Impresionante. Este es el primer pensamiento que nos viene a la cabeza tras haber acabado Ghost of Tsushima, el último juego de Sucker Punch en exclusiva para PlayStation 4. Queremos contaros el porqué de ello. Vamos directo al grano, contra más rápido leáis esto, más rápido iréis a por él. Lo merece.

Viajando a Oriente

Si hay una compañía que está marcando un antes y después en lo que se refiere a la proliferación de sus estudios internos en el sector de los videojuegos es, sin duda alguna, Sony. Su conglomerado de estudios conocidos como SIE, y desde hace unos meses de forma oficial Playstation Studios, está formado por 14 estudios internos, cada uno con sus diferencias y estilos muy marcados, como es el caso de Naughty Dog, Bend Studio, Guerrilla, Santa Mónica o la que hoy nos ha reunido aquí, Sucker Punch.
Todos los estudios mencionados antes que han tenido, con el apoyo de su empresa matriz, una evolución impresionante, tanto a nivel logístico como a nivel de resultados de producción a lo largo de esta generación. Sin ir más lejos, este mes pasado se estrenó The Last of Us Parte II. Y es que lanzar este Ghost of Tsushima un mes después de otro triple AAA, demuestra una buena coordinación entre los estudios de Sony.

Los americanos de Sucker Punch se han sacado de la manga un juego que, aunque no inventa nada nuevo en los juegos de mundo abierto, si comienza a marcar el camino a seguir en lo que respecta a la manera de desarrollar ciertos aspectos a nivel técnico – tiempos de carga, iluminación, elementos del escenario, – desarrollo narrativo y, sobre todo, accesibilidad a los usuarios.

“El mundo en plena Guerra”

El argumento nos pone en la piel de Jin Sakai, uno de los 80 samuráis que intentaron defender sin éxito la isla japonesa de Tsushima de la invasión del imperio Mongol en el año 1274. Tras la derrota, nuestro protagonista sabrá reponerse, y realizará enormes sacrificios como dejar atrás el código de honor de los samuráis con la finalidad de poner a salvo su nación que se encuentra bajo yugo de los mongoles.
No os vamos a dar más detalles del argumento de Ghost of Tsushima, es mejor que os quedéis tan solo con la premisa conocida y facilitada por Sony, ya que es un juego que merece la pena terminar de principio a fin, tanto por su argumento principal como por el secundario.

La trama se desarrolla en varios actos principales divididos en misiones denominadas “relatos”, y estos se dividen, a su vez, en dos tipos de relatos. En uno de ellos, se nos cuentan historias de personajes secundarios, que tras terminar su historia, obtendremos ciertos objetos para el crafteo o experiencia para nuestro protagonista. En segundo lugar, tenemos unos relatos especiales que una vez finalizados nos otorgaran una habilidad única y especial.

Como habréis deducido, será muy aconsejable realizar los relatos secundarios y especiales para la progresión de nuestro personaje, pero es que lo más formidable de esto es que en todo momento tenemos la sensación de que merece la pena realizar estos relatos secundarios porque ambos convergen fenomenalmente en la narrativa principal del juego.

En otras palabras, no estaréis perdiendo el tiempo realizando misiones secundarias como en otros juegos de mundo abierto. En Ghost of Tsushima iremos descubriendo personajes secundarios que son importantes para el trasfondo argumental del juego, y dándole, poco a poco, más interés al argumento principal.

A nosotros nos ha parecido un argumento bastante interesante y muy bien llevado, que siempre deja con gana de más, dado que en ciertos momentos tiene algunas sorpresas que para algunos pueden ser predecibles si sois consumidores de contenido audiovisual del mundo de los samuráis y todo lo que le rodea.

Paseando a un samurái

Otro punto y aparte es el contenido secundario. Todo este contenido podremos ir descubriéndolo libremente por la isla, e iremos visitando templos de Tonari para obtener talismanes, o los pequeños santuarios de los zorros, donde podremos ir mejorando nuestra capacidad para albergar dichos talismanes. Otras tareas secundarias son las clásicas de ayudar a algún NPC, y a cambio nos facilitara la localización de algún que otro punto interesante en el mapeado. Como campamentos de refugiados o zonas conflictivas donde los mongoles han tomado rehenes, tanto como aldeas pesqueras o pequeñas granjas que deberemos liberar.

