Las últimas imágenes que nos vienen de la Gran Mancha Roja de Júpiter revelan un enredo de nubes oscuras y veteadas surcando un inmenso óvalo carmesí. El instrumento JunoCam, a bordo de la nave Juno de la NASA tomó imágenes de este emblemático punto del planeta más grande del Sistema Solar el 10 de julio, durante un vuelo de exploración. Las imágenes fueron descargadas de la memoria de la nave un día después y se compartieron ayer mismo.

Durante cientos de años, los científicos han estado observando esta gran mancha de Júpiter y preguntándose qué era“, afirma Scott Bolton, investigador principal de Juno. “Ahora tenemos las mejores fotografías jamás tomadas de esta tormenta icónica. Nos tomará algo de tiempo analizar todos los datos, no sólo de JunoCam, sino también de los ocho instrumentos de la nave, de forma que podamos teorizar sobre el pasado, presente y el futuro de la Gran Mancha Roja“.

Podéis encontrar las imágenes -y las que Juno va procesando de otras zonas de Júpiter- a gran calidad aquí.

La Gran Mancha Roja de Júpiter mide 16.350 kilómetros de ancho (al menos a 3 de abril), y es 1,3 veces más ancha que la Tierra. La tormenta ha sido monitorizada desde 1830 y posiblemente existe desde hace 350 años. En los últimos tiempos, parece que la mancha ha ido encogiéndose paulatinamente.

El próximo vuelo de Juno en torno a Júpiter tendrá lugar el próximo 1 de septiembre, y como es costumbre, todos los instrumentos de la nave funcionarán a plena potencia recogiendo datos.

Juno alcanzó el perijove -el punto en el que una órbita está más cerca del centro de Júpiter- el 10 de julio, y se encontraba a unos 3.500 kilómetros por encima de las nubes más altas del planeta. La nave fue lanzada el 5 de agosto de 2011 desde Cabo Cañaveral (Florida), y lleva ya tiempo estudiando las nubes que cubren Júpiter y sus auroras, para comprender mejor el origen del planeta, su estructura, atmósfera y magnetosfera. Se trata de un mundo turbulento, con una estructura interior compleja y misteriosa, una aurora polar muy energética, y enormes ciclones polares.

Fuente: NASA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.