regeneración hepática
El equipo que descubrió los fundamentos moleculares de la regeneración hepática: El profesor de bioquímica Auinash Kalsotra, segundo desde la izquierda, y su equipo, incluidos, desde la izquierda, los estudiantes de posgrado Waqar Arif, Joseph Seimetz y Sushant Bangru.

Una nueva investigación conducida por bioquímicos de University of Illinois ha determinado cómo el hígado regenera sus células y las repara utilizando una señal para retornar a una etapa temprana de desarrollo postnatal del órgano. Estos hallazgos han sido publicados en la revista Nature Structural & Molecular Biology.

El hígado es un órgano resistente”, afirma el profesor de bioquímica Auinash Kalsotra, quien dirige esta nueva investigación. “Puede restaurar más de un 70% de su masa perdida y funcionar tras unas pocas semanas. Sabemos que en un hígado adulto sano, las células están durmientes y rara vez se dividen. Sin embargo, si el hígado se ve dañado, las células inician su ciclo de división y producen más”.

El hígado humano puede dañarse de forma crónica con toxinas como el alcohol o incluso ciertos fármacos, pero aún así continúa funcionando y autorreparándose, comenta Kalsotra. “Esta investigación ha prestado atención a lo que sucede en el hígado dañado a nivel molecular, para descubrir qué le permite regenerarse mientras funciona de forma normal”.

Los investigadores utilizaron un modelo de ratón cuyo hígado estaba muy dañado por toxinas y diagnosticado con cáncer de hígado. Descubrieron que las células dañadas sufren una reprogramación parcial que las devuelve a un estado neonatal de expresión genética.

Según el equipo de bioquímicos, fragmentos de ARN mensajero -los modelos moleculares de las proteínas- son reorganizados y procesados en las células hepáticas en reparación de una manera que recuerda el desarrollo neonatal. Este fenómeno es regulado a través del corte y empalme genético alternativo, un proceso donde los exones (regiones de genes expresadas) son cortados desde intrones (regiones intermedias) y se unen juntas en varias combinaciones para dirigir la síntesis de muchas y diferentes proteínas desde un único gen. Estas proteínas pueden tener distintas funciones celulares o propiedades.

Hallamos que las células del hígado tras el nacimiento utilizan una proteína de unión de ARN llamada ESRP2, para generar la variedad correcta de empalme de ARN, que pueda producir los productos proteínicos necesarios para que las funciones del hígado adulto puedan llevarse a cabo”, afirma Kalsotra. “Cuando hay un problema con la proteína ESRP2, se reactiva el empalme de ARN fetal en otra ruta distinta, lo que proporciona instrucciones sobre cómo restaurar y repoblar el hígado con nuevas y saludables células”.

Fuente: Nature.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.