El Grande, Rey Planeta o Rey Sol fueron algunos de los sobrenombres que recibió el monarca Felipe lV, quien fue en su tiempo el rey más poderoso del mundo. Pese a ello, algunos historiadores del siglo XIX han creado en la memoria colectiva una equívoca imagen de Felipe IV como un “Austria menor”, que descuidó la política y delegó el poder en sus validos para ocuparse de asuntos más frívolos como las mujeres, el arte y la caza.

 

En una época en la que las ideas se propagan condensadas en tweets de ciento cuarenta caracteres y un buen eslogan es tan importante como un completo programa, no es de extrañar que los estereotipos marquen en buena medida nuestra percepción del mundo y de la historia.

Por eso, cuando de un monarca se da una definición -por qué no decirlo, tan ocurrente y sonora- como la de “el rey pasmado” es fácil que ésta quede fijada en la memoria colectiva. Una novela de Gonzalo Torrente Ballester y, sobre todo, su adaptación cinematográfica dirigida por Imanol Uribe, tienen la culpa de que medio país imagine al rey Felipe IV con el rostro del actor Gabino Diego.

El profesor, investigador y académico Alfredo Alvar Ezquerra, reconocido especialista en historia de la España de los Austrias, firma la biografía «Felipe IV. El Grande», publicada por La Esfera de los Libros y llegada hace algunas semanas a las librerías. Con ella aspira a desterrar esa imagen estereotipada que relega injustamente al monarca a un papel que no se corresponde con su relevancia.

Es importante tener presenta que, más que ante una crónica del reinado del Felipe IV, nos encontramos ante su biografía. Obviamente, la política, la economía, la guerra y hasta el arte de su tiempo ocupan buena parte de las páginas del libro. No podía ser de otra manera con un monarca que fue durante más de cuarenta años la cabeza coronada de un imperio que contaba con territorios en todos los continentes del mundo entonces conocido. Pero el protagonista del libro es el propio Felipe IV y, con él, la sociedad cortesana que lo rodeaba.

Los ágiles capítulos del libro van mostrando a un tiempo la acción politica y la vida privada de un rey que vivió un mundo cambiante y un tiempo crítico, durante el que todo tipo de crisis golpearon a la Monarquía Hispánica: económicas (perenne escasez de fondos, bancarrotas y hasta hambrunas), políticas (rebeliones en distintos territorios del Imperio, pérdidas territoriales, comprometida cuestión sucesoria) y militares (Guerra de los Treinta Años, declive de los Tercios)
Pero también un Siglo de Oro de las artes y las letras, del que el rey fue impulsor, debiéndose en buena medida a su pasión coleccionista que nuestro patrimonio cultural sea uno de los más ricos de la cultura occidental.

Quizá precisamente por su larga trayectoria como profesor, investigador y académico, Alvar Ezquerra sabe imprimir a este ensayo histórico divulgativo un tono ligero y ameno, alejado de formalidades y academicismos.

La obra se estructura en cuatro partes (a las que se suman tres colofones y varios anejos con bibliografía, menciones, abreviaturas e índice onomástico) que ordenan cronológicamente la vida del rey: Los albores de una vida • El amargor del madurar • Luz, color, eclipse y ocaso del rey • Ruina y… paz

La primera abarca la infancia y juventud de Felipe IV, desde su nacimiento en 1605 hasta su proclamación como rey en 1621. Se tratan la formación del joven príncipe, los fastos en su honor y su temprano contacto con la enfermedad y la muerte.

La segunda corresponde al apogeo de su reinado, en el periodo comprendido entre 1621 y 1635 (fecha en la que Francia entra en guerra con España, provocando un vuelco en la Guerra de los Treinta Años), con la figura de su valido el Conde-Duque de Olivares siempre presente en la vida del joven rey.

La tercera comprende los años que van de 1635 a 1648, en los que a la Monarquía Hispánica se le abren multitud de frentes políticos y económicos que provocan su declinar, al tiempo que desgracias personales como el fallecimiento de su esposa y su heredero, el príncipe Baltasar Carlos, golpean al monarca. Pero también un periodo pródigo en obras de arte y proyectos culturales, de las pinturas de Rubens y Velázquez a las obras del Palacio del Buen Retiro.

La última parte va de 1648 a 1665, los años finales de su reinado, con Felipe lV personalmente al frente del gobierno tratando de superar una muy grave situación que ponía en cuestión la propia Corona. Unos años contemplados, en buena medida, a través de escritos y cartas de puño y letra del propio Felipe.

Quienes solo somos meros lectores aficionados a la historia hemos de dejar a los especialistas el debate historiográfico acerca de lo ponderado del punto de vista del autor. Establecer si esta biografía de Felipe IV – empeñada en desmontar la visión sesgada y decadentista del rey, propia del noventayochismo- llega a difuminar en exceso los aspectos más negativos de la figura y el reinado del monarca, es algo que queda para los expertos.

Lo que sí podemos decir es que nos encontramos ante un completo, erudito, documentado, organizado y bien escrito ensayo biográfico que pone al alcance de un público amplio las sombras y las luces de un monarca clave de la historia de España.

Al mecenazgo de Felipe IV se debe, en buena medida, que el patrimonio cultural español sea uno de los más ricos de la cultura occidental.

El libro, encuadernado en cartoné con sobrecubierta, es un volumen bien editado que resulta cómodo de leer. La pintura que ilustra su cubierta es un conocido retrato de Felipe IV salido del pincel de Velázquez.

Sus casi setecientas páginas incluyen cuarenta y ocho de papel especial satinado en las que se reproducen a todo color retratos del monarca y la familia real, así como de personajes, lugares e intereses próximos a su figura.

 

 

 

Alfredo Alvar Ezquerra (Granada, 1960), doctor en Historia por la UCM, es especialista de una etapa crucial de nuestra historia, los Siglos de Oro. Ha publicado decenas de artículos y libros sobre los personajes más notables y las gentes más menudas de los siglos XVI al XVIII, desde Isabel I la Católica a la emperatriz Isabel, de López de Hoyos a Cervantes, de Juan Sebastián Elcano al duque de Lerma.

Desarrolla su trabajo como Profesor de Investigación en el Instituto de Historia del CSIC. En la actualidad es académico correspondiente de la Real Academia de la Historia. Ha recibido la «Encomienda de Isabel la Católica».

Las grandes líneas de su investigación han sido la historia de la Corte y del Madrid de los siglos XVI y XVII, el humanismo y la historiografía real castellana, esto es, la historia social de la cultura del Renacimiento final.

Gran divulgador científico de la Historia Moderna, ha sido asesor para el Mundo de Carlos de TVE y co-comisario de exposiciones de los documentos de Cervantes, tanto en formato digital (para Google), como los originales (designado por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte).

Puedes comprar «Felipe IV. El Grande» aquí:

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.