Chelsie Bowman, Seth Young y Jeremy Owens han estudiado la extinción masiva

Al final del período Silúrico, hace unos 420 millones de años, una extinción masiva devastadora eliminó al 23% de todos los animales marinos. Durante años, los científicos han luchado por descubrir la causa de esta extinción masiva, una de las diez más dramáticas de las que se tiene registro en la historia de nuestro planeta. Ahora, investigadores de Florida State University han confirmado que este suceso, denominado extinción Lau/Kozlowskii, se desencadenó por un culpable demasiado familiar: un rápido y amplio descenso del nivel de oxígeno en los océanos globales.

Su estudio, publicado en la revista Geology, resuelve un misterio paleoclimático de larga tradición, y plantea urgentes decisiones sobre el destino ruinoso que podrían sufrir nuestros océanos en un futuro reciente, si la tendencia actual hacia la desoxigenación persiste y se acelera.

A diferencia de otras extinciones masivas, asociadas a calamidades apocalípticas como erupciones volcánicas o meteoritos, no se conocía un evento destructivo espectacular similar para la extinción Lau/Kozlowskii.

Ésto lo convierte en uno de los pocos eventos asociados a extinciones que son comparables a la gran disminución de la biodiversidad que tiene lugar hoy día, y una valiosa ventana hacia futuros escenarios climáticos globales”, asegura el coautor del estudio Seth Young, profesor asistente en el Department of Earth, Ocean and Atmospheric Science de la citada universidad.

Los científicos han sido durante mucho tiempo conscientes de la extinción de Lau/Kozlowskii, así como de una interrupción del ciclo del carbono relacionada, durante la cual el entierro de enormes cantidades de materia orgánica causó cambios climáticos y medioambientales significativos. Pero la relación y el tiempo en el que tuvieron lugar estos dos eventos asociados -la extinción precedió a la interrupción del ciclo del carbono en más de cien mil años—, había permanecido obstinadamente oculta.

Peces muertosPara resolver este complicado caso, el equipo de investigadores utilizó una estrategia pionera. Utilizando métodos geoquímicos avanzados que incluyen isótopos de talio, la concentración del manganesio y mediciones de isótopos de azufre en lugares de Letonia y Suecia, este equipo de científicos fue capaz de reconstruir una línea de tiempo de la desoxigenación de los océanos, en relación con la extinción Lau/Kozlowskii, y cambios subsiguientes en el ciclo global del carbono.

Los nuevos y sorprendentes hallazgos de este equipo confirmaron sus hipótesis originales de que la extinción masiva debió estar causada por una disminución en la oxigenación oceánica. Sus mediciones multiproxídicas establecieron una conexión clara entre la constante corriente de aguas desoxigenadas y la naturaleza gradual de la extinción, su comienzo en comunidades con organismos que habitaban en aguas profundas y su eventual propagación a otros en aguas poco profundas.

Esta extinción masiva supone una alerta sobre nuestra propia supervivencia

Su investigación también reveló que la extinción fue probablemente impulsada por la proliferación de las condiciones oceánicas sulfídicas, tóxicas para los organismos, según afirma Chelsie Bowman, estudiante de doctorado de la FSU y directora del estudio.

Por primera vez, esta investigación proporciona un mecanismo que explica cómo cobró impulso el evento de extinción gradual, que primero coincidió con la desoxigenación del océano y fue seguido por condiciones oceánicas más severas y tóxicas, con sulfuro en la columna del agua”, confirma Bowman.

Jeremy Owens, coautor del estudio y profesor asistente en el Department of Earth, Ocean and Atmospheric Science, asegura que “Este trabajo proporciona otra línea de evidencias de que la inicial desoxigenación de los océanos antiguos coincide con eventos de extinción masivos. Esto es importante, ya que las observaciones de los modernos océanos sugieren que hay una importante desoxigenación de los océanos a nivel global, que puede ocasionar mayor estrés en organismos que requieren oxígeno, y pueden ser los pasos iniciales de otra extinción masiva marina”.

Fuente: Geo Science World.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.