Entre las novedades manga de Norma editorial de marzo salió el 4º volumen de “Horimiya“, un shonen de corte cómico y romántico que sabe sacarle todo el jugo a una trama sencilla y ligera, pero a la vez divertida y adictiva. Un manga escrito por Hero e ilustrado por Daisuke Hagiwara que en Fantasymundo hemos seguido desde sus inicios, por lo que esta reseña contendrá spoilers de los tres primeros tomos. Si no sigues la serie, puedes leer la aquí la reseña del primer tomo (sin spoilers). Sin más que añadir, vamos a ver qué nos trae esta cuarta entrega.

Después de un tercer tomo bastante frustrante donde tanto Hori como Miyamura daban vueltas y más vueltas en torno a unas confesiones que no terminaban de cuajar, por fin (¡por fin!) en este volumen no les queda más remedio que mirarse a la cara y aclarar sus sentimientos, no sin antes dar unos cuantos rodeos más y caer en algún que otro malentendido. Pero qué le vamos a hacer, es lo que suele ocurrir en los mangas de romance.

Luego, para mi gran satisfacción, la pareja se establece oficialmente, aunque no de una forma convencional (algo que no sorprende en una historia que de típica tiene bien poco).

Uno los puntos que más me ha gustado es que, como novios, Hori y Miyamura no pierden ni una pizca de esa química que tan bien les hace funcionar juntos y que tanto carisma les aporta. Así, más fortalecidos y unidos que nunca, deben enfrentarse a los variados obstáculos que trae su noviazgo: desde el momento cuqui en el que intentan llamarse por sus nombres de pila, pasando por el qué dirán sus compañeros de clase, hasta el palo que la noticia supone para Ishikawa que, como recordarás, se sentía atraído por Hori.

Y mientras los protagonistas se van conociendo poco a poco como pareja, los demás personajes siguen su propia evolución: de las más interesantes en este tomo es la forma en la que Ishikawa afronta que sus dos amigos estén saliendo; pero también se nos mostrará un poco más de la personalidad e inseguridades de Sakura, el futuro interés amoroso de Ishikawa.

No obstante, es un nuevo personaje el que se lleva gran parte del protagonismo: Kyosuke, el padre de Hori, que aparece por la puerta grande y se adueña de todas las escenas de las que forma parte. Con una relación particular con su familia, su carácter despreocupado y burlón y su extraña obsesión por Miyamura (se dedica a amargarle la existencia cada vez que se lo encuentra), lo convierten en el personaje más divertido del tomo. De verdad espero que se quede de forma permanente entre el elenco, ya que aporta mucha vida a la historia.

Finalmente, cerrando el volumen a modo de cliffhanger despiadado, hay un cambio de look bestial que personalmente me rompió el corazón. No os diré de quién para no spoilear, pero vaya, si has visto las siguientes portadas se desvela el misterio. Eso sí, la reacción de los demás en el quinto tomo tiene toda la pinta de ser memorable. Esperando quedo a las novedades de mayo de Norma editorial.

Horimiya” 4 mantiene el tono desenfadado de sus antiguas entregas, aunque es verdad que cada vez se va ampliando más el elenco de personajes y, por lo tanto, los frentes abiertos de una historia que seguramente profundizará más en próximos volúmenes, eso sí, sin perder su esencia.

Del diseño solo puedo repetir alabanzas: Hagiwara conquista con su estilo sencillo pero elegante centrado en los personajes, por lo que abundan los planos cortos y no se le presta mucha atención a los fondos, a menudo inexistentes. Un trabajo muy expresivo que hace las delicias de los lectores más exigentes.

En definitiva, la buena comedia y una trama sencilla son las armas que esgrime “Horimiya” para mantenerse como una de las propuestas más interesantes dentro de su género, asegurando un entretenimiento sin complicaciones. Una serie adictiva y carismática que cuenta con toda la calidad de edición de Norma y que no defraudará a los amantes de la comedia romántica.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.