El coronavirus COVID-19 visto al microscopio
El coronavirus COVID-19 visto al microscopio

Algunos líderes políticos están aclamando un avance potencial en la lucha contra el COVID-19: análisis de sangre con pinchazos simples o hisopos nasales que pueden determinar en cuestión de minutos si alguien tiene o ha tenido previamente el virus. Las pruebas podrían revelar el verdadero alcance del brote y ayudar a separar a los sanos de los enfermos. Pero algunos científicos han puesto en duda su precisión.

Las esperanzas dependen de dos tipos de pruebas rápidas: pruebas de antígeno que usan un hisopo de nariz o garganta para buscar el virus, y pruebas de anticuerpos que buscan en la sangre evidencia de que alguien tuvo el virus y se recuperó. Las pruebas son escasas y algunas de ellas no son confiables.

El mercado se ha vuelto completamente loco“, afirmó ayer jueves el ministro de Salud español, Salvador Illa, lamentando la falta de máscaras faciales, equipo de protección personal y pruebas rápidas en el mercado internacional, “porque todos quieren estos productos y obviamente desean los buenos“. El gobierno español distribuyó el jueves 9.000 pruebas rápidas de antígeno que se consideraron poco confiables a un fabricante que, según el gobierno chino, no tenía licencia para venderlas. El primer ministro británico, Boris Johnson, llamó esta semana a las pruebas rápidas un “cambio de juego” en la pandemia y aseguró que su gobierno había ordenado 3,5 millones de unidades.

El Reino Unido espera que las pruebas permitan que las personas que han tenido COVID-19 y se hayan recuperado puedan volver a trabajar sabiendo que son inmunes, al menos por ahora. Eso podría aliviar el bloqueo económico del país y recuperar a los trabajadores de la salud que están en cuarentena por temor a que puedan tener el virus.

Pero muchos científicos se han mostrado sido cautelosos, asegurando que no está claro si las pruebas rápidas proporcionan resultados precisos. En los últimos meses, gran parte de las pruebas realizadas por médicos han utilizado algo similar a un hisopo de algodón largo que meten en la nariz o la garganta de un paciente para recuperar células que contienen muestras vivas del virus. Los científicos de laboratorio extraen material genético del virus y hacen miles de millones de copias, con el fin de que los ordenadores puedan detectar cualquier error de diagnóstico. Los resultados a veces tardan varios días en producirse.

Las pruebas rápidas de antígeno tienen hisopos más cortos que los pacientes pueden usar para recolectar muestras. Son similares a las pruebas rápidas de gripe, que pueden producir resultados en menos de 15 minutos. Se centran en los antígenos del COVID-19, partes de la superficie de los virus que provocan que el cuerpo de una persona infectada comience a producir anticuerpos.

Las autoridades sanitarias de China, Estados Unidos y otros países han ofrecido pocos detalles sobre las tasas de resultados falsos positivos y falsos negativos en cualquier prueba de coronavirus. Los expertos temen que las pruebas rápidas puedan ser significativamente menos confiables que el método que consume más tiempo.

La menor precisión ha sido motivo de preocupación con las pruebas rápidas de gripe. Científicos españoles comentaron que las pruebas rápidas para el coronavirus que revisaron tenían menos del 30% de precisión. Las pruebas de laboratorio establecidas para el COVID-19 fueron aproximadamente precisas en un 84%. Esos resultados “evitarían su introducción como forma de rutina sanitaria“, según un informe de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), que activó las alarmas en España y estimuló el rechazo del gobierno a las 9.000 pruebas de antígeno.

Prueba rápida para el COVID-19Preguntas similares giran en torno a nuevas pruebas de anticuerpos con muestras de sangre. Algunas versiones se han descrito como pruebas de punción digital que pueden proporcionar información importante en minutos.

Las pruebas de anticuerpos son más valiosas como una forma de ver quién ha sido infectado en el pasado reciente, quién se volvió inmune a la enfermedad y, si se realiza a gran escala, si se ha propagado ampliamente una infección en una comunidad.

Las pruebas de anticuerpos también permitirán a los científicos tener una mejor comprensión de cuán mortal es el coronavirus para todas las personas, ya que proporcionarán una mejor comprensión de cuántas personas alguna vez se infectaron, desde aquellas que nunca mostraron síntomas hasta las que se enfermaron fatalmente. Los resultados también guiarán el desarrollo de vacunas.

Pero se desconoce mucho, incluido cuánto tiempo duran los anticuerpos y la inmunidad para el COVID-19, y en quién deben usarse los análisis de sangre. “No tenemos todas las respuestas“, confirmó el doctor Robin Patel, presidente de la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

Para la mayoría de las personas, el coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía y muerte. La mayoría de las personas se recuperan.

Más de 15 compañías han notificado a la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos que han desarrollado pruebas de anticuerpos, según la propia agencia. Se permite a las compañías comenzar a distribuir las pruebas a hospitales y consultorios médicos, siempre que lleven ciertas declaraciones de descargo de responsabilidad, que incluyen: “Esta prueba no ha sido revisada por la FDA“.

En España, el gobierno buscó las pruebas rápidas para usar primero en hospitales y residencias de ancianos, muy afectadas, donde los esfuerzos para detener la propagación del virus se han visto obstaculizados por infecciones generalizadas entre los trabajadores de la salud.

Las esperanzas sobre estas pruebas rápidas se elevaron y luego se desvanecieron parcialmente en el Reino Unido. Sharon Peacock, directora del servicio nacional de infección de público de este país, afirmó el miércoles a un comité de legisladores que las pruebas estarán disponibles en un “futuro cercano” para comprar a través de Amazon, para usar en casa o para ser utilizadas en una farmacia.

Necesitamos evaluarlos en el laboratorio para que sean claros, porque son productos completamente nuevos“, explicó, y comentó que la evaluación debería completarse esta semana. Se estaban ordenando “más millones de unidades” además de los 3,5 millones que el gobierno ya había comprado.

Pero el director médico de Inglaterra, Chris Whitty, pidió precaución. “No creo, y quiero dejar esto en claro, que esto sea algo que repentinamente podrán pedir en Internet la próxima semana“, afirmó en una conferencia de prensa el miércoles. “Lo único peor que ninguna prueba para el COVID-19 es una mala prueba. Si son increíblemente precisos, resolveremos la forma más rápida de liberarlos. Si no lo son, no daremos luz verde a ninguno”.

El portavoz del primer ministro no pudo decir ayer jueves cuánto pagó el Reino Unido por las pruebas, que vienen de varios proveedores, o si el dinero sería reembolsado si resultaran poco confiables. El científico jefe de la Organización Mundial de la Salud comentó que las pruebas más amplias permitirían a los funcionarios de salud detectar infecciones en personas que parecen sanas pero que pueden estar portando el virus. “Sabemos que si realmente sale y prueba a todos en la comunidad, encontrará personas caminando con este virus en la nariz que no se sienten del todo mal, eso es seguro“, afirmó el Dr. Soumya Swaminathan en una entrevista.

La OMS cree que la mayoría de las transmisiones del COVID-19 ocurren a través de personas que ya muestran síntomas, pero “la pregunta aún está abierta” sobre cómo las personas asintomáticas también pueden transmitir la infección, según Swaminathan.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.