Super Monkey Ball es una franquicia que llevábamos sin ver durante varios años. La fórmula de SEGA nació en el año 2001 con una extraña jugabilidad y propuesta. Unos monos encerrados dentro de unas esferas debían de desplazarse en sus esferas a través de numerosos niveles en los que recoger una gran cantidad de plátanos al mismo tiempo que se lograba llegar a la meta. Si por algo destacaba es porque no tenemos que mover al personaje en sí sino volcar en direcciones el escenario lo que hace que la gravedad los mueva y desplace al destino que nos interese.

Poco a poco pudimos ver como la franquicia Super Monkey Ball se iba desplazando con un mucho ritmo al resto de consolas. En este caso plataformas como PlayStation 2, Xbox o la propia Gamecube continuaban recibiendo más y más capítulos, además de otros episodios que llegaron a Wii, PS Vita y la extinta N-Gage. Tras la llegada a Wii de Super Monkey Ball Step and Roll, entrega que hacía uso de Wii Balance Board, y Banana Splitz para PS Vita le perdimos la pista a esta curiosa familia de simios. Algunos capítulos en dispositivos iOS y Android fueron las apariciones más recientes del personaje de SEGA.

Más de una década después de su llegada a Wii, concretamente en 2006, vemos de regreso a esta familia de simios, pero no de la manera que esperábamos. En una época en la que las ediciones en alta definición y portear videojuegos a la nueva generación de consolas este capítulo no iba a ser para menos y podemos hablaros de Super Monkey Ball: Banana Blitz HD, una versión mejorada que ha sido desarrollada gracias a Ryu Ga Gotoku Studio y SEGA. PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch son las plataformas que han recibido esta entretenida fórmula que muchos echaban de menos y que harán las delicias de aquellos nostálgicos que busquen jugar un arcade completamente distinto.

Hablar de Super Monkey Ball: Banana Blitzh HD es tratar de una entrega completamente continuista en muchos aspectos y que añadió las mejorías suficientes para dar un pequeño giro a su jugabilidad para justificar el lanzamiento de otra aventura. Su historia es algo totalmente plano en plano jugable, siendo simplemente una mera excusa para coger el mando y ponernos a jugar en aproximadamente una centena de niveles. AiAi, MeeMee, GonGon y Baby se encuentran en su hogar disfrutando de su tesoro más preciado: los platanos. Mientras ellos continúan pasándolo bien hará acto de presencia un villano desconocido hasta la fecha, el pirata Capitán Crabuchin que les robará su botín y que esconderá en una serie de variadas localizaciones.

A pesar de la variedad de los escenarios que visitamos, su disparidad no hace más que trasladarnos a ubicaciones totalmente tópicas como una selva, un desierto, un lugar totalmente nevado o una ambietación digna del espacio son algunas de las que tendremos que visitar. Estas incorporan una decena de fases que recorrer con el simio dentro de la esfera, esquivando a los enemigos y derrotándolos. Una de las diferencias en su jugabilidad la hallamos en que ahora podremos accionar un botón para que el protagonista produzca un salto y pueda desplazarse unos metros en el aire, obviando el tener que saltar sobre salientes para producir botes. Inclinar el escenario sigue siendo la tónica principal de cada uno de los niveles, teniendo que ir de un punto inicial a la línea de meta sin caer el vacío. Si se produjera, se perderá una vida y la oportunidad de recibir una medalla dorada.

La linealidad de los niveles es una de sus características más especiales, sin proporcionar excesivas rutas secretas que premien a aquellos usuarios que decidan explotar los entornos. Por lo tanto, sus dimensiones son reducidas y lineales. Debemos hacer una mención especial a aquellas fases que encontramos en los últimos mundos de su modo aventura, teniendo unos diseños mucho más desafiantes al mismo tiempo que siendo más complicados de complicar. Los plátanos que mencionábamos anteriormente pueden ser recolectados y al llegar a una cifra de veinte se ganará una vida extra, por lo que es aconsejable obtener la mayoría para tener más intentos. Cada uno de los mundos incorpora dos fases diferentes, la primera de ellas consiste en un bonus en el que recoger el mayor número de bananas en el menor tiempo posible y la segunda que será una pelea contra un jefe final. Son divertidas y encontrar los puntos débiles de estos no será tarea sencilla, introduciendo cierta profundidad al título.

Si el modo individual sabe a poco encontramos otras opciones que hacen del título algo mucho más ameno. La primera de ellas es la contrarreloj en la que ir recorriendo las fases y los mundos de la manera más rápida posible. Tenemos tres pruebas diferentes con dificultades crecientes que básicamente se resume en introducir más niveles, llegando a un momento en el que habrá que pasar el juego de golpe en el menor tiempo posible. Si eres un apasionado de los desafíos o buscas desbloquear más logros o trofeos, esta es la más indicada para ti. Por último, mencionaremos los minijuegos que incorpora. Tiene un total de diez en los que poner en práctica tu habilidad al mismo tiempo que se realizan diversas mecánicas de formas muy divertidas. Uno de los principales añadidos a tener en cuenta es el de la presencia de Sonic the Hedgehog como personaje jugable, siendo desbloqueado tras varias horas de juego y sustituyendo los plátanos por anillos.

En lo técnico es donde encontramos los principales cambios, llegándonos un videojuego que ha incorporado una gran cantidad de mejoras. Este se ha reescalado a una resolución panorámica de 16:9 en la que podremos disfrutar en televisores de esta nueva generación del clásico. Se han introducido múltiples cambios en sus texturas, no luciendo tan dentadas y contando con un trabajo más pulido y estéticamente notable. Los fondos también han mejorado, eliminando el efecto blur con el que contaban originalmente y ofreciendo estampas bonitas. Las animaciones son correctas al igual que las físicas de las esferas al desplazarse, dando unos movimientos realistas y precisos. Como nota curiosa la banda sonora también ha sido revisada por motivos de licencias y trayendo una serie de pistas que dan la talla.

Super Monkey Ball: Banana Blitz HD es un título arcade correcto y que sigue correctamente las pautas impuestas por las entregas originales de la serie. La inclusión de poder saltar con la esfera es un añadido interesante que proporciona una mayor profundidad a la jugabilidad. La introducción de niveles con una dificultad creciente lo hace más desafiante y hace que pasar su modo aventura no sea un auténtico paseo. Si echas de menos la esencia de Monkey Ball y sus entretenidas fases, esta es una gran oportunidad para disfrutarlo en PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.