Las runas germánicas del hueso pertenecen al llamado alfabeto Futhark antiguo, lo que parece demostrar que se utilizaban antes del alfabeto eslavo más antiguo
Las runas germánicas del hueso pertenecen al llamado alfabeto Futhark antiguo, lo que parece demostrar que se utilizaban antes del alfabeto eslavo más antiguo.

Un hueso de vaca tallado que data del siglo VII parece indicar que las runas germánicas fueron la escritura más antigua jamás utilizada por los antiguos eslavos, según científicos checos de la Universidad Masaryk. Hasta ahora, se creía que el alfabeto eslavo más antiguo era el glagolítico, inventado por el monje bizantino San Cirilo en el siglo IX.

Cirilo y su hermano San Metodio llegaron a la antigua Gran Moravia, cubriendo la actual República Checa, Hungría y Eslovaquia y partes de Austria, Alemania, Polonia, Ucrania y los Balcanes, en una misión en el año 863. Pero la costilla bovina rota encontrada en el sur de la República Checa en 2017 y examinada por un equipo internacional de científicos checos, austriacos, suizos y australianos demostró que la suposición sobre el alfabeto era incorrecta.

El equipo descubrió que esta era la inscripción más antigua encontrada entre los eslavos“, afirma en un comunicado el investigador principal Jiri Machacek, de la Universidad Masaryk en la ciudad de Brno. El equipo utilizó pruebas genéticas y de radiocarbono para examinar el hueso.

El raro hallazgo de hueso parece probar que las runas germánicas se usaron antes de que se inventara un alfabeto eslavo en el siglo IX
El raro hallazgo de hueso parece probar que las runas germánicas se usaron antes de que se inventara un alfabeto eslavo en el siglo IX.

Estos análisis sensibles han demostrado que el hueso proviene de ganado domesticado que vivió alrededor del año 600 d. n. e.“, según la analista especializada en arqueogenética Zuzana Hofmanova, de la Universidad de Friburgo en Suiza.

Robert Nedoma, de la Universidad de Viena, identificó la inscripción como las denominadas runas del Futhark antiguo, utilizadas por los habitantes de habla alemana de Europa central en los siglos II al VII. Las runas germánicas pertenecen a este alfabeto.

El alfabeto Futhark antiguo constaba de 24 signos, y los últimos siete estaban inscritos en la costilla recién encontrada, según los investigadores. “Es probable que el hueso comprendiera originalmente todo el alfabeto rúnico. Por lo tanto, no es un mensaje específico, sino más bien una herramienta de enseñanza“.

Fuente: Journal of Archaeological Science.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.