Fallen Legion es un «Action RPG» de scroll lateral. El juego nos transporta al reino de Fenumia. Un reino en guerra azotado por la guerra y la hambruna. Esta decadencia ha sido provocada por el rey y su manera de gobernar el reino involucrándose en guerras y conquistas. La historia comienza cuando el rey fallece y la única heredera se ve forzada a volver al castillo de su padre a su ceremonia de coronación, para reclamar el trono de un pueblo que guarda un gran rencor a la tiránica forma de gobernar de su recientemente fallecido rey y cansado de la guerra y la hambruna. Durante la historia tomaremos el papel de su heredera y su viaje para recuperar el trono. Para ello contará con un grimorio mágico parlante que recibe de su padre. Este grimorio tiene el poder de traer espíritus de antiguos héroes para que luchen por la princesa.

Por otro lado, la historia nos dará la opción de tomar el papel de otro personaje en la trama. Este es Legatus Laendur, general de los ejércitos del imperio de Fenumia y héroe legendario. En este caso el objetivo de Legatus será reunirse con la heredera para ayudarla a llegar a la ciudad y protegerla de su iracundo pueblo y destruir el grimorio que ha heredado debido a la oscura magia que emana de él. Además, se plantea la posibilidad de reclamar el trono en lugar de la princesa para evitar la sublevación del pueblo, si la princesa ocupa el puesto de reina para devolverle al reino de Fenumia el esplendor de antaño.

Por desgracia, el resumen argumental que he expuesto ha sido el resultado de recurrir a diferentes guías y páginas para intentar entender un poco la línea argumental ya que la historia del juego se explica de forma muy confusa.

En lo referente a la jugabilidad las mecánicas de combate son algo simples pero efectivas. El sistema de combate consiste en tres héroes que luchan por nosotros, además del protagonista. Estos héroes tendrán asignado un botón para atacar y solo podrán realizar un ataque básico que no variará casi nunca. Contaremos además con una barra de combo que se nos mostrará debajo. Esta barra se llenará un punto cada vez que un personaje realice un ataque, pero se vaciará si recibimos daño. Si conseguimos llenarla mediante ataques consecutivos y sin recibir daños, el héroe que haga la última acción realizará una habilidad especial más poderosa, que variará dependiendo del personaje y podremos elegir entre un pequeño abanico de ellas.

También contaremos con una mecánica de bloqueo que permitirá reducir el daño que reciben nuestros personajes. Si realizamos el bloqueo de forma perfecta sincronizado con el ataque enemigo, podremos reflejar el ataque enemigo o aturdirlo. Si el ataque es bloqueado de forma perfecta no recibiremos daño del mismo y tampoco perderemos el progreso realizado en la barra de combo.

El control del personaje protagonista en combate funciona de forma diferente. Este podrá realizar tres hechizos diferentes que se cargarán a medida que golpeemos enemigos con el resto de héroes. Estos tres hechizos serán fijos (un hechizo ofensivo y dos curativos repartidos en uno para resucitar héroes caídos en la partida y otro para curar a los héroes que hay en batalla). Si el héroe se queda sin vida, se acabará la partida y tendremos que volver a empezar la fase.

Un punto que he echado mucho en falta en este título es la progresión de los personajes. En este título la progresión es inexistente. Al finalizar las fases no obtendremos nada más que una calificación y una recompensa, pero nuestros personajes no obtendrán experiencia ni subirán de nivel.

Por otro lado, la capacidad de personalización es prácticamente nula. Solo podremos elegir la habilidad especial que realizarán nuestros héroes y equiparnos tres gemas que modificarán las estadísticas de determinados héroes. No dispondremos de tiendas o equipamiento especifico de cada héroe como armas o armaduras diferentes.

El punto de la falta de personalización es una gran carencia en la jugabilidad; más aún si se tiene en cuenta la reducida plantilla de héroes que nos pueden acompañar. Durante todo el transcurso de la historia conseguiremos solo ocho héroes. Este hecho limita mucho las composiciones de equipo que se pueden crear. La posibilidad de equipar a cada héroe según la forma de jugar habría permitido paliar parcialmente esta carencia a la hora de crear un equipo.

El estilo artístico de este juego, aunque muy llamativo, tiene ciertas carencias que se podrían haber paliado con algo de trabajo. Aunque el diseño de los monstruos es impresionante, la falta de variedad en los mismos termina afectando negativamente, ya que estaremos continuamente enfrentándonos a los mismos modelos de enemigos. En el caso de los escenarios ocurre lo mismo y, es que, pese a tener ilustraciones de calidad, su falta de variedad termina pasando factura tras unas horas de juego. Además, la animación de los personajes es algo tosca y recuerda más a un juego para móvil que para PC.

La banda sonora acompaña constantemente pero no consigue impactar con obras que queden grabadas en la memoria una vez que apagamos el PC. Además, los efectos sonoros ambientales son prácticamente inexistentes y los de los impactos de los ataques suenan totalmente genéricos.

En conclusión, estamos ante un juego que podría haber dado mucho más de sí. Una jugabilidad repetitiva y algo simple; y un desarrollo de personajes inexistente termina echando por tierra lo que podría haber sido un juego muy disfrutable. Si los desarrolladores hubieran pulido el sistema de combate y el sistema de progresión, nos encontraríamos ante un action RPG muy entretenido, pero, por desgracia, no es el caso. Esperemos que YummyYummyTummy pueda aprender de esto es un próximo proyecto.

Si después de todo lo dicho quieres saber más sobre el juego, aquí te dejo el tráiler oficial:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.