Sobrevivir al miedo

Tras más de cincuenta años de agitado periodismo, Diego Carcedo publica este mes con Ediciones PenínsulaSobrevivir al miedo“, un volumen en el que el historiador asturiano cuenta sus experiencias en entornos y situaciones peligrosas durante el desempeño de la profesión que le hizo famoso en nuestro país. Desde Cisjordania, Yibuti, Camboya, Perú o Mali, Carcedo ha sido testigo de excepción de acontecimientos históricos, y se ha convertido en testimonio vivo de guerras, revoluciones y terremotos.

En Vietnam, en abril de 1975, Diego Carcedo vivió las dantescas horas finales de la evacuación de Saigón, y, tras salir de la ciudad, varios días de angustiosa huida. Ese mismo año vio marcharse a los últimos españoles del Sáhara Occidental. El chófer que le llevaba de Nicaragua a Honduras durante la guerra del fútbol, en 1969, trató de dejarle inconsciente mientras dormía. Días después, ya en Tegucigalpa, una bala perdida se incrustó a escasos centímetros de su cabeza. Puedes comenzar a leer este libro aquí.

«La pregunta que más veces he tenido que contestar en mi vida es si en algún momento pasé miedo. Me la han formulado de muchas maneras: en ocasiones, solo de pasada, aunque la mayor parte del tiempo lo han hecho con curiosidad sobre la experiencia. Y claro que he pasado miedo: mucho, con bastante frecuencia y por muy diferentes razones. Nunca lo he negado. Creo que nadie puede decir que no haya pasado miedo alguna vez».

«Para mí, personalmente, el peor de todos ellos es el miedo a la propia conciencia, es decir, a la factura de algo que has hecho mal —algo de lo que te avergüenzas—, pues te alterará el recuerdo, te atormentará el sueño y, por más que te empeñes, no podrás olvidarlo. Ese es el miedo que te desvela a toro pasado; el que te hace propenso a recurrentes y horrorosas pesadillas sobre hechos que te niegas a contar, sobre todos esos miedos que forman parte ineludible de la obra completa de tu vida».

«En este libro de episodios —rigurosamente verídicos, elegidos al azar y contextualizados en diferentes momentos de la historia de nuestro tiempo—, hay ejemplos de todos ellos. Superar el miedo es un reto cotidiano para quienes sufren enfermedades, para los que temen quedarse sin empleo o para aquellos que ven nacer a un hijo con alguna discapacidad. Lograr vencer ese miedo es lo que tiene mérito».

«Por el contrario, superar el miedo que se pasa entre disparos no es un mérito heroico: es, simplemente, una cuestión de suerte».

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.