The legend of Zelda: Ocarina of Time

Una mirada al pasado….

The Legend of Zelda: Ocarina of Time
Plataforma: Nintendo 64
Fecha de lanzamiento: Diciembre de 1998

Han pasado 6 años y medio desde que Nintendo lanzó The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Desde entonces, muchas cosas han pasado en la industria del videojuego: la caída de Sega, la irrupción de Microsoft… Sin embargo dos cosas han seguido su línea desde entonces. Nintendo y Sony. Nintendo en su línea, manteniendo su intención de ser diferente, de innovar ante todo. Sony consolidando su supremacía.

A pesar de los años que han pasado y de las ventajas técnicas que ofrecen las videoconsolas de ahora, pocos juegos (en mi opinión se puede contar con los dedos de una mano) pueden ponerse a la altura de Ocarina of Time, de Miyamoto-San.

Me pongo nostálgico cuando recuerdo los vídeos que liberaba la Gran N. Se nos caía la baba. Pensábamos que no podía ser. La expectación fue máxima e iba en aumento a medida que se acercaba la fecha del lanzamiento español: 9 de diciembre de 1998. En pocas ocasiones recuerdo tal agitación mediática: spots de televisión, decenas de portadas y contraportadas en revistas especializadas, anuncios en periódicos…

Tuvo números galácticos en todo: en reservas, en distribución, en ventas y en puntuación. Ocarina of Time se convirtió en el juego más laureado de la historia.

Ahora que ya han pasado casi dos lustros, retrocedamos en el tiempo y hagamos una mirada al pasado. Quizá sirva para acordarnos de por qué este videojuego nos caló tan hondo a los jugones de entonces, y si no fue así, puede que ayude a los lectores a comprender la grandeza mantenida de la que para muchos sigue siendo la obra maestra de la saga de Zelda.

Argumento de The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Hace mucho tiempo…

Antes de que la vida apareciera, antes de que el mundo tuviera forma, tres diosas doradas descendieron a la caótica tierra de Hyrule. Eran Din, la Diosa del Poder, Nayru, la Diosa de la Sabiduría, y Farore, la Diosa del Valor.

Din, con sus poderosos brazos flamígeros, cultivó el suelo para crear la tierra. Nayru derramó su sabiduría por toda la tierra para darle el Espíritu de la Ley. La enormemente rica alma de Farore creó todas las formas de vida que mantendrían esa ley.

Estas tres grandes diosas regresaron a los cielos, dejando tras ellas el Sagrado Triforce Dorado. Desde entonces, el Triforce se ha convertido en la base de la providencia de Hyrule, y el lugar donde cayó el Triforce ha pasado a ser tierra sagrada.

En el vasto y profundo bosque de Hyrule, el Gran Árbol Deku servía como espíritu guardián. Los niños del bosque, los Kokiri, vivían con el Gran Árbol Deku. Cada Kokiri tenía su hada guardián, excepto uno, llamado Link.

Una mañana, muy temprano, Link estaba teniendo una pesadilla. Era la misma pesadilla que tenía cada noche. Durante una tormenta, Link se encontraba a sí mismo frente a un misterioso castillo. Un jinete blanco a caballo, llevando, pasaba a su lado. La chica miraba a Link como si fuera a decir algo. Entonces, aparecía otro jinete. Un corpulento hombre moreno montando un caballo negro que miraba de forma amenazante a Link. Tras esto, Link se despertaba.

“¡Link! ¡Eh, levántate, Link! ¡El Gran Árbol Deku quiere hablar contigo!”

Cuando Link abrió los ojos, vio una hada flotando frente a él. El nombre de esta hada era Navi. Navi había sido enviada para llevar a Link hasta el Gran Árbol Deku.

“¡Oh Navi, ya has vuelto!”, dijo el Gran Árbol Deku. “Gracias por venir, Link. No has tenido descanso estas últimas noches, y, además, has sufrido pesadillas. Un clima de maldad está pervirtiendo este mundo. Verdaderamente, tú lo has sentido. Ha llegado el momento de poner a prueba tu valor. He sido maldito. Necesito que hagas desaparecer la maldición con tu sabiduría y valor. ¿Estás preparado?”

Link entró en el Gran Árbol Deku y rompió la maldición.

“¡Bien hecho, Link! Sabía que llevarías a buen término mis deseos. Un malvado hombre del desierto invocó a esta terrible maldición sobre mí. Utilizando sus viles poderes de hechicero, el malvado está buscando el Reino Sagrado que está conectado con Hyrule. Su objetivo es encontrarte la reliquia divina, el Triforce, que contiene la esencia de los Dioses. Aquél que sostenga el Triforce podrá conseguir que sus deseos se conviertan en realidad. Por eso, debes impedir que el hombre del desierto ponga sus manos sobre el sagrado Triforce. Tampoco debes dejar que ese hombre entre en el legendario Reino Sagrado. Vete ahora al Castillo de Hyrule, Link, donde seguramente te encontrarás con la Princesa del Destino. Preséntale esta piedra a la Princesa. Estoy seguro de que ella lo entenderá todo.”

El Gran Árbol Deku le dio a Link la Piedra Espiritual del Bosque… antes de morir. Las últimas palabras del Gran Árbol Deku fueron “El futuro depende de ti y de tu valor, Link.”

Link deberá afrontar múltiples enfrentamientos para poder conseguir las tres Piedras Espirituales que junto con la Ocarina del Tiempo son las llaves para abrir la Puerta del Tiempo dentro del Templo del Tiempo, la entrada secreta mediante la Espada Maestra al Reino Sagrado, donde se encuentra el Templo de la Luz y en su centro el Triforce Dorado.
Link conseguirá las Tres Piedras atravesando mazmorras terribles y recibirá de una forma algo controvertida la Ocarina del Tiempo de manos de la princesa Zelda.

