Monedas de oro

El termino criptomonedas o monedas digitales está cada vez en boca de muchas más personas, puede que muchos consideraban la idea de invertir en estos activos un par de años atrás como una especie de estafa o riesgo absoluto.

Los riesgos pueden ser controlados

Hoy son la salvación de los ahorros de muchas personas que dispusieron sus pequeños o grandes capitales en activos completamente diferentes a los tradicionales, donde las operaciones son descentralizadas y sin la intervención de terceros que pretendan beneficiarse de ellas. También creían que Bitcoin ofrece un alto potencial de retorno de la inversión que el oro.

La sociedad actualmente se ha ido adaptando no solo a los cambios tecnológicos y constante evolución en lo que a información socioeconómica se refiere, las personas desean invertir y obtener rentabilidades que les lleve a una libertad financiera que para muchos antes era inalcanzable.

Lo que es cierto es que esta movilización de capitales de forma descentralizada ha causado incomodidad tanto en las entidades financieras como en las instituciones del gobierno.

Son muchos los intereses financieros que se ponen en riesgo tras no poder controlar este dinero que escapa de la supervisión y retención fiscal y tributaria.

Las turbulencias que ha experimentado bitcoin y las demás monedad digitales durante este primer semestre del año no han sido para nada fructíferas, al contrario, han sido muchos los usuarios afectados y que ante la desesperación de perderlo todo han decidió retirar sus activos digitales por medio de la venta masiva.

Las criptomonedas se han fortalecido con el paso del tiempo, además de su introducción al mercado financiero tradicional a través de los ETF de Bitcoin, los consolida aún más en el sistema financiero mundial.

El respaldo que han otorgado instituciones como Goldman Sachs, en búsqueda de una diversificación de sus carteras de clientes y de servicios, donde la amplificación de los servicios crediticios apalancados a este tipo de monedas digitales resulta atractivo para muchos.

Puede que estemos ante una etapa donde las empresas, particulares y entidades financieras privadas, públicas y de tipo gubernamental estén en contra de las criptomonedas, pero, estas son la representación real de lo que será el futuro de las monedas.

Una regulación que se avecina pronto

La mejor forma de crear un mercado cuya confluencia de las monedas digitales y monedas tradicionales se lleve a cabo de forma natural es a través de la regulación de estos activos digitales, creando cierto nivel de seguridad en sus futuras inversiones.

Si evaluamos a fondo el impacto de las monedas digitales y la causa por la que los países desean el control de las mismas nos llevara siempre a que estos últimos no comparten la idea de que sumas de dinero significativas no sean reinsertadas y utilizadas por el país en forma de tributos.

Pareciera ser un movimiento que está llamando la atención de los países con mayor uso y adopción de las criptomonedas, donde su afán por controlar y mantener el resguardo de los activos circulantes es lo primordial.

El proyecto que esta apenas en proceso de creación surge como una propuesta bipartidista en donde el punto estratégico es integrar el uso de los activos digitales con el mercado financiero tradicional.

La clasificación de los activos digitales, así como el proceso de fiscalización tributaria, sus posibles gravámenes y los entes reguladores son algunos de los aspectos que formaran parte del proyecto.

Aunque también elementos claves serán la regulación de la minería y las diversas estrategias para la protección de los usuarios de las criptomonedas.

En dicho borrador se establece que los entes que se encargaran de la regulación, control y supervisión de los activos digitales serian la Comisión de Futuros de Productos Básicos y por supuesto la Comisión de Bolsa y Valores.

Queda claro que las normas establecidas para la regulación de las transacciones a través de las plataformas de intercambio tendrían una normativa completamente diferente a la que regularía la minería.

Se espera la propuesta se pueda presentar en Washington para los primeros días de Junio, con grandes expectativas de que pueda ser aprobada ante una situación crítica que estan experimentando las monedas digitales.

Por supuesto esta aprobación se ejecutaría para el año 2023, donde puede que la adopción de los activos digitales incluso con su situación actual pueda incrementarse aún más de forma significativa.

Estamos frente a un escenario económico y financiero bastante complejo, donde las criptomonedas según aspectos de los creadores de este tipo de proyectos suelen considerarse riesgosas no solo por su volatilidad sino por las posibles estafas que se puedan generar a su alrededor.

Conclusión

Un sinfín de factores empujan a una regulación a este tipo de elementos financiero de un mercado que aunque parece nuevo trae una trayectoria de casi 14 años en donde los ensayos y errores lo han ido amoldando.

Los usuarios son los principales actores de este mercado puesto que ellos son los que han posicionado los diversos tipos de proyectos criptográficos, lo que en pocas palabras se puede decir es que solo a ellos atañe una posible regulación ya que son los principales beneficiarios.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Director de la sección de videojuegos. Economista especializado en marketing. Hablo de videojuegos, cine y libros siempre que puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.