre la mesa.

Y ese es el tema principal de este tercer tomo de “Horimiya”, pero no el único. Entre sus páginas veremos que, aunque siempre intente ser fuerte, detrás de su armadura Hori esconde un corazón vulnerable. Conoceremos además un poco del oscuro y solitario pasado de Miyamura, y de cómo la amabilidad de una persona inició para él un cambio que deberá esforzarse por mantener. Y comprobaremos que no siempre es tan amable y tranquilo como parece.

El grupo de amigos adquiere también mayor importancia en la historia, ampliándose con los miembros del consejo escolar y con nuevos personajes que llegan para quedarse. Es precisamente el grupo donde recae la mayor carga cómica del manga, protagonizando historietas verdaderamente tronchantes que conseguirán arrancarte varias carcajadas. Sobre todo el pobre Ishikawa, que no termina de resignarse del todo con Hori. Pero tranquilos. Que este leal compañero de Miyamura no se quedará sin su interés amoroso, a quien conoceremos también en el tercer volumen.

En definitiva, la historia crece en interés, en drama y en humor, volviéndose cada vez más ambiciosa a medida que abarca a más personajes. Pero manteniendo el estilo ligero y cómico que tanta personalidad le otorga.

Poco más puedo decir de los excelentes dibujos de Hagiwara sin repetirme. Mantienen su limpieza, sencillez y expresividad, con una apuesta por planos medios y cercanos y fondos muy simples o inexistentes, centrando toda la atención del lector en los personajes. La narrativa conserva su formato de sketches breves, con capítulos bastante cortos que agilizan una lectura muy, muy divertida.

No puedo sino recomendar por tercera vez esta serie que cada vez se pone más interesante y me tiene más enganchada. La ligereza de su trama y el carisma que rebosan todos sus personajes, además de su genial sentido del humor, hacen de “Horimiya” una opción excelente para quien busque entretenimiento sin complicaciones. Los que ya la seguís sabéis de lo que hablo. Los que todavía no, dadle una oportunidad. Os aseguro que no os vais a arrepentir.

Yo me quedo esperando con ganas al 4º tomo y la reacción de Hori a lo sucedido en el capítulo final de este.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.