Un buzo en el pasaje
Un buzo en el pasaje "La Mina Roja" del sistema de cuevas submarinas Sagitario cerca de Playa del Carmen en la península de Yucatán en México.

Expertos y buceadores de cuevas en la península de Yucatán en México han encontrado minas de ocre que son algunas de las más antiguas del continente americano, lo que podría explicar por qué se encontraron esqueletos antiguos en los estrechos y retorcidos laberintos de cuevas de sumidero ahora sumergidas.

Desde el hallazgo de restos esqueléticos en los últimos 15 años como “Naia“, una joven que murió hace 13.000 años, los arqueólogos se han preguntado cómo terminaron en las cuevas, entonces secas. Hace unos 8.000 años, el aumento del nivel del mar inundó las cuevas, conocidas como cenotes, alrededor de la costa caribeña de Tulum.

¿Habían caído estos primeros habitantes en las cuevas, o habían bajado intencionalmente buscando refugio, comida o agua? Se han encontrado nueve conjuntos de restos óseos humanos en las cuevas submarinas, cuyos pasajes pueden ser apenas lo suficientemente grandes como para atravesarlos.

Descubrimientos recientes de aproximadamente 900 metros de minas de ocre sugieren que pueden haber tenido una atracción más poderosa para los humanos. El descubrimiento de restos de incendios provocados por humanos, escombros mineros apilados, herramientas de piedra simples, ayudas de navegación y excavaciones, sugieren que los humanos entraron en las cuevas hace unos 10.000 a 12.000 años, en busca de ocre rojo rico en hierro, que los primeros pueblos de las Américas apreciaron para decoración y rituales.

Tales pigmentos se usaron en arte rupestre, entierros y otras estructuras por parte de los primeros pueblos del mundo.

Los primeros mineros aparentemente llevaron consigo antorchas o leña para iluminar su trabajo, y rompieron pedazos de estalagmitas para golpear el ocre. Dejaron marcas de humo en el techo de las cuevas que todavía son visibles hoy.

Si bien Naia contribuyó a la comprensión de la ascendencia, el crecimiento y el desarrollo de estos primeros americanos, se sabía poco sobre por qué ella y sus contemporáneos se arriesgaron a meterse en el laberinto de cuevas“, aseguran los investigadores del Centro de Investigación del Sistema de Acuíferos de Quintana Roo (CINDAQ).

Se había especulado sobre lo que los habría llevado a lugares tan complejos y peligrosos de acceder, ya fuera como refugio temporal, depósito de agua dulce o entierro de restos humanos, pero ninguna de las especulaciones anteriores estaba bien respaldada por la evidencia arqueológica“, continúan.

Ahora, por primera vez, sabemos por qué la gente de esta época asumiría el enorme riesgo y el esfuerzo de explorar estas cuevas traicioneras“, afirma el fundador de CINDAQ, Sam Meacham. Al menos una razón para acceder a ellas era la búsqueda y extracción del rojo ocre.

Roberto Junco Sánchez, jefe de arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, comentó que el descubrimiento significa que las cuevas fueron alteradas por humanos en una fecha temprana. Los primeros mineros pueden haber extraído toneladas de ocre, que cuando se muelen en una pasta se pueden usar para teñir el cabello, piel, rocas o pieles en diferentes tonos de rojo.

Ahora sabemos que los humanos antiguos no corrían el riesgo de ingresar a este laberinto de cuevas sólo para obtener agua o huir de los depredadores, sino que también los hicieron con propósitos de minería“, asegura el doctor Junco.

Sin embargo, James Chatters, antropólogo forense, arqueólogo y paleontólogo de Applied Paleoscience, una firma consultora de Bothell, Washington, señaló que ninguno de los restos humanos premayas en las cuevas se encontraron directamente en las áreas mineras.

El Dr. Spencer Pelton, profesor de la Universidad de Wyoming y arqueólogo estatal, ha excavado una mina ocre un poco más antigua en el yacimiento Powars II cerca de Hartville, Wyoming. Pelton está de acuerdo en que entre los primeros habitantes de las Américas, el ocre tenía una atracción especialmente poderosa.

La minería ocre roja “parece especialmente importante durante el primer período de colonización humana. Lo encuentras en herramientas, viviendas, sitios de caza…“, comenta Pelton. “Es una sustancia de gran poder… a todos les gustan las cosas rojas brillantes“. “Les da una razón” para ir a las cuevas, según el investigador, y agregó: “Teniendo en cuenta la escala masiva de esta minería, es lo primero que haría con las cuevas“.

Las cuevas proporcionan un ambiente bien conservado, y precisamente allí se descubrió en 2007 uno de los conjuntos de restos humanos más antiguos encontrados en América, una joven apodada “Naia”. Según Chatters, Naia “probablemente murió de una caída de 30 metros desde el oscuro túnel de la cueva” al piso de una cámara inferior.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.