Trillium

Trillium es un cómic de ciencia ficción autoconclusivo compuesto por 8 capítulos. Está escrito y dibujado por Jeff Lemire originalmente publicado bajo el sello de DC Black Label, y que nos trae a España ECC.

Esta historia de ciencia ficción nos lleva al año 3797, donde un virus inteligente está a punto de acabar con la raza humana. La única esperanza se encuentra en una exótica flor llamada Trillium, capaz de combatir el virus denominado “la cuña”.

En este contexto conoceremos a la científica Nika Tensmith, encargada de encontrar el Trillium para salvar a la humanidad.

Mientras, en 1921, un soldado inglés llamado William Pike se ha embarcado en la aventura de encontrar un legendario templo Inca.

Trillium es más que una historia de ciencia ficción y aventura, es la historia de como se encuentran Nika y William, que sin saberlo, se convierten en la última esperanza de la humanidad.

Portada Trillium

El guionista tras la flor de Trillium

Si algo destaca en esta historia es la mezcla de mundos que se encuentra entre las páginas de Trillium. Jeff Lemire ha conseguido conectar dos mundos separados por miles de años con una originalidad magistral en la que todo encaja: el pasado, el futuro, la superposición de lineas temporales…

El guionista ha logrado crear una historia que atrapa al lector, a la vez que le ha permitido salir de su zona de confort. Y es que las obras de Jeff Lemire destacan por su ambientación rural, como Sweet Tooth, Essex Country o Black Hammer. Hay que destacar que aunque Trillium se haya publicado recientemente, la edición original trata de 2014, unos años antes que Descender, otra de sus obras ambientadas en el espacio.

Además, al realizar también la labor de dibujante en esta obra, experimenta con una narración pocas veces utilizada que te permite conocer y comparar de forma simultánea dos momentos temporales diferentes.

Historias sobre la supervivencia de la raza humana hay cientos, pero Trillium no va de eso. O al menos, no solamente. Este cómic trata sobre dos personas separadas por miles de años que de una forma sorprendente acaban coincidiendo en el tiempo y en el espacio. En verdad Trillium es una historia de amor ambientada en una época de crisis humanitaria. Es un reflejo de como el amor puede romper barreras y afrontar cualquier dificultad.

Es difícil hablar de esta obra sin considerar que se entra en el terreno de los spoilers. Esto se debe a que Trillium está llena de pequeñas sorpresas que sin ser realmente spoilers, si que privan de asombro al lector. Pero vale la pena explicar una de ellas: en esta historia se presenta una extraña raza de alienígenas que hablan un lenguaje desconocido por cualquier ser humano. Nika, ayudado de su Inteligencia Artificial Essie, consigue traducir algunas de las palabras de este lenguaje. Esto es suficientes para que el lector intente seguir el hilo de la trama, pero falta mucha información. Por suerte, Lemire sabe lo que se hace, y ha incluido al final del tomo un alfabeto para poder traducir dicho lenguaje. Si bien es cierto que podría haberse colocado al principio de la historia, es un aliciente para releer y traducir los diálogos de estos alienígenas

De las zonas rurales a las estrellas

Trillium está dibujado por Jeff Lemire, que hace de autor completo en esta obra. Como ya se ha mencionado en este artículo, Lemire es propenso a crear historias ambientadas en el ámbito rural (probablemente por su lugar de nacimiento, una pequeña población agrícola en Essex, Ontario, Canada).

Como dibujante de algunas de sus obras, destaca su estilo de dibujo geométrico, con líneas rápidas e irregulares que destacan los ángulos. Hasta aquí nada nuevo. Lo novedoso es que hasta Trillium, Lemire no había dibujado antes un ambiente futurista. Sus dibujos habían estado relacionados hasta la publicación de esta obra con el mundo rural sobre el que le gusta ambientar sus historias.

Pero parece que el autor es capaz de dibujar cualquier cosa (eso sí, con su estilo característico). Trillium es una mezcla de épocas, ambientes y escenarios. Pero prima el ámbito espacial. Naves, vehículos y trajes espaciales, planetas… un sinfín de elementos propios de la ciencia ficción que se escapan de la zona de confort del dibujante. Y Lemire consigue realizar un trabajo conciso, bien ambientado y encajado con la mezcla de ambientes que se encuentran en esta obra. Y todo ello sin abandonar su estilo. Sin innovar demasiado, consigue realizar un dibujo de ciencia ficción atractivo, propio del género.

Volviendo a la narración, Jeff Lemire hace un trabajo impresionante como autor completo. Sabe lo que quiere transmitir, y como hacerlo. El capítulo 5 es una auténtica joya narrativa, especialmente a nivel de estructura y organización de las viñetas. Este capítulo tiene una forma de lectura particular, pero lo que destaca es la organización de las viñetas. La historia nos presenta dos momentos distintos del tiempo que van ocurriendo de forma simultánea. Lo interesante es como la disposición y tamaño de las viñetas coincide exactamente en cada uno de los dos momentos, mostrando planos casi idénticos y situaciones similares que hacen vivir al lector que ambas historias están ocurriendo de forma simultánea.

Para acabar de hablar del dibujo, Lemire tiene un estilo muy característico que sin buscar la belleza de sus trazos, consigue cumplir y transmitir lo que el autor busca. Pero la última viñeta de Trillium consiste en una Splash page (un dibujo que ocupa la totalidad de la página, sin contener limitaciones por viñeta) que, sin abandonar el estilo, consigue transmitir una belleza tal que dan ganas de enmarcarla. Y esto se debe no solo al dibujo, sino también al color de José Villarubia, que hace un trabajo magistral durante toda la obra y que culmina con esta página para dar un broche de oro a la historia.

Llegamos al final (¿de la humanidad?)

Es posible que Trillium fuera el primer acercamiento del autor al género espacial. Y menos mal que se acercó. Jeff Lemire nos presenta en Trillium una historia de ciencia ficción bien elaborada e innovadora, que dio paso a otras obras del género como Descender o Sentient, grandes historias espaciales que consiguen innovar en un género muy explotado.

Esta obra está llena de pequeñas sorpresas para el lector. Pero no son giros de guión, no son viñetas que hagan gritar al lector, son detalles, regalos que te encuentras en estas páginas que hacen que Trillium sea lo que es.

Esta historia invita a darle una segunda lectura, y deja con ganas de leerla de seguido una segunda vez para descubrir todos los detalles que esconde tras sus páginas. Un ejemplo es el alfabeto Thabitiano que nos permite conocer todo lo que dice está raza alienígena.

Todo lo bueno que tiene Trillium genera algo malo (según para quien). Y es que es una obra que no se le puede recomendar a todo el mundo, tiene un público concreto, que se aleja especialmente de aquellos que se estén introduciendo en esto del noveno arte (el cómic). Pero sabiendo esto, es una obra muy recomendable, sobre todo si eres un fan de la ciencia ficción.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.