Evolution Studios fue un nombre que representaba mucho para Sony y sus jugadores. La vida de PlayStation 3 estuvo acompañada por varias entregas de Motorstorm, que firmaron los chicos de Evolution Studios y que se convirtieron, por méritos propios, en unos juegos de conducción que no podían faltar en la biblioteca de ningún jugador. Con el lanzamiento de PlayStation 4, el estudio trabajó en una nueva IP bautizada como DriveClub y, como todos sabemos, el lanzamiento del juego estuvo marcado por fuertes problemas en su vertiente online que mancharon el nombre del estudio, el de Sony y el de PlayStation 4. Con el tiempo, los desarrolladores fueron capaces de solucionar todos los problemas relacionados con DriveClub, dejando tras de sí un juego con un sistema de conducción muy ajustado, unos gráficos de infarto y una cantidad de contenido y modos de juego digna de elogio. Sin embargo, Sony no pasó por alto los problemas iniciales que sufrió DriveClub y terminó cerrando el estudio por completo.

Por suerte, Codemasters reclutó a todos los miembros del estudio y volvió a juntarlos bajo el nombre de Codemasters EVO y, desde entonces, han estado trabajando en Onrush, el juego que nos ocupa en este análisis y del que ya os adelantamos que, si se mira debajo de la superficie, podemos encontrar un auténtico tesoro.

Lo primero que debe quedar claro al jugar a Onrush es que no nos encontramos ante un título de carreras tradicional. Aquí no importa quedar en primer lugar, correr más rápido que el resto o intentar ganar segundos a nuestros rivales metro a metro. Todos esos elementos quedan reservados para otros títulos como Forza o Gran Turismo, porque lo que Onrush busca es generar carreras llenas de golpes, derrapes y turbos mientras luchamos por aplastar a los vehículos del equipo contrario.

El juego nos ofrece cuatro modos de juego en los que podremos jugar en solitario o a través de Internet junto a varios amigos. Estos modos son Switch, Overdrive, Countdown y Lockdown y cada uno de ellos ofrece una experiencia completamente diferente. Switch nos traslada a un circuito en el que competiremos con 12 corredores más y el objetivo será destruir o echar fuera de la pista al resto de corredores. Cada corredor tendrá tres vidas y, al volver a la pista lo hará con un vehículo diferente, por lo que nuestro objetivo será ser el último corredor con vida eliminado al resto sin caer nosotros por el camino. Por su parte, Overdrive es el modo de juego más parecido a una carrera tradicional. En él, tendremos que correr mientras encadenamos turbos para ir llenando la barra de Onrush con la que conseguiremos puntos. Como podéis imaginar, el equipo que antes alcance una puntuación determinada será el que se alce con la victoria.

Por otro lado, Countdown se ha convertido en nuestro modo de juego favorito, cada equipo tiene que atravesar una serie de checkpoints para ir ganando segundos que se van añadiendo al cronometro y el primer equipo que se quede sin tiempo será proclamado perdedor. Este modo es especialmente divertido e intenso porque los checkpoints están colocados al milímetro, por lo que un solo error puede dejarnos sin tiempo para llegar al siguiente, lo que genera una sensación de agobio y estrés muy estimulante. Por último, Lockdown es el clásico Rey de la Colina en el que tendremos que permanecer en una zona consiguiendo puntos mientras evitamos que el equipo rival nos eche de la zona. Este modo, aunque interesante, podría haber dado algo más de sí, incluyendo más mecánicas para hacerlo algo más complejo, ya que se queda en la superficie y termina cansando demasiado pronto.

Todos estos modos de juego pueden disfrutarse de forma individual o a través de Internet en Partidas Rápidas y Personalizadas, a falta de que se active el modo Clasificatorio. En nuestra opinión, la falta de modos de juego online debería corregirse cuanto antes, ya que aunque el juego encuentra jugadores al instante y no hemos sufrido lag en ningún momento, se echan en falta una mayor variedad de opciones para competir a través de Internet.

Para agilizar la acción y garantizar que todos los jugadores se mantengan junto al resto durante toda la partida, los desarrolladores han incluido un sistema llamado Estampida, que nos transporta al centro del conflicto en caso de que nos quedemos rezagados, perdidos o nos adelantemos demasiado. De esta forma, siempre estaremos en conflicto con el resto de los jugadores manteniendo un frenetismo extremo en todo momento y evitando que los jugadores con menos habilidad queden excluidos de la acción.

Hay que destacar que el juego solo cuenta con ocho vehículos diferentes. Siendo dos de ellos motocicletas y los otros seis vehículos de cuatro ruedas divididos entre 4×4, buggys y vehículos similares, por lo que en función del vehículo escogido, tendremos que adaptar nuestro estilo de juego, ya que no es lo mismo intentar echar de la carretera a un jugador mientras conducimos una moto que un 4×4.

A nivel técnico nos encontramos ante un portento gráfico. Tanto en PlayStation 4 como en PlayStation Pro y Xbox One X podremos modificar la resolución y la tasa de fps del juego. De esta forma, en PlayStation 4 podemos elegir entre jugar a 60 fps y 900p o a 30 fps y a 1080p. En PlayStation 4 Pro y en Xbox One X podemos jugar a 1080p y a 60 fps o a 4K y 30 fps. Independientemente de la opción y consola escogida, lo cierto es que el juego cuenta con efectos de iluminación impactantes, texturas de calidad y un modelado de vehículos que, si bien no llega a lo visto en Forza o Gran Turismo, cumple más de que sobra con las expectativas.

En lo que respecta a la banda sonora, el juego cuenta con varios temas de rock, jazz e incluso electrónicos que dotan de personalidad propia al juego, adaptándose con acierto a cada modo de juego y situación. Además, los efectos de sonido están muy conseguidos, sobre todo los relacionados con los motores o el sonido de las ruedas al derrapar por las distintas superficies.

Conclusión

Onrush tiene todos los ingredientes para convertirse en un juego querido por los fans de la conducción más arcade. La única barrera que hay que superar es la de sus primeras horas de juego en las que el juego parece tener poco que ofrecer, pero, una vez que empezamos a disfrutar de sus virtudes, el título consigue engancharnos durante horas. Esperemos que Codemasters EVO continúe dándole soporte y añadiendo modos de juego que permitan a la comunidad seguir disfrutando del juego durante meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.