Minería de oro en el Amazonas
Minería de oro en el Amazonas

Según un nuevo estudio, casi un tercio de los peces en el estado brasileño de Amapa, en el Amazonas, tienen niveles tan altos de mercurio provocados por la minería ilegal que son peligrosos para el consumo humano. Científicos de la oficina en Brasil del World Wildlife Fund (WWF) y de tres institutos de investigación brasileños encontraron niveles sorprendentes de mercurio en más de 400 peces recolectados en cinco regiones de Amapa, en la frontera con la Guayana Francesa.

La investigación incluyó peces de sistemas fluviales incluidos cerca de áreas ambientalmente protegidas. “El nivel superó los límites de seguridad en el 77,6% de los peces carnívoros, el 20% de los omnívoros y el 2,4% de los herbívoros“, afirma el estudio, publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health.

Cuatro de las especies con las concentraciones más altas de mercurio se encuentran entre las más consumidas” por los humanos en la región. Comer más de 200 gramos de esas especies podría ser perjudicial para la salud de una persona, asegura el informe.

Los altos niveles de mercurio en la región están siendo causados ​​por la extracción ilegal de oro, según el conservacionista Marcelo Oliveira, de WWF-Brasil. “Este estudio saca a la luz datos acusatorios sobre el nivel de destrucción causado por la minería ilegal de oro en el Amazonas. Ya sabíamos que estaba destruyendo el bosque. Ahora sabemos cómo también está destruyendo la salud de quienes viven allí“.

El presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, enfrenta críticas por sus presiones para abrir las tierras protegidas en la Amazonía a la actividad minera y agrícola. Los activistas medioambientales afirman que eso sólo acelerará la destrucción de la selva tropical más grande del mundo.

El mayor riesgo de contaminación por Hg se observó en niños en la zona interior. Para minimizar los riesgos para la salud, los autores del estudio proponen una ingesta semanal máxima de pescado para diferentes niveles tróficos en función tanto de las características tóxicas de Hg como de la susceptibilidad humana al mercurio. Según ellos, el consumo de las especies de peces carnívoros no debe exceder los 200g por semana, con especial atención al consumo de mandubé, pirapucu, tucunaré y trairão, que deben consumirse una vez al mes. Los lugares de estudio se seleccionaron en áreas protegidas y conservadas, incluida la reserva natural más grande de Brasil (Parque Nacional Tumucumaque).

Fuente: International Journal of Environmental Research and Public Health.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.