ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisi�n, Literatura, Ciencia, Videojuegos, C�mics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Medal of Honor: Warfighter


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360  PC
Pablo A. Martin   10/12/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Danger Close vuelve con otra entrega de Medal of Honor. Este Warfighter tiene como misión volver a llevar a la saga a lo más alto después de que en los últimos años haya perdido fuelle respecto a sus competidoras. Cuenta con puntos interesantes a su favor, pero con un mercado tan difícil como crítico ¿qué podemos esperar?
La versión 2010 de Medal of Honor no consiguió hacerse el hueco con el que contaba entre las estrellas del que probablemente es el género más saturado de los últimos años. EA sabe, como todos nosotros, que en el género shooter, sobre todo bélico, hay que hacer el doble de esfuerzos para conseguir la mitad de reconocimiento que en otros géneros. Con Warfighter nos traen, sobre todo, una revisión técnica que mejora bastante el apartado visual y una historia más íntima de las que nos tienen acostumbrados en este tipo de situaciones, quedándose a medio camino en lo jugable. Pero vayamos por partes.

La historia de la campaña individual nos lleva a diversos lugares del mundo de la mano de varios soldados a los que iremos controlando por turnos según criterios argumentales, en una línea temporal actual. Explosivos, Pakistán, piratería, alianzas y en general todos los elementos arquetípicos de los que no podemos esperar nada novedoso están presentes. Además esta historia en concreto no está bien hilada y en ocasiones nos perdemos o no sabemos bien quién es quién y porqué estamos donde estamos. Pasamos de un país a otro con demasiada facilidad y frecuencia y los flashbacks y continuos cambios en a línea temporal solo agravan la sensación de que se nos cuentan misiones inconexas más que una operación conjunta. 

Medal of Honor: WarfighterSin embargo, Danger Close ha añadido una faceta más humana al argumento que sí resulta un soplo de aire fresco, sobre todo durante las primeras horas de la campaña. Acompañamos a Preacher, un soldado que no sabemos muy bien si está retirado o de vacaciones forzosas, en sus intentos por arreglar una vida bastante destrozada. Una ex-mujer con la que quiere volver, una hija a la que no ve, sentimientos divididos entre una vida normal y su pasión por el ejército junto a su mejor amigo y compañero de pelotón. Las dos partes de la historia, la bélica y la sentimental se unen en medio de la historia aunque nunca me llegó a quedar claro del todo cómo ni porqué.

En general y aunque las intenciones son buenas le falta un guión más pulido y contarnos la situación de forma más clara y sistemática. De todas formas, no supone un lastre para la experiencia offline, basado en misiones muy sencillas del tipo avanza, cúbrete y dispara. La duración de este modo es muy limitada aunque algo más larga que la de varios de sus competidores. Se apuesta una vez más por dar al jugador una experiencia intensa y rápida que no nos deja tiempo para respirar demasiado a menudo.
La calidad y variedad de las misiones es irregular, alternando algunas realmente entretenidas y bien planteadas como la persecución en coche del principio con otras que ya hemos visto mil veces o algunas que no son más que meras excusas para cambiar de aires, como en el caso de la misión en lancha donde solo tendremos que acelerar a tope. Al conjunto le pasa algo similar que al guión argumental, que no termina de contarnos todo lo que parece que está ahí porque o nos pierde demasiado en datos inconexos o nos pone muchas veces en la misma situación. 

Medal of Honor: WarfighterEl caso más aparente de esta afirmación es el de abrir las puertas. En muchas ocasiones, durante los asaltos, tendremos que abrir puertas a patada limpia en una secuencia a cámara lenta bastante espectacular pero excesivamente repetitiva para misiones tan cortas. Para solventarlo nos plantean un sistema de puntos de tal forma que al disparar a la cabeza a los enemigos que tenemos al otro lado, vamos desbloqueando nuevos sistemas para hacer más rápida o espectacular la acción, como cargas para puertas, escopetas o cinta adhesiva explosiva, nada menos. Pero no es suficiente ya que no varía demasiado la acción.

El último elemento que deja bastante que desear es la IA de los soldados del bando contrario. Aparecen cuando llegas a un punto predefinido, se colocan en sus posiciones, y van asomando la cabecita cada pocos segundos para dispararte y que les dispares a ellos. Poco más, no se reagrupan ni actúan en conjunto. Eso sí, tienen buena puntería y mala leche a la hora de tirar granadas, subiendo la dificultad el par de puntos que les reduce su previsibilidad. Hay que esconderse mucho, pero recuperas la salud completa al estar unos segundos sin sufrir daño, asique tampoco hay mucho problema.

