Cuando se lee un libro con estas dimensiones, de ambición y calidad extraordinarias, uno debe comenzar su análisis por el final: recomendando encarecidamente la lectura de Historia global de América Latina 2010-1810 y destacándolo como una de las obras de síntesis histórica sobre América Latina mejores hasta la fecha. Si a esto le sumamos el formato de bolsillo, publicado en una colección de gran solera como la de Alianza Editorial (2018), económicamente asequible y para todos los públicos. La adquisición, lectura y devoción de este libro se convierte en algo obligatorio para cualquier apasionado o interesado o curioso sobre el tema.

Y deberíamos estar todos muy apasionados, porque parte de la historia peninsular ha pasado en algún momento (y sigue pasando todavía hoy) por América Latina. Un continente básico para la comprensión de la personalidad colectiva hispana, para la historia de su sueño imperial hace ya más de un siglo por completo desvanecido, y para el presente y el futuro de una economía española que mira para América Latina como uno de los principales socios comerciales.

Además, el continente es fundamental para la comprensión de otras claves sociohistóricas relevantes, como el rol imperial de los Estados Unidos y cómo lo ha proyectado en distintas épocas a través de su política exterior, o cómo América Latina también ha sido una zona innovadora y original en cuanto a modelos ideológicos y de gobierno.

Este libro de Héctor Pérez Brignoli cuenta, además, con un toque original muy poco frecuente en volúmenes dedicados a grandes tendencias históricas -no en vano, se resumen cuatro siglos en casi seiscientas páginas-. Y es que contiene dos capítulos dedicados al análisis cultural y artístico de América Latina. A través suya, entendiendo convenientemente a la cultura como una forma de expresión colectiva y a América Latina como una zona de influencia global, se nos introducen reflexiones sobre el carácter, la forma de pensar, la emoción del pueblo, y la perspectiva desde la que se mira(ba) a la vida propia y al mundo ajeno. A partir de dos creadores de la talla del músico brasileño Heitor Villa-lobos y del pintor argentino Antonio Berni.

Otro aspecto de interés es el análisis que Héctor Pérez Brignoli hace de la influencia de los actores internacionales externos en la historia del continente. Resulta bastante habitual el resaltar la dominación española primero (basada en la explotación económica, el caudillismo y la religión), y la pseudocolonización estadounidense después (basada en la explotación económica, el imperialismo y el pseudoliberalismo), como los dos factores decisivos para el atraso socioeconómico y político-cultural de la zona. Hasta el punto de achacar muchas veces, prácticamente en exclusiva, ‘el tema del atraso’ a estos dos factores externos.

No obstante, aquí el autor hace un ejercicio de análisis endógeno, profundo y riguroso que, aún reconociendo la innegable importancia de los factores externos, también encuentra dinámicas internas propias que contribuyen a que esto sea así. En no pocos casos, y no pocos países, surgieron movimientos sociopolíticos y liderazgos propios que supusieron un factor relevante en su contexto y, por extensión, en la historia del continente entero.

Por ejemplo, la historia de Perú no podría comprenderse sin tener en cuenta a la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) y cómo su movimiento fue perseguido durante décadas, hasta llegar a motivarse varios golpes militares en el supuesto peligro de la APRA para el país. Y lo mismo podríamos decir con la historia de Argentina y el peronismo. O la historia de México y el Partido Nacional Revolucionario (PNR) germen del actual PRI y básico para comprender los porqués de su hegemonía en el país.

También es destacable, y esto hace al libro todavía más especial si cabe, el capítulo tituladoBanana Republics y la Fábula del tiburón y las sardinas. En él se analiza la importancia de la imagen construida -tanto por propios como por ajenos- en la concepción que una sociedad -y, en este caso, de la comunidad latina en su conjunto- tiene de sí misma. Pérez Brignoli repasa las distintas imágenes actualmente existentes, como la que proyecta Woddy Allen en su película Bananas (1971), o la de la tan ilustrativa Fábula del tiburón y las sardinas: América Latina estrangulada (1956), obra del guatemalteco Juan José Arévalo. Reconoce que todas estas imágenes tienen una mezcla de ficción y de realidad que, al juntarse e interactuar entre sí, acaban construyendo algo de verdad sobre el drama del continente; eso sí, dentro de una gran mentira sobre su ser y esencia.

Para acabar, el libro hace un repaso somero a los últimos años de América Latina, desde finales de la década de 1980 hasta 2016. Dejándonos algunas estupendas síntesis e ilustraciones de los nuevos movimientos sociopolíticos endógenos latinoamericanos de reacción ante el imperialismo estadounidense (el Chavismo en Venezuela, el MAS en Bolivia, el Kirchnerismo en Argentina…). Una perspectiva, quizás, demasiado escueta y rápida, pero que entendemos debe ser así porque la necesidad de resumir obliga, y porque en 2016 aún eran movimientos sociopolíticos en marcha y lejos todavía de concluir su influencia en el fluir de los tiempos (de hecho, todavía hoy sigue plena su vigencia).

Historia global de América Latina (Alianza, 2018) es un volumen de extraordinaria síntesis, profundo análisis, entretenida escritura y fluido estilo. Una obra llamada a convertirse en una referencia en cuanto a la historiografía de América Latina. Al alcance de todos los bolsillos y personas interesadas. Simplemente, una obra que no debe dejarse escapar.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.