Cruzando la puerta del tiempo, Link viajará 7 años en el tiempo y verá cómo ha cambiado Hyrule… Desafiará a terribles enemigos y velará por restaurar la paz, pero no estará solo…

Es por donde más flojea el juego. Link deberá salvar a Zelda de las garras de Ganon. El argumento central se reduce a esto. Es un argumento algo pobre para un juego tan sublime. Es un argumento de un Zelda, aunque con historia escondida del pasado (en ocasiones muy escondida) con lo cual se gana en hype y secretos para comentar con los amigotes. Se profundiza en las personalidades de algunos personajes secundarios del juego que tendrás que ir descubriendo a largo del juego.

Gráficos

En primer lugar hay que decir que los gráficos de Ocarina of Time fueron de lo mejorcito de la pasada generación de consolas. No inventaron nada nuevo en cuanto a motor gráfico, pero si explotaron al máximo las capacidades de éste y de la 64 bits de Nintendo y consiguieron una alta calidad en el dinamismo de las texturas. Difícilmente verás polígonos que se superpongan a otros, que desaparezcan o se muevan.

Los efectos de luz están muy conseguidos, tanto en lo que se refiere a batallas y mazmorras con la luz artificial y la luz natural del Sol. El tiempo avanza en Hyrule, en algunas zonas queda congelado, pero en las que avanza es estupendo comprobar que el cielo, las nubes, la tierra, van cogiendo todos los colores de la gama cromática del rojo. Es todo un placer quedarse quieto y contemplar el alba desde el centro del Lago Hylian, casi se notan los rayos de sol en tu piel.

Las secuencias de vídeo en 3D son de película, te meten dentro de la historia y te hacen vibrar. Las animaciones de los personajes son brutales. Es impresionante entrar en pueblos como Kakariko Village o Market y encontrarte con tanta vida, con personajes cada uno con sus intereses y sus entresijos con los que se tiene que interactuar para cumplir misiones directamente no relacionadas con el hilo principal del juego.

Un acierto para este juego fue el incluir localizaciones con gráficos pre-renderizados con mención especial al Templo del Tiempo, el cual gana realismo y grandeza sin igual, y encaja perfectamente con el entorno de gráficos 3D.

La cámara se situará en todos los momentos que creamos necesarios detrás de Link tan solo pulsando un botón.

Sonido

Toda la BSO de este juego ha sido muy cuidada por el ya famoso Koji Kondo. La calidad CD se convierte en necesaria para un juego de estas características y sus toques medievales y épicos harán mella en más de uno.

Nintendo no ha gastado la ya famosa melodía de la saga Zelda, la ha dosificado bastante a lo largo de este título, pero, en cambio, ha introducido nuevas melodías, como Gerudo Valley, que han alcanzado gran popularidad entre los fans de la saga.

Los efectos sonoros son de lo más variados, de lo más detallados. Cada acción tiene su pertinente sonido. En ocasiones hay efectos sonoros molestos, como cuando a Link le queda poca vida y empieza a sonar una molesta estridencia que no termina hasta que Link no se repone.

Las canciones de la ocarina dan mucho juego al apartado sonoro y se mezclan muy bien con la magia que se pretende transmitir con las canciones de este instrumento.

Para acabar este apartado del retro-análisis quiero decir que, a título personal, la música utilizada en muchos momentos culminantes del juego le otorga un duende y una emoción que es una de las cosas que no encontrarías en otros juegos.

Jugabilidad

Con las gráficas 3D la cantidad de movimientos que puede hacer Link son muchos. Además, las posibilidades de las armas se han incrementado sobremanera.

En este aspecto hay que aclarar que el manejo de Link es fácil. Puede que al principio cueste hacerte a él, pero luego es lo más cómodo que se ha inventado jamás.

La novedad del Z-target que ha sido posteriormente copiada en innumerables juegos da una jugabilidad impresionante. Navi, la hada que acompaña a Link en su aventura, será la encargada de relacionar a Link con su entorno.
Objetos como el Rumble Pak (los Dual Shock que ahora vienen incorporados en el mando) multiplicarán y ayudarán a Link en misiones secundarias del juego como el reto de conseguir las 100 arañas doradas, o el mini-juego de pescar, que abren la jugabilidad un montón.
El mundo extenso a recorrer con la yegua Epona ya es un placer en sí mismo… encender la consola y ponerte a cabalgar por las extensas llanuras de Hyrule.

El inconveniente para poder saborear la jugabilidad del juego es el idioma. Nintendo España no tuvo tiempo de traducir los textos del juego para su lanzamiento en Europa y el juego viene en inglés. Con ello, muchas partes del juego no se sabrán como llevar a cabo a no ser que tengas un buen dominio de dicho idioma.

En resumen, The Legend of Zelda: Ocarina of Time es un cúmulo de grandes aciertos agrupados en un videojuego. Quizá a simple vista no puede parecer un juego tan tremendamente bueno, eso es cierto, siempre hay juegos que son mejores, pero este lo envuelve todo con una especie de duende que hace que le cojas un cariño especial, a pesar de otros juegos. Eso no lo ponen los desarrolladores, eso es algo que se establece entre el jugador y el juego, y pocos, muy pocos juegos consiguen esa especie de magia que te involucra tanto en el mundo de Hyrule, y también son pocos los genios que saben cómo hacerlo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.