Un modelo de supercomputadora de la NASA muestra cómo los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2), un factor clave del calentamiento global, fluctúan en la atmósfera de la Tierra durante todo el año, y afectan al balance energético de la Tierra
Un modelo de supercomputadora de la NASA muestra cómo los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2), un factor clave del calentamiento global, fluctúan en la atmósfera de la Tierra durante todo el año, y afectan al balance energético de la Tierra. Las concentraciones más altas se muestran en rojo. Crédito: Estudio de visualización científica de la NASA / Oficina de asimilación y modelado global de la NASA.

Entre 1991 y 2018, más de un tercio de todas las muertes en las que el calor jugó un papel fueron atribuibles al calentamiento global inducido por el ser humano, según un nuevo artículo en Nature Climate Change. El estudio, el más grande de su tipo, fue dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM) y la Universidad de Berna dentro de la Red de Investigación Colaborativa de múltiples países y ciudades (MCC). Utilizando datos de 732 ubicaciones en 43 países de todo el mundo, muestra por primera vez la contribución real del cambio climático provocado por el ser humano en el aumento de los riesgos de mortalidad debido al calor.

En general, las estimaciones muestran que el 37% de todas las muertes relacionadas con el calor en los últimos períodos de verano fueron atribuibles al calentamiento del planeta debido a actividades antropogénicas. Este porcentaje de muertes relacionadas con el calor atribuidas al cambio climático inducido por el hombre fue más alto en América Central y del Sur (hasta un 76% en Ecuador o Colombia) y el sudeste asiático (entre el 48% y el 61%).

Las estimaciones también muestran el número de muertes por cambios climáticos inducidos por el hombre que ocurrieron en ciudades específicas; 136 muertes adicionales por año en Santiago de Chile (44,3% del total de muertes relacionadas con el calor en la ciudad), 189 en Atenas (26,1%), 172 en Roma (32%), 156 en Tokio (35,6%), 177 en Madrid (31,9%), 146 en Bangkok (53,4%), 82 en Londres (33,6%), 141 en Nueva York (44,2%) y 137 en la ciudad Ho Chi Minh (48,5%). Los autores aseguran que sus hallazgos son una prueba más de la necesidad de adoptar políticas sólidas de mitigación para reducir el calentamiento futuro y de implementar intervenciones para proteger a las poblaciones de las consecuencias adversas de la exposición al calor.

“Este es el estudio de detección y atribución más grande sobre los riesgos actuales para la salud del cambio climático

La Dra. Ana M. Vicedo-Cabrera, de la Universidad de Berna y primera autora del estudio, comenta que “esperamos que la proporción de muertes relacionadas con el calor continúe creciendo si no hacemos algo sobre el cambio climático o nos adaptamos a él. Hasta ahora, la temperatura global promedio sólo ha aumentado alrededor de 1°C, que es una fracción de lo que podríamos enfrentar si las emisiones continúan aumentando sin control“.

El calentamiento global está afectando nuestra salud de varias maneras, desde impactos directos relacionados con incendios forestales y clima extremo, hasta cambios en la propagación de enfermedades transmitidas por vectores, entre otras. Quizás lo más sorprendente es el aumento de la mortalidad y la morbilidad asociadas con el calor. Los escenarios de condiciones climáticas futuras predicen un aumento sustancial de las temperaturas promedio, con eventos extremos como olas de calor que conducen a aumentos futuros en la carga de salud relacionada. Sin embargo, no se había realizado ninguna investigación sobre hasta qué punto estos impactos ya han ocurrido en las últimas décadas hasta ahora.

Este nuevo estudio se centró en el calentamiento global provocado por el ser humano a través de un estudio de “detección y atribución” que identifica y atribuye los fenómenos observados a los cambios en el clima y el tiempo. Específicamente, el equipo examinó las condiciones climáticas pasadas simuladas en escenarios con y sin emisiones antropogénicas. Esto permitió a los investigadores separar el calentamiento global y el impacto relacionado con la salud relacionado con las actividades humanas de las tendencias naturales. La mortalidad relacionada con el calor se definió como el número de muertes atribuidas al calor, que se producen a exposiciones superiores a la temperatura óptima para la salud humana, que varía de un lugar a otro.

“Todos los continentes ya están experimentando las terribles consecuencias de las actividades humanas en nuestro planeta. Debemos actuar ahora”

Si bien, en promedio, más de un tercio de las muertes relacionadas con el calor se deben al cambio climático antropogénico, el impacto varía sustancialmente entre las regiones. Las víctimas del calor relacionadas con el clima varían de unas pocas docenas a varios cientos de muertes cada año por ciudad, dependiendo de los cambios locales en el clima en cada área y la vulnerabilidad de su población. Curiosamente, las poblaciones que viven en países de ingresos bajos y medianos, que fueron responsables de una pequeña parte de las emisiones antropogénicas en el pasado, son las más afectadas.

En el Reino Unido, el 35% de las muertes relacionadas con el calor podrían atribuirse al cambio climático inducido por el hombre, que corresponde a aproximadamente 82 muertes en Londres, 16 muertes en Manchester, 20 en West Midlands o 4 en Bristol y Liverpool cada temporada de verano.

El profesor Antonio Gasparrini de LSHTM, autor principal del estudio y coordinador de la Red MCC, confirma que “este es el estudio de detección y atribución más grande sobre los riesgos actuales para la salud del cambio climático. El mensaje es claro: el cambio climático no sólo tendrá impactos devastadores en el futuro, pero todos los continentes ya están experimentando las terribles consecuencias de las actividades humanas en nuestro planeta. Debemos actuar ahora“.

Los autores reconocen las limitaciones del estudio sobre el calentamiento global y sus consecuencias, incluida la imposibilidad de incluir ubicaciones en todas las regiones del mundo, por ejemplo, gran parte de África y el sur de Asia, debido a la falta de datos empíricos.

Fuente: Nature Climate Change.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros, Ciencia y Cine/TV. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.