Los chicos de Yatch Club Games terminan por fin su odisea desarrollando Shovel Knight y todos sus extras. Y es que aunque el juego base se lanzó en 2014, el juego del caballero armado con una pala se financió en Kickstarter, y alcanzó un montón de objetivos, por lo que los desarrolladores prometieron realizar campañas extra que harían de precuela y modos de juego, que se irían incorporando gradualmente. Primero fue Plague of Shadows, con la campaña de Plague Knight, y posteriormente llegó Specter of Torment que hacía lo mismo con el taciturno Specter Knight. Ambas campañas fueron comentadas anteriormente en Fantasymundo, por lo que no nos detendremos en ellas. La estrella en esta ocasión es la nueva campaña de King Knight con King of Cards, que nos trae la campaña más variada y larga de todas. Además, viene acompañado de Shovel Knight Showdown, que es algo así como el Super Smash del mundo de Shovel Knight

Para los despistados comentar que si adquiristeis el juego en su versión física, o adquiristeis la versión digital de Treasure Trove, todos estos añadidos los podréis descargar gratuitamente, mientras que si os hicisteis con las campañas individuales digitales os tocará pasar por caja.

Los duelos de cartas llegan con King of Cards

En esta nueva campaña nos tocará controlar al rey más engreído de todo el valle. Aunque suena contradictorio, King Knight no es realmente un rey, y para convertirse en uno de verdad tendrá que vencer a los tres jueces de Joustus, un juego de cartas que servirá a modo de minijuego dentro de esta campaña. Esta nueva aventura es sin duda la más distinta de las nuevas incorporaciones, y no sólo porque nos obliga a saber jugar y ganar en el minijuego de cartas: En esta ocasión hay un mayor número de niveles, aunque son más cortos, y los caballeros que hacían de jefes ahora los encontraremos deambulando por el mapa y serán simplemente encuentros opcionales.

Durante la aventura veremos como King Knight va forjando su reinado adquiriendo aliados poco a poco, al mismo tiempo que vemos que a diferencia de los demás caballeros, este personaje tiene poco de caballeroso, siendo egoísta y mezquino con casi todo el mundo. Como siempre, los diálogos están cargados de humor y escritos en una especie de castellano quijotesco que le sienta de maravilla al juego. 

Entrando en materia de jugabilidad, comentar que como hacían las demás campañas extra, King of Cards toma la base de Shovel of Hope y cambiando la forma de atacar y moverse de su protagonista, así como incorporar un buen puñado de niveles nuevos, para darnos un juego totalmente distinto. King Knight ataca usando una embestida similar a la de Wario, que al mismo tiempo que causa daño a los enemigos, nos servirá para plataformear: Si chocamos con ciertas partes del escenario nos permite impulsarnos hacia arriba, haciendo que King Knight gire sobre sí mismo y permitiendo con ello que podamos rebotar en ciertos elementos y enemigos como lo hace Shovel Knight con su pala. En definitiva, un estilo que cambia la forma en la que tendremos que atacar y movernos que le aporta aire fresco al conjunto. Además, poco a poco iremos como siempre adquiriendo nuevas habilidades que harán aún más completo al personaje.

Volveremos a disfrutar de un gran trabajo de diseño de niveles en King of Cards. Los de Yatch Club saben muy bien lo que hacen y lo llevan demostrando desde el lanzamiento original de Shovel Knight, pero con King of Cards han sabido reutilizar algunas ideas y traer otras nuevas para dar la campaña más variada en este aspecto. Cada nivel cuenta con un gimmick o mecánica distinta que los hace únicos y que ponen a prueba nuestra habilidad y capacidad de adaptación. 

Conforme avanzamos por el mapamundi del juego encontraremos diferentes Casas de Joustus, lugares en los que en vez de combatir y saltar de un lado para otro tendremos que realizar duelos de cartas en el nuevo minijuego de Joustus. Para poder retar al juez de cada casa, antes tendremos que vencer a tres rivales en cada una de las casas, por lo que la tarea no va a ser sencilla. 

El Joustus recuerda bastante visualmente a los juegos de cartas de Final Fantasy VIII o IX, pero su jugabilidad es bastante distinta. En lugar de hacer combatir cartas basándose en sus atributos, aquí tendremos empujar cartas para cambiarlas de posición, con el objetivo de que las nuestras acaben en la misma casilla que las gemas dispuestas por el tablero, y al mismo tiempo evitar que el contrincante haga lo mismo. El jugador que se haga con más gemas ganará la partida. En un principio parece bastante fácil, pero poco a poco iremos descubriendo que es un juego con mucha profundidad. Las flechas que tienen las cartas hacen que no se puedan empujar hacia la dirección contraria, y además el juego incorporará mecánicas nuevas conforme avancemos el juego, como la capacidad de “explotar” cartas, o cambiarles las flechas de posición… La cosa se complicará bastante, y si a eso le añadimos que la IA a veces es demasiado perfecta y no da espacio para el error, el Joustus se convierte en un auténtico desafío que en ocasiones puede llegar a frustrar. El jugador que venza el duelo podrá quedarse con cartas del contrincante, lo que hace que si perdemos podemos decir adiós a nuestras queridas cartas.

