ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Deseo de chocolate, de Care Santos: la deliciosa historia de una chocolatera


Morgana Majere   27/08/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     «La inscripción en letras azules de la base –qué pena- se ha partido por la mitad. «Je suis à madame A…» vive en la mano derecha de Max, mientras que «…délaïde de France» lo hace en la izquierda».
Portada Deseo de chocolateEn la vida hay objetos que poseen un aura especial, tal vez por su historia, tal vez por las manos que los han sostenido, que los han cuidado, que los han apreciado u odiado; un aura que algunas personas son capaces de notar, y que les hace preguntarse por el pasado del objeto en cuestión. ¿Quién lo tuvo antes que yo? ¿De dónde sale? ¿De quién son las voces que escucho al mirarlo? Esos objetos trascienden el estado de «cosicidad» y se transforman casi en entes vivos que, desde entonces, poseen una historia propia. La cuestión es hasta cuándo.

"¿De quién son las cosas perdidas? ¿De quién son los objetos que alguien amó, cuando esa persona se va para siempre? ¿Hay algún lugar donde los objetos perdidos aspiren a ser encontrados? ¿Ellos quieren que otro se los quede, los valore, los considere de su propiedad? ¿Las cosas necesitan un dueño? ¿O son más felices en libertad?".  Creo que casi todo el mundo será capaz de pensar en algún objeto de su posesión, algo que les haya acompañado durante mucho tiempo (o quizá durante muy poco) y que tenga un significado especial para ellos. Puede ser un libro, un anillo, un cuadro o incluso un pañuelo. Tal vez un mueble (una mesita o una mecedora), una mochila o un apunte en un papel. Para su dueño, ese objeto guarda todo el significado del mundo, pero ¿qué será de él cuando el dueño muera?

A quienes nos cautiva la historia de las cosas tiende a gustarnos saber cuál es la historia de las cosas que adquirimos sin ser nuevas, saber de dónde vienen y por qué, y otorgarles el significado exacto que poseyeron. Seguramente alguien diga que eso es más bien el Síndrome de Diógenes, y tal vez tenga razón, pero siempre habrá algo de romántico en saber que ese joyero que atesoras perteneció a tus antepasados, o que ese libro, que con tanto mimo guardas envuelto en un delicado lienzo, fue la primera edición de la obra favorita de alguien a quien admiras.

Y ahora os dejo. Acaba de llegar la chocolatera y ardo en deseos de probar su contenido. Ya sabéis lo que dicen: el deseo de chocolate no debe postergarse ni reprimirse. Hay que saber cuándo conviene caer en la tentación.


Esa es una de las razones por las que tanto me ha gustado "Deseo de chocolate" (Editorial Planeta, disponible en FantasyTienda), la novela de Care Santos ganadora del XXXIV Premi de las Lletres Catalanes Ramon Llull, cuya línea argumental, que viaja desde nuestros días hasta la Barcelona del siglo XVIII en época de Luis XV, tiene como protagonista una chocolatera de porcelana blanca y de exactamente tres jícaras de capacidad. La novela comienza en la actualidad con la historia de Sara Rovira, hija de chocolateros y propietaria de una de las chocolaterías más importantes de Barcelona, de Max, su esposo, y de Oriol, un famoso empresario internacional vinculado también al mundo del chocolate, un trío de amigos cuya historia comienza la misma noche en que una jovencísima Sara compró la chocolatera de porcelana blanca en la tienda de un anticuario que no podía dormir.

La segunda cala en nuestra historia se remonta más de un siglo atrás, a finales del siglo XIX, cuando la chocolatera era propiedad de la familia Sampons, chocolateros de pro de la ciudad condal. Comienza con una visita al Liceo, a la ópera, colmada de recuerdos de una vida que, de tan pasada, parece otra. La protagonista, Aurora, pasará casi toda su edad adulta tratando de devolver la hermosa chocolatera blanca a sus legítimos dueños, y no será hasta mucho tiempo después cuando logrará cumplir su deseo. Esta historia me ha resultado dulce, como un chocolate negro en su punto justo de pureza, donde la anterior superaba ya un amargor del 70%.

Foto lomo Deseo de chocolate

La última parte de esta historia, que viaja aún más atrás a los tiempos en que Luis XV era aún rey de Francia, me ha resultado un poco floja, como un chocolate demasiado aguado. Aun así, a pesar de esa sensación, es una pieza necesaria para comprender cuándo, por qué y de qué modo comienza la historia de una jarra de porcelana que sobrevivirá casi intacta durante tres siglos, hasta caer al suelo en un torpe descuido para poner punto y final a una historia que duraba ya demasiado tiempo.

