Una de las múltiples sabanas de la Tierra
Una de las múltiples sabanas de la Tierra. Crédito: Pixabay/CC0 Dominio público.

Una estrategia propuesta en la lucha contra el cambio climático es aumentar la cubierta arbórea en las sabanas del mundo, ya sea mediante la plantación de nuevos árboles o la extinción de incendios, para aumentar la absorción de dióxido de carbono atmosférico. Sin embargo, un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Yale sobre las sabanas africanas sugiere que este enfoque es mucho menos efectivo de lo que se había estimado anteriormente.

«Es poco probable que el aumento de la cubierta arbórea en las sabanas, ya sea a través de la forestación o la extinción de incendios, produzca las ganancias sustanciales en el almacenamiento de carbono del ecosistema que se han anunciado«, indica Carla Staver, profesora asociada de ecología y biología evolutiva en la Facultad de Artes y Ciencias de Yale, directora asociada del Instituto de Estudios Biosféricos de Yale y autora principal del nuevo estudio, publicado hoy en la revista Nature.

La buena noticia es que incluso las sabanas que se queman con frecuencia almacenan más carbono en el suelo y en las raíces de lo que se había estimado previamente

Las sabanas cubren alrededor de una quinta parte de la superficie terrestre. Debido a que tienen menos árboles que los bosques, se las ha señalado cada vez más por su potencial para capturar carbono. Algunos estudios proyectaron que repoblar las sabanas del mundo podría capturar 280 toneladas de carbono por hectárea, una cifra que supone que las sabanas tropicales almacenarían tanto carbono como los bosques tropicales.

Un equipo dirigido por Yong Zhou, becario postdoctoral ambiental de GE Hutchinson en el laboratorio de Staver y autor principal del estudio, cuestionó algunos de los beneficios climáticos proyectados de la forestación en sabanas tropicales, que representan más de la mitad de las emisiones de carbono relacionadas con los incendios del planeta.

Para el estudio, el equipo de investigación utilizó datos de un experimento de hace décadas en el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica, donde durante 68 años los científicos han estudiado cómo el manejo del fuego afecta el paisaje, para comprender mejor si el aumento de la cubierta arbórea debido a la supresión del fuego en realidad aumenta el secuestro de carbono.

La importancia de estos espacios naturales, que están bajo amenaza

Para medir la cantidad de carbono almacenado en las sabanas bajo diferentes regímenes de incendios, los investigadores de Yale, junto con científicos de la Universidad de Harvard, el Servicio Forestal de EE.UU. y el Parque Nacional Kruger, utilizaron mediciones directas de la biomasa de árboles y pastos tomadas del experimento, combinadas con técnicas de teledetección y análisis químico de muestras de suelo.

Descubrieron que la buena noticia es que incluso las sabanas que se queman con frecuencia almacenan más carbono en el suelo y en las raíces de lo que se había estimado previamente, incluso cuando las quemas prescritas tienen lugar anualmente. Este hallazgo destaca la importancia de las sabanas naturales, que se encuentran bajo la amenaza generalizada de la conversión del uso de la tierra, para almacenar carbono.

La forestación capturó sólo un 35% más de carbono en el estudio

Pero el estudio también encontró que el aumento de la cubierta de árboles a través de la supresión de incendios capturó mucho menos carbono de lo estimado previamente. A pesar de un aumento del 78% en la cubierta forestal, esta estrategia capturó sólo un 35% más de carbono en general, lo que corresponde a ganancias totales de unas 23 toneladas por hectárea. Estas nuevas estimaciones directas del Parque Nacional Kruger sugieren que el potencial de secuestro de carbono de las sabanas es inferior en un 10% a las estimaciones anteriores.

«Los modelos anteriores se basaban en datos escasos y prometían un gran beneficio de almacenamiento de carbono al aumentar la cubierta de árboles en las sabanas«, comenta Staver. «Pero nuestras medidas directas muestran que estas no eran buenas suposiciones«.

La forestación no evitará la necesidad de recortar las emisiones de carbono de las actividades humanas

Staver y Zhou enfatizan que estos hallazgos deben replicarse en otras áreas de sabana de todo el mundo. «Todavía se necesitan más mediciones de más sitios de sabana«, recuerda Zhou.

«Pero los hallazgos son sustanciales«, según Staver. «Necesitamos recalibrar nuestras evaluaciones del papel que juegan las sabanas en el ciclo global del carbono. Y no deberíamos depender de la forestación para salvarnos de recortar las emisiones de carbono impulsadas por los humanos«.

Fuente: Nature.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.