Bosch, serie de Amazon Prime

Siete temporadas y un final estupendo para despedirnos -por el momento- de un Harry Bosch descomunal (interpretado por Titus Welliver). Michael Connelly ha construido un personaje complejo, pero a la vez identificable con el policía profesional y sabueso de raza quién, una vez marcado un objetivo, difícilmente cesará en su empeño o soltará a su presa. Un hombre íntegro, firme, duro, además de un padre devoto. Conseguir algo así no es fácil, menos aún si mezclamos a este personaje con intrigas policiales y políticas de las que es casi imposible salir sin mácula. Pero en esta serie tenemos todo esto y más.

En esta séptima temporada de ‘Bosch’, además, la mierda salpica por todas partes

El acoso a la teniente Grace (Amy Aquino) hará saltar por los aires varias subtramas, heterogéneas e interesantísimas, desarrolladas a partir de la muestra de las dificultades de la mujer en el cuerpo de policía; especialmente, si la mujer en cuestión es, además, homosexual. Además, el jefe de policía Irving (Lance Reddick) sigue en su escalada profesional solo que esta vez, tras su intento de asalto a la alcaldía de la sexta temporada, desea más que nada un segundo y último mandato en su puesto; aunque viejos rivales y nuevos enemigos no se lo pondrán nada fácil.

Mientras esto pasa, Harry Bosch, su hija Maddie (Madison Lintz) y su compañero de equipo en la brigada J. Edgard (Jamie Hector), siguen enfrascados en sus diversos dilemas éticos y morales, al intentar compaginar -más mal que bien- su vida personal con su vida profesional. En el caso de Bosch este será un dilema especialmente duro porque tiene que ver, directamente, con uno de sus casos abiertos: la muerte de una niña en el incendio provocado de un edificio tras no poder escapar porque las salidas de emergencia estaban cerradas por la propiedad. Una excelente oportunidad para hablar sobre la inmigración latina y las condiciones precarias de su residencia en Estados Unidos.

A esto le añadimos, por si fuese poco, la obligada capa criminal. El caso es harto interesante: un mafioso de poca monta, en su intento por ascender y conseguir más dinero, ha emprendido tratos y relaciones con importantes magnates, corruptos y corruptores. Una investigación federal en curso destapará todo esto y, a partir de aquí, saldrá suciedad maloliente que bañará de fétido olor al sistema político, al sistema judicial y al sistema policial; con la presencia tangencial, aunque imprescindible, de los medios de comunicación.

Esta temporada deja el suelo abonado para un spin off

Perfectamente equilibrada, esta octava temporada nos entrega las dosis justas de cada trama y subtrama para que, en sus ocho capítulos de cincuenta minutos, mantengamos la atención respecto a una trama vibrante y que huele a un noir policial de toda la vida. De esos dramas criminales que ya no se ven y que tanto echamos de menos, con perfiles de personaje tan característicos del género como infrecuentes y que, precisamente por esto, hacen de ‘Bosch’ (Amazon Prime Video) una serie fantástica; de esas que hay que ver sí o sí.

Un final, además, que deja el suelo abonado para un spin off que, anunciado ya por ahí y confirmado por el proprio Michael Connelly, huele de nuevo a clásico homenaje al policiaco de siempre. Una serie de la que sabemos todavía pocas cosas, pero que son suficientes para que ya estemos deseando verla.

Mientras tanto, podemos ir abriendo boca y preparando el paladar, para quienes aún no la hayan visto. Se trata, posiblemente, del mejor drama policiaco de las pantallas. Lástima que en este 2021 haya decidido bajar la persiana. No obstante, tenemos siete maravillosas temporadas para ir amenizando la espera.

Nota: 8/10

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Filólogo, politólogo y proyecto de psicólogo. Crítico literario. Lector empedernido. Mourinhista de la vida.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.