Alwa’s Awakening

0

En varias ocasiones en mi vida me he sentido perdido. Aún siendo una persona con metas a la vista y ansias por alcanzarlas, uno no puede más que sentirse perdido en la elección del camino a seguir para ello. Esto puede resultar en tomar el rumbo erróneo y en la inequívoca «vuelta al principio». Pero lejos de ser una completa derrota muchas veces nos llevamos algo en la elección de estos caminos frustrados. Sobre todo, experiencia.

Alwa’s awakening es un juego de plataformas de cariz retro del estudio Elden Pixels, y es uno de los pocos juegos que me han hecho plantearme en mi cabeza la belleza de esos «caminos perdidos», así como la frustración que pueden provocar en una época donde en el medio se premia más la inmediatez de la recompensa rápida y fácil. Si esto es para considerarlo mejor o peor videojuego bueno, eso aún queda por resolver.

En Alwa’s Awakening nos ponemos en la piel de Zoe, una niña que llega a Alwa desde otro mundo. Allí, una anciana le dice que ha sido convocada para salvarlos del Vicario y sus protectores, que se han hecho con las reliquias de Alwa. ¿Y por qué somos nosotros los que tenemos que salvar a este mundo en lugar de sus variopintos habitantes? Porque ellos no tienen el valor suficiente. La premisa es muy simple, aunque tiene un giro interesante en la historia más adelante.

Si se ha de destacar algo de Alwa’s Awakening es que no es un juego de plataformas moderno: se basa en los «viejos» (curiosa palabra en esta industria) videojuegos de la era NES. Y se nota, ya que, aunque el objetivo está claro al principio del juego, nuestras únicas guías serán la interactuación con otros personajes, que es limitada, así como algunos objetos interactivos del entorno. Y es cierto que hacen un trabajo decente en llevarnos algo de la mano durante los primeros momentos, sí, pero sigue siendo una réplica de los juegos de la época y por tanto nos perderemos por el mundo del juego. Y mucho.

¿Y cómo es este mundo de Alwa? Relativamente pequeño, pero la dificultad en acceder a las diferentes secciones y la necesidad de conseguir ciertas mejoras para acceder a estas consigue dar la impresión de distancia que, al fin y al cabo, es relativa con respecto al tiempo en que tardamos en recorrerla. Esto, unido a los diferentes aspectos de los escenarios tanto en lo visual como en lo musical con la banda sonora nos vende la sensación de que el mundo es grande.

Y hablando del mundo, visualmente Alwa’s Awakening es muy bueno. El juego utiliza de forma fantástica diferentes gamas de colores en los escenarios para diferenciar a los enemigos y escenarios de la obra, a la vez que juega mucho con la intensidad del color para acentuar el nivel de luz en las diferentes zonas y dungeons. Con respecto a los personajes, estos están bien hechos, pero aparte de los diferentes jefes finales, no tienen unos diseños que realmente resulten memorables.

Y sobre ellos quería hacer hincapié. Como en muchos juegos a los que rinde tributo, en Alwa’s Awakening los personajes son, en general, bastante planos. Sí, hay algunos que tienen «gato encerrado» o tienen ciertas frases crípticas que apuntan a misterios ocultos en este mundo, pero no resultan interesantes en sí mismos. Los jefes también tienen comentarios llamativos que hacen antes de enfrentarnos a ellos y que nos harán pensar, aunque eso no significa que tengan valor o que nos provoquen una respuesta emocional mediante su propia personalidad, sino que reflejan el valor en el mundo en el que nos movemos o, en algunos y brillantes momentos, nos reflejan a nosotros mismos.

Algunos podéis mostraros sorprendidos ante este último párrafo. Este no es el motivo por el que uno juega a este tipo de juegos y tenéis razón, pero como todo análisis, espero que entendáis cierto nivel de subjetividad. Al fin de al cabo, no he vivido aquella época en el mundo de los videojuegos. Y esto por supuesto, dice algo de mi experiencia y mis pensamientos sobre Alwa’s Awakening.