Realizar todo el contenido principal y secundario en Ghost of Tsushima nos llevara más de 30 horas de juego. Si estamos pensando en hacernos con el Platino podremos llegar a las 40 horas de juego. En esta ocasión, nos ha parecido muy acertada la manera en la que se ha incluido dicho trofeo. Pues, básicamente, obtener el trofeo significa poder ver todo el contenido narrativo e interesante que ofrece el juego.

“Mira a tu adversario a los ojos, lucha como un Samurai. Con Honor”.

Sin lugar a dudas, el sistema de combate es uno de los puntos fuertes de Ghost of Tsushima. En Sucker Punch sabían que el combate era uno de los pilares fundamentales del juego, y han acertado a la hora de dar forma a este apartado. Veamos el amplio abanico de posibilidades que se nos ofrece.

En primer lugar, tenemos un mapeado de botones muy bien integrado con la interfaz del juego, siempre recordando al jugador que tal botón se usa para tal acción. Algo acertadísimo especialmente en las primeras horas de juego y explicamos el porqué.
El juego nos ofrece una amplia variedad de opciones para enfrentar a los enemigos. Para empezar, tenemos la posibilidad de usar la confrontación directa, y arriesgarnos a un combate cara a cara donde nos destrocen en poco tiempo. Por otro lado, tenemos la posibilidad de hacerlo todo desde las sombras, realizando asesinatos sigilosos, o cualquier otra acción pasando inadvertido entre los enemigos (Modo Sigilo). Finalmente, tenemos el modo enfrentamiento, que bebe directamente del código de los samuráis. De esta forma encararemos a los enemigos que iremos venciendo hasta un número limitado de ellos en un sencillo QTE.

Por otro lado, existe un modo combate especial que se activa en determinados momentos específicos donde luchamos cara a cara al más puro estilo juego de lucha. Es imposible el no acordarse de la mítica franquicia Soul Calibur durante estos combates.

Jin tiene junto a la barra de salud, unas pequeñas esferas de determinación, las cuales dependiendo del número que tengamos se nos permitirán realizar técnicas especiales, curarnos y por supuesto podremos ir recuperando conforme vayamos realizando un buen combate contra nuestros adversarios.

A lo largo del juego, Jin deberá aumentar su experiencia y podremos cambiarla por técnicas, que irán facilitando cada uno de los estilos de combate y, de esta manera, tener más opciones para encarar los distintos modos que tenemos para enfrentar a nuestros adversarios. La única excepción son las técnicas secretas especiales, que se consiguen superando relatos.

Esta misma interfaz nos facilita y nos recuerda en todo momento que botón debemos pulsar para una técnica secreta determinada – cuales gastan determinación – por lo que será esencial ir realizando combos devastadores e ir encarando enemigos correctamente con una u otra postura Samurai para lograr nuestro objetivo. Aquí no acaba todo, la interfaz también nos recuerda todo el mapeado de botones y nuestra elección de equipo o tipo de munición para los ataques con arco corto, largo, lanzamiento, cerbatana, y que iremos intercambiando con los botones, cuadrado, triangulo, circulo, etc.
Como mencionábamos antes, todos nuestros equipos – tendremos varios – se irán mejorando conforme vayamos explorando la isla de Tsushima, realizando tareas secundarias, algunas como cortar cañas de bambú que nos ampliara nuestra determinación, los pilares de honor nos dará elementos cosméticos para nuestro equipo. Iremos recolectando leña, flores, y demás material donde posteriormente visitando a los artesanos, iremos progresivamente mejorando nuestro equipo al completo.
Conforme vayamos realizando todo lo mencionado con anterioridad, se ira forjando nuestra leyenda, y si sumamos el conocimiento que irán adquiriendo los adversarios de nuestras hazañas, estas quedaran reflejadas en combate, y se sorprenderán de nuestra determinación, técnicas especiales, ataques sorpresas, queden completamente en medio de un ataque de pánico al vencer a todo lo que se nos ponga por delante en un enfrentamiento directo.