"Deseo de chocolate" viaja por las vidas de tres mujeres, y por las de otros tantos hombres vinculados a ellas tanto como lo estuvo el mundo del chocolate, ese manjar de dioses que se trajo del Nuevo Mundo y que pronto inundó los salones de la aristocracia, y que llegaría hasta los últimos rincones del pueblo. La autora, Care Santos, juega con los saltos temporales, llevándonos de aquí para allá, dándonos recuerdos y confesiones que cubren lagunas y espacios que quedaron vacíos, y dejando pistas que, como las miguitas de pan de Pulgarcito, nos irán llevando adelante y atrás para poder presentar, ya al final del libro –que es el comienzo de la historia– el cuadro final de la chocolatera de porcelana à Adélaïde de France.

Tetera_Deseo de chocolate

Son constantes a lo largo del texto los cambios de estilo, tanto a nivel del narrador como al nivel de la forma. Encontramos primeras personas, terceras, segundas que nos dejan cerca, muy cerquita de sus propias voces, pero también presentes y pasados, capítulos que son un monólogo completo frente a otros que son diálogo, como si de una obra de teatro se tratase. Se le puede hacer extraño al lector tanto meneo literario, a mí incluso me mareaba un poco tanto cambio, aunque cierto es que te acostumbras rápido; sin embargo, la trama y el chocolate –esa dulce tentación– nos lo convertía en una de esas excentricidades exóticas que aceptamos porque viene de alguien a quien tenemos aprecio. Y así sucede con esta novela.

Lo que debo confesar, a modo de queja personal, es que al terminar cada episodio, cuando Sara Rovira, Aurorita, Guillot y Mariana, la chocolatera de porcelana à Adélaïde de France y el resto del elenco de personajes que van pasando por entre las páginas se habían convertido ya en habituales y el deseo era el de saber más, su historia se desvanece, y el retrato se queda como una pintura aislada que el autor no quiso terminar.

Tetera_Deseo de chocolatePor lo demás, ha sido una lectura interesante, llena de pasión, de amargor y de dulzura, de historia, pero también de introspección. Además, no solo nos muestra el origen del chocolate y de la pasión por este dulce que hay en nuestro país (y en el resto del mundo), también nos enseña cuál es uno de los rasgos que ha caracterizado a Barcelona, que yo ignoraba. Ahora, cuando quiera probar un buen chocolate, ya no pensaré en Suiza o en Bélgica, pensaré en esta ciudad nuestra que muy pronto visitaré.

Y es que es eso. Quizá lo peor de leer "Deseo de chocolate" sea que, al final, el buen regusto que deja el libro te hace desear una taza de chocolate con toffe. O con pimienta. O con lavanda. O con lo que sea, pero que te traigan ya una chocolatera de porcelana blanca donde quepan, al menos, tres jícaras preparadas al modo tradicional, una taza y dos bizcochos. Y volver a empezar a leer. Por si se te escapó alguna pista o algún nombre, que eso abunda.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Javier Sierra y Cristina López Barrio ganan el Premio Planeta 2017
Planeta Cómic prepara muchas novedades de Star Wars para noviembre
Novedades de Planeta Cómic para Octubre y XXIII Salón Manga Barcelona
La segunda parte de «La Rebelión del Sol», de Alwyn Hamilton, llegará a las librerías en octubre
La tercera parte de la trilogía «La leyenda del hechicero», de Taran Matharu, se publica en octubre
Articulos Relacionados
Smartphones y medioambiente: ¿Cómo afectan al planeta y a nuestra salud?
Tres enanos y pico, de Ángel Sanchidrián: humor satírico con toques de fantasía épica
Escrito en el agua, de Paula Hawkins: la heredera de La chica del tren
El nuevo Lobo Solitario y su cachorro 5
Tres veces tú, de Federico Moccia: la inesperada última parte de «A tres metros sobre el cielo»
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Charlie y la fábrica de chocolate - Deep y Burton
Charlie y la fábrica de chocolate -
Charlie y la fábrica de chocolate - póster
Charlie y la fábrica de chocolate - el laboratorio
Charlie y la fábrica de chocolate - el río
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?