Ians Eyes | Fantasymundo

¿Cansado de correr y esconderte siempre en cada survival horror que juegas? Florida Replay nos trae Ian’s Eyes, el primer survival horror que nos presenta una forma original de vivir el terror: ser un perro lazarillo, cuya misión es salvar a su mejor amigo invidente. Desde hace un tiempo ya podemos disfrutar de la beta del juego tanto en la página oficial del juego como en la página de Greenlight que tiene el propio juego en Steam. Florida Replay es un máster dedicado a la creación independiente de videojuegos de la universidad Florida en Valencia, este juego es el primer proyecto que lanzan oficialmente. Además el master cuenta con una serie de profesores especialistas en la creación de videojuegos, ya que la mayoría de ellos han trabajado en empresas importantes como Ubisoft.

Pero vamos a lo importante, ¿de qué va el juego? Llegan nuestros primeros días en un colegio, en el Blue Norholm Primary School, los cuales pueden ser extremadamente difíciles, sobre todo si nuestro mejor amigo es un invidente de ocho años que desconoce cada uno de los peligros que nos acechan en cada pasillo del colegio. La pregunta es, ¿conseguiremos ayudarle a escapar con vida de este infierno? Tendremos que utilizar nuestro ladrido para distraer a los diferentes enemigos que nos encontremos y buscar un lugar seguro para esconder a Ian, nuestro amigo invidente, pero debemos tener cuidado ya que si le dejamos solo durante mucho tiempo, el pánico se apoderará de él y esto provocará que huya despavorido. Sobrevivir depende únicamente de nosotros y de que descubramos el secreto que esconden las paredes del colegio Blue Norholm Primary School.

Nosotros empezaremos llegando al colegio, donde nos recibirá el director, un personaje bastante pintoresco, el cual nos irá guiando con pequeñas pruebas desde que llegamos para enseñarnos, con lo que parecen pequeños tutoriales, el manejo de nuestro personaje, el perro de Ian: North, además nos hará una guía turística por la parte de abajo del colegio para que conozcamos el lugar. Aprenderemos a ladrar para llamar la atención de los de alrededor, coger y dejar a Ian, caminar sigilosamente entre la gente, mirar mapas, abrir puertas y coger objetos. Pero además algo muy curioso que me ha llamado bastante la atención es que Ian tiene un medidor de pánico, si nos alejamos mucho de él, le dará un ataque por lo que o volvemos pronto o dejamos que se muera, como prefiramos que acabe el juego.

Con Ian no podremos contar para nada, salvo si queremos abrir puertas y coger cosas, es decir, interactuar con el mundo, debemos llevarlo con nosotros lo que muchas veces es un fastidio porque a nosotros no nos pillarán en nuestro modo sigilo, pero debemos hacer malabares para alejar al resto de Ian si no queremos que acabe muerto, lo que muchas veces significará nuestra propia muerte si no tenemos mucha maña.

No contaremos de la trama mucho más que lo que ofrecen públicamente los creadores. Solo añadiremos que el colegio esconde un oscuro secreto y está claro que hemos elegido mal día para ingresar en él, pero si no, ¿qué gracia tendría que el juego fuese un survival horror?

La dificultad del juego reside en enfrentarse a cada uno de los escenarios que nos encontremos con las herramientas que nos han dado, es decir, con las acciones que puede llevar a cabo el perro que nos ha enseñado el director. Muchas veces tendremos que tener una visión abstracta del escenario para conseguir despejarle el camino a Ian sin que entre en un ataque de pánico que nos obligue volver a empezar el escenario. Porque algo bastante positivo de la beta, no sabremos si lo mantendrán en el juego oficial, es que si te matan a ti o a Ian en un escenario vuelves a empezar desde ese escenario, ya que en la beta no se te permite guardar la partida, sí, cada vez que inicies el juego empezarás desde el principio. Aunque como ya hemos dicho anteriormente estos fallos son cosas de la beta que lo más seguro, el caso de que no poder guardar como es lógico, no se mantendrán en el proyecto final.

El diseño del juego parece salido de la mente de Tim Burton o de alguna película de animación de terror, en la que los personajes tienen cabezas desproporcionadas y triangulares, con unos ojos saltones que con tan solo verlos ya te provocan pesadillas por unos días, y una piel tan pálida que podrían llamarse vampiros y no lo rebatiríamos. Las escenas parecen sacadas de un libro de aprender a leer para niños con un aire que te da escalofríos cada vez que entras en una nueva, además las imágenes del principio del tráiler no ayudan a que queramos salir del colegio. Todo el universo que nos envuelve, tanto como sus personajes consiguen que realmente estemos en un survival horror bastante diferente y entretenido.

La beta la encontramos únicamente en dos idiomas, castellano e inglés con la posibilidad de subtítulos en ambos idiomas, aún no hay noticias de que la entrega definitiva vaya a tener más idiomas de los ya presentados.
Alababa hace un momento que el entorno gráfico consigue envolvernos perfectamente en la trama con ese sentimiento de miedo, pues el sonido no se queda atrás, junto con el entorno gráfico nos envuelven en un ambiente tétrico, aterrador en algunos puntos desesperador.

Aún no se tiene la fecha exacta de cuándo será el lanzamiento del juego final, esperemos que sea pronto ya que habiendo llevado la beta bastante avanzada, puedo asegurar que merece realmente la pena esperar por este proyecto. Pocas veces nos ofrecen algo nuevo y diferente, un toque fresco para un género masivamente explotado en estos últimos años, el survival horror es el género preferido por los programadores últimamente, así que Ian’s Eyes nos ofrece una visión nueva de vivir un survival horror sin tener que ser la persona con miedo que desea escapar, porque ahora somos un perro que salvará a su mejor amigo a toda costa, por una vez somos el héroe sin miedo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.