Ice Age, El gran cataclismo: sensación de que la fórmula se agotaCatorce años han pasado desde que un mamut (Manny), un tigre sable (Diego) y un perezoso (Sid) nos conquistaran en una sala de cine tratando de devolver a un bebé humano a su familia. Y una ardilla (Scrat) y su bellota, sobre todo. Mamut, tigre sable y perezoso se conocían y enfrentaban, pero al final se hacían amigos y cumplían con el objetivo. La amistad prevalecía por encima de las diferencias de “clase” animal, entre herbívoros y carnívoros, y aquí paz y después gloria. Catorce años han pasado desde "Ice Age" (2002), pues; y del enorme éxito para la Fox, entonces en plena competencia con Dreamworks Studios (que también tenían su franquicia con Shrek) y Pixar (que siempre ha jugado en Champions dentro del mismo deporte), surgieron la secuelas, que metódica y exitosamente se han ido sucediendo. Películas que ampliaban el elenco de personajes (la mamut Ellie y la tigresa Shira para emparejar a los protagonistas, la comadreja tuerta Buck, una “hija” para Manny y Ellie e incluso una ardilla hembra para Scrat, que de todos modos siempre ha ido por libre), “avanzaban” las tramas (el deshielo, la extinción de los dinosaurios, la formación de los continentes) y seguían siendo muy rentables para la Fox; más que suficiente para continuar con una saga de películas que, en lo argumentalmente, sí han perdido algo de fuelle: catorce años no pasan en balde.

Pues he aquí que llega "Ice Age: El gran cataclismo" en este 2016, quinta entrega de la serie. El paraíso terrenal en el que viven los diversos animales que componen esta peculiar familia de animales, en convivencia con otros muchos, puede desaparecer cuando, tras la aparición de un objeto en el cielo, la comadreja Buck encuentra una estela antigua que profetiza el fin del mundo: un enorme asteroide se dirige a la Tierra (échenle la culpa a Scrat), el mundo que estos animales prehistóricos han conocido puede cambiar radicalmente, la supervivencia no está asegurada.

Ice Age, El gran cataclismo: sensación de que la fórmula se agota

Eso por un lado, pero hay otro acontecimiento que puede romper el equilibrio entre la familia de mamuts: Melocotón (Peaches en la versión original), la hija de Manny y Ellie, ya es prácticamente “adulta” y quiere “casarse” con su “novio” mamut Eddie e iniciar una nueva vida fuera del hogar familiar, conocer mundo. Para Manny ello supone todo un cataclismo “personal” y el fin de esa imagen idealizada de la familia junta para siempre (aparte de que no hace migas con el alocado Eddie). Sí, el eco de películas familiares como "El padre de la novia" (la versión protagonizada por Steve Martin) está muy presente en esta trama, del mismo modo que para el otro “cataclismo” (el de verdad) no se cortan un pelo los guionistas de la película mostrando una secuencia a lo "Armageddon" (música de Trevor Rabin incluida) e incluso un brevísimo homenaje a "El planeta de los simios" (la de Charlton Heston, desde luego); quizá los dos momentos más divertidos de la película.

Ice Age, El gran cataclismo: sensación de que la fórmula se agota

"Ice Age 5" (sí, es el numeral que le toca) se deja ver con el piloto automático: entretiene lo suficiente (y más allá) como para justificar acudir a una sala de cine, pero deja una constante sensación de déjà-vu a lo largo de todo su metraje. El ritmo es el adecuado pero asumimos que la película seguirá los mismos patrones de siempre, con un problema gordo al que enfrentarse, una hoja de ruta que seguir (iniciada por Buck y que nos lleva, animales y espectadores, a un muy particular Shangri-la y una llama gurú de lo más peculiar) y una resolución; y. cómo no, tratándose de una película para niños y adultos, con una imagen convencional de la familia que siempre se mantiene unida, pase lo que pase, y con un cabeza de ídem (Manny) que aprenderá a dar rienda suelta a esa hija que quiere abandonar el nido (en este caso la metáfora mamutiana que convenga) y a aceptar que los hijos crecen y tienen sus propios sueños (ley de vida, papás y mamás hiperprotectores).

Ice Age, El gran cataclismo: sensación de que la fórmula se agota

Añadamos un enemigo para todos, en este caso una particular familia de dromaesosaurios, que creen que pueden sobrevivir al choque del asteroide y tratan de aprovecharse de ello, y, por supuesto, Scrat y su bellota, ahora en el espacio y con diversas peripecias que superar (todo sea por no perder la bellota), de manera recurrente y en secuencias algo monótonas (¿qué más puede hacer la ardilla para que nos riamos con ella?).

Así pues, y como producto netamente veraniego, "Ice Age: El gran cataclismo" es una película perfecta para acudir a una sala de cine en busca de diversión (y gozar de su aire acondicionado, sí, por favor), con o sin niños, y quedar satisfechos con unos personajes y unas situaciones que ya conocemos y a los que, seamos justos, tampoco pedimos mucho más. Pero del mismo modo que con Shrek la fórmula se fue agotando, entrega tras entrega, queda la sensación de que sucede lo mismo con estos animales en la Edad de Hielo. ¿Hasta dónde y cuándo se puede estirar del chicle? Pues mientras las películas sigan siendo tan rentables, hasta el infinito y más allá… (perdón, Pixar).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here