A esto, en determinado punto de la historia principal, se sumará el Modo Sombra, el cual conforme vayamos derrotando a un grupo determinados de enemigos, sin que nos hagan daño alguno, pulsando R3+L3 entraremos en un modo Berserker que destrozaremos a nuestros adversarios con un solo golpe de katana.
Es impresionante lo fluido que se vuelve el modo combate conforme vamos profundizando en él, consiguiendo realizar ataques devastadores, y peripecias dignas de un maestro Samurai. Sin dejar de desmerecer, y resaltar la buena distribución del mapeado de botones y la respuesta de nuestro personaje.

Un mundo precioso, salvaje y colorido

Entrando en el terreno técnico, el juego nos ofrece varios modos de optimización para las dos versiones de PlayStation 4. En principio tenemos como el modo más básico en PS4 estándar, que os adelantamos que aquí, el juego ofrece una resolución nativa de 1080p a 30 fps robustos como una roca. No hay tirones ni, apenas, tiempos de carga para cualquier acción que normalmente en otro título lo requiere.

En PlayStation 4 Pro tenemos dos modos de optimización, ya conocidos de antemano y que hemos podido ver en otros títulos como son el modo resolución, y el modo rendimiento. En cada modo se le da la preferencia o a la resolución o a la tasa de refresco de imágenes por segundo. Ofreciendo, claro está, en el modo resolución algunos detalles más, y viceversa. Por citar un ejemplo, la distancia de dibujado dependerá del modo que elijamos en PS4 Pro. En ambos casos el juego se mantendrá a 30 FPS, pero siempre, al igual que en su edición estándar, estables. La resolución sube hasta 1620p – 1800p.

En lo que respecta al apartado artístico, estamos delante de uno de los juegos más bonitos que han llegado este año a PlayStation 4. El estudio ha sido capaz de hacer una mezcla inteligente de la paleta de colores a lo largo y ancho de su mundo, ofreciendo auténticas estampas que quedan para el recuerdo.

Y es que, en Sucker Punch han cuidado hasta el más mínimo detalle del mundo que han creado. La mitología del Japón Feudal esta recreado al detalle con elementos y piezas colocados en los lugares precisos, ofreciendo siempre, una justificación a nivel narrativo para que ese elemento se encuentre en ese punto – uso de las flores como elemento de localización – y escenarios que quitan el sombrero.
Durante la aventura es posible desplazarnos andando, corriendo o a galope en nuestro fiel compañero de aventuras por una pradera nevada, con flores rojas y blancas mientras la iluminación y los efectos climatológicos nos dejan sin palabras. Ghost of Tsushima hace un uso muy inteligente de la iluminación para ofrecer un resultado que sorprende en más de una ocasión.

Por otro lado, el juego parece que no alcanza el mismo nivel de calidad en el modelado de personajes secundarios muy clónicos, algunas texturas que bajan en calidad, especialmente y curiosamente en escenas de video. Además, en algunos momentos sentiremos que el protagonista no interacciona correctamente con todos los elementos del escenario.
Entrando en el apartado sonoro, tenemos desde el inicio la selección de idiomas con sus correspondientes subtítulos, y es que en un juego tan especial como este era normal que recalcaran la posibilidad de jugarlo completamente en japonés con subtítulos al español, algo que os invitamos hacerlo ya sea en vuestra primera aventura o posteriormente en una nueva partida.

La banda sonora está a muy buen nivel, poniéndonos siempre en situación, especialmente en los momentos de duelo, o aquellos que son realmente destacables. No obstante, si hay algo que destaca por encima incluso de la BSO es el estupendo trabajo que se ha realizado con los efectos de sonido del juego en general. Simplemente magistral, incluye detalles como el sonido auditivo de las vibraciones de nuestra arma al colisionar con el arma de nuestro oponente.

Por lo demás tenemos, sonidos ambientales de todo tipo a lo largo de toda la isla, con efectos muy cuidados como el sonido de los arboles al ser agitados sus hojas por el viento, animales, las olas del mar conforme nos vamos acercando a la costa.

Conclusiones sobre Ghost of Tsushima

En definitiva, Ghost of Tsushima es una sorpresa sobresaliente, el mejor juego de Sucker Punch y uno de los mejores juegos de todo el vasto catálogo de PlayStation 4. Un cierre de generación por la puerta grande por parte de Sony, imperdible, y contra mas tardéis en jugarlo más os arrepentiréis.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.