Aunque a estas alturas estaréis pensando que estoy siendo un poco duro con un modo offline que en términos generales te deja buen sabor de boca una vez finalizado, es un ejemplo del mayor lastre al que se enfrenta Medal of Honor: las comparaciones son siempre odiosas. 

Medal of Honor: Warfighter

El modo multijugador, via pase online, sigue la misma tónica que el modo campaña. En esta ocasión tenemos unos 15 tipos de soldados diferentes, fuerzas especiales de diversos países con diferentes aptitudes para el campo de batalla. Se agradece ver luchar a fuerzas no tan conocidas como las suecas o polacas junto a las omnipresentes estadounidenses o alemanas. En todas ellas podremos elegir la función de nuestro avatar, desde francotirador a artillero pesado, y en función de la elección nos darán un arma u otra.

Los modos de juego, sin ser nada que no hayamos visto antes, están bien planteados y nos ofrecen situaciones interesantes donde, si bien sigue el esquema de atacar o defender, cambiamos rápidamente de función: por poner un ejemplo, el escuadrón atacante no solo tiene que logar poner bombas en diferentes lugares en un orden preestablecido, sino también defenderla durante un tiempo hasta que explote. No voy a enumerar las diferentes opciones de juego existentes pero en general son de duración considerable siempre y cuando los equipos estén nivelados. Un dato interesante a añadir es que los equipos están divididos por parejas, y a la hora de reaparecer una vez muerto, puedes elegir si replegarte o aparecer al lado de tu compañero, cosa que habrá que sopesar en pocos segundos, ya que corremos el riesgo de volver a ubicarnos en una posición complicada. 

Medal of Honor: WarfighterDe todos modos el multijugador tampoco es la panacea. Si bien los escenarios son amplios tienden a tener demasiados recovecos y lugares estrechos haciendo complicado el avance de forma táctica y quedando el grupo demasiado expuesto al lanzamiento de granadas, causa de muerte en un elevadísimo porcentaje. Estas situaciones vuelven el juego algo caótico y frustran en parte las intenciones de trabajo en equipo que quedan bastante claras en la filosofía del sistema de juego.

Dejando aparte el tema jugable vamos a meternos en lo técnico, que es donde se nota el mayor avance sin lugar a dudas. Con el Frostbite 2.0 Danger Close hace maravillas sobre todo en las cinemáticas, de una calidad a veces inusitada, sobre todo en las escenas personales de Preacher donde parece a veces que estamos viendo una película. Durante el juego los efectos de luz, humo y explosiones son bastante interesantes y en general el juego raya a un nivel decentemente bueno. Especialmente efectivas son las situaciones en las que no ves a tus enemigos más allá de la luz de sus linternas, que al acercarse y enfocarte directamente ciega al jugador pero no la pantalla.

Las armas, si bien son pocas y de acceso muy limitado, están conseguidas y dan una buena sensación de retroceso y de fuerza al disparar. Cae un poco por el tema popping (aparición brusca de elementos del escenario o personajes) y por algunos de los modelos de personajes, sobre todo secundarios o enemigos, a los que les falta un toque para dejarlos al mismo nivel que el resto del juego. 

Medal of Honor: WarfighterEl tema sonoro luce a un nivel notable, con un doblaje al castellano bastante bien interpretado y una banda sonora acorde a las situaciones. Los efectos de sonido son los correctos, sin llegar tampoco a destacar.

No hay mucho más que decir sobre un juego que, si bien tiene un nivel decente y no defrauda, tampoco llega al nivel que quizá esperábamos la mayoría, sobre todo sabiendo la durísima competencia a la que se enfrenta y que se convierte, como no, en su mayor enemigo. Un acertado acercamiento a la vida privada de un soldado y una realización técnica de bien nivel no han sido suficientes para devolver a una de las sagas más populares de shooter bélico a primera línea de fuego, pero todo se andará.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Medal of Honor: Warfighter
Medal of Honor: Warfighter
Medal of Honor: Warfighter
Medal of Honor: Warfighter
Medal of Honor: Warfighter
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?