ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

DSK3, de Joseba Paulorena


Eidián   20/06/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La mejor baza de la obra se muestra en los diálogos, de una efectividad pasmosa pese a su simplicidad de fondo.
Portada de DSK3, de Joseba Paulorena…Soy distinto, he nacido.

Nacer es un proceso difícil. Nacer, crecer, desarrollarse. Todos los entes vivos nacemos pero los humanos aplicamos este término incluso a nuestras creaciones inertes porque somos una especie tendente a humanizar cuanto nos rodea. Sin embargo sólo tiene la virtud de nacer aquel que experimenta la vida. En cuanto a dar una definición de lo que es vida les pido que acudan a la dada por Joseba Paulorena en la primera página de su novela "DSK3" (Espiral Ciencia Ficción, 2010) porque es fundamental para entender lo que sucede en el resto de la obra…o de cualquier existencia. Paulorena demuestra una gran fascinación por la vida, humana o no, a lo largo de toda su novela y es esa fascinación la que le empuja a crear un universo propio emplazado en el ámbito de la ciencia ficción donde hombres, robots, alienígenas y nuevas especies (de un único individuo) se dan cita para regocijo de nosotros los lectores.

Paulorena sabe escribir y lo hace muy bien. Denle algunos años y algunos libros más (publicados como se merecen, por favor) y este hombre dará mucho que hablar en el panorama nacional.

Joseba Paulorena es lo que se dice un autor novel: a pesar de tener escrita una saga completa de fantasía épica bajo el título "El Imperio de las Sombras", sólo ha conseguido publicar el primer libro de la misma “Rosa Negra” (Ediciones Beta III Milenio, 2004) a lo cual hay que sumar una novela negra inédita, varios relatos y un nuevo libro sobre el mundo de DSK3, “Pelotón de castigo”, situado a una distancia de quinientos años del primero y aún en proceso de elaboración, es un autor al que todavía no han reconocido sus méritos. Y tiene muchos, lo afirmo, y "DSK3" lo corrobora.

La historia da comienzo con el despertar a la vida de un ente nuevo, DSK3, un nanoprocesador cuántico instalado en una caja de galletas que no se sabe bien por qué llega a la conciencia de su propia existencia, interrelacionándose con el medio que le rodea y experimentando sensaciones similares a las emociones humanas. Su desarrollo comienza con el acercamiento a su creador, un niño de diez años llamado Charley que se revela como un genio científico incomprendido por su familia y que no descansa hasta proporcionar un cuerpo a su nuevo compañero con el que interactuar con el mundo que le rodea.

DSK3 elegirá el nombre de Descartes (Paulorena domina la elisión y las síncopas que da gusto: de un DSK3 te saca un Descartes y viceversa) reafirmando así su identidad como ser vivo e independiente. Acabado su periodo de aprendizaje Descartes se convierte en el mejor amigo de su creador… a excepción de Cassandra, su