Como comentamos anteriormente, es un minijuego obligatorio para finalizar la aventura, por lo que más nos vale aprender bien a jugar si queremos terminar la campaña del Rey Caballero. Por suerte, parece que los de Yatch Club lo tenían todo previsto, y si vamos al mercader podremos comprar “trucos”, habilidades especiales que cambiarán la balanza del juego a nuestro favor en un solo turno, perfecto si no queremos perder mucho tiempo con este minijuego o para vencer a los rivales más difíciles. 

El pixel art de Shovel Knight nunca ha defraudado, y con King of Cards su apartado visual retro sigue en plena forma. Aunque los niveles tienen un estilo prácticamente idéntico al de otras campañas, hay mucho contenido nuevo, y se nota el mimo que se le ha puesto en el diseño de todos sus elementos, sin olvidar las cuidadas y carismáticas animaciones tanto de King Knight como de los enemigos y aliados de éste. La banda sonora es otro gran punto a favor, ya que Jake Kaufman, compositor de la saga, sabe crear auténticas melodías muy pegadizas, y siempre sabe reinventar sus temas clásicos para darles un toque nuevo.

Treasure Trove y sus contenidos extras

Toca hablar de extras, y es que con King of Cards también hemos recibido Shovel Knight Showdown, el juego competitivo del Caballero Pala y compañía en el que tendremos que darnos de tortas en combates muy parecidos a los de Super Smash Bros. Partiendo de la jugabilidad del juego principal, Showdown nos propone combates entre varios personajes en los que, utilizando los ataques y habilidades de los personajes que hemos ido conociendo en la saga, podamos disfrutar de intensos combates en los que tendremos que hacernos con gemas que van apareciendo en el escenario, al tiempo que evitamos que los enemigos las consigan. 

Contaremos con unos veinte personajes, cada uno de ellos con habilidades y ataques distintos, lo cual los diferencia bastante entre ellos. El problema es que a grandes rasgos todos funcionan y se mueven más o menos igual, sin grandes diferencias, por lo que tendremos poca profundidad en este aspecto. Al menos, los escenarios, que son bastante variados, contarán con objetos y obstáculos similares a los del modo historia que nos permitirán aprovechar para entorpecer a los rivales.

Showdown es bastante completo, ya que a parte de poder luchar contra amigos en modo cooperativo, el juego cuenta con un modo de combate rápido en el que elegir las reglas del combate, (combate por vidas, por gemas, por tiempo…) e incluso un modo historia en el que iremos enfrentándonos a diferentes duelos hasta llegar a un final para cada personaje. En definitiva, un juego extra que puede alargar la experiencia Shovel Knight que puede que no convenza a muchos, pero que se agradece bastante dentro de la gran cantidad de contenido del juego.

Otro de los extras recibidos en esta edición final es el Body Swap Mode, que viene a ser la posibilidad de intercambiar los cuerpos y géneros de los personajes principales en la aventura de Shovel Knight, es decir, que solo está disponible en la campaña Shovel of Hope. Esta incorporación es meramente una curiosidad, ya que visualmente apenas hay diferencias, y en los textos en castellano ni siquiera hay posibilidad de cambiar el texto del género y se mantiene tal cual, como ocurre con la hechicera, que aunque la cambiemos a masculino sigue manteniendo el nombre idéntico.

Conclusiones

Por fin podemos asegurar que Shovel Knight Treasure Trove está completamente finalizado, con todos sus extras y campañas listas para jugar, y lo hace con un broche de oro como es King Knight y su campaña King of Cards, una de las más largas, variadas y entretenidas que nos ha brindado Yatch Club Games. Sin duda Shovel Knight se ha convertido en uno de los juegos indies más completo y con mayor contenido de los que recuerdo, y esto se debe no solo al gran trabajo de sus desarrolladores, si no también a la gran cantidad de fans que hay detrás. Si disfrutas de los títulos plataformas de los 8 y 16 bits no te puedes perder esta auténtica joya indie. 

Las aventuras de Shovel Knight y compañía no han acabado, ya que Yatch Club ya anunció hace tiempo sus intenciones de continuar la saga, con Shovel Knight Dig ya en desarrollo desde hace un tiempo: Un título para dispositivos móviles desarrollado en colaboración con Nitrome, uno de los equipos de desarrollo para teléfonos que cuenta con un buen puñado de títulos de calidad.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Redactor jefe de la sección de videojuegos de Fantasy. Generalista 3D. Amante de los jueguicos™. El mejor conductor de monotrastos de la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.