Un factor importante con respecto a esto último es la dificultad del juego. No diría que es muy difícil, pero sí que es cierto que nos daremos de bruces con la frustración en muchos momentos de nuestra experiencia, al menos así ha sido en la mía; ya sea por algunos instantes donde necesitaremos de mucha agilidad o algún que otro puzle quisquilloso. Sin embargo, lo único que realmente debo achacar como negativo es la dificultad en ocasiones de encontrar a dónde debemos ir, lo que a mi juicio es un mal diseño de los mapas. Como curiosidad, hay algunos momentos del juego donde para llegar a alguna parte principal del juego debemos encontrar puertas ocultas tras cascadas, y hasta que se nos ocurre mirar puede pasar mucho tiempo.

Las habilidades que iremos adquiriendo con Zoe en mi opinión funcionan bien, permitiéndonos llegar a diferentes partes del mapa y sentirnos algo más útiles. Pero a la vez no puedo evitar verlos como una oportunidad perdida. Tanto la primera como segunda habilidad son útiles, sí, pero no son muy interesantes, y que tras los dos primeros poderes cuya naturaleza es de permitirnos movernos de diferentes maneras, que el tercer poder sea un ataque a distancia es decepcionante. Esperaba quizás que todos los poderes hubieran sido pacíficos o de protección, reflejando la supuesta naturaleza de Zoe.

Hablemos ahora de los enemigos. Son un aspecto fundamental de este juego, y aunque su inteligencia sea por supuesto limitada, me gusta cómo el juego utiliza bien a estos para hacernos la vida más difícil: ninguno de ellos es realmente complicado de derrotar, pero sumados a un uso inteligente del escenario nos muestra al verdadero enemigo, el entorno que nos rodea, y este mundo corrupto y peligroso. Con respecto a los jefes, siguen unos patrones algo básicos y aunque pueden ser algo frustrantes a veces, tampoco son mecánicamente interesantes.

Pero si hay algo que siento que debo escribir, y no solo eso, sino que siento decirlo, es que mi experiencia con Alwa’s Awakening ha sido en ciertos puntos frustrante y algo vacía. Y me apena porque no es un mal juego. Para aquellos que estéis buscando una experiencia de plataformeo clásico de una época pasada podéis disfrutarlo mucho. Y mentiría si no dijera que he pasado buenos momentos con este juego. Pero como con muchos otros que han ido y venido en mi memoria, no puedo decir que miraré atrás y recordaré a Alwa’s Awakening como hago que me movió, como algo que llegó a influenciarme de alguna manera.

Quizás sea la narrativa la que me ha llevado a esta conclusión. Aunque tiene su punto interesante no deja de ser algo sosa, también pasa así con sus personajes. Sí, los escenarios son bonitos y aparte de diferentes frustraciones he pasado buenos ratos tratando de recorrerlos y pasar sus diferentes pruebas, pero no puedo decir con la conciencia limpia que, en el mundo actual, con todas las obras que hay ahí fuera, esta haya destacado. Al final, ninguno de los caminos de Alwa me ha llevado a algún punto que no conocía de mí mismo.

Pero en cierta medida es cierto que el medio al final tiene que entretener y esta es la mayor virtud de Alwa’s Awakening, puede ser divertido y puede ser entretenido. Pero supongo que nada de esto es realmente lo que busco en este momento.

Como conclusión: Alwa’s Awakening es un buen juego, pero no es destacable entre tantos otros títulos que ya existen. Al fin de al cabo se nota que es una obra que viene hecha desde el cariño de un estudio dedicado, pero no llega a ser todo lo que podría haber sido. Ya acabando esta crítica, no puedo evitar preguntarme: ¿ha sido mi tiempo con Alwa’s Awakening el recorrido de un camino equivocado? Y más importante aún, ¿lo será para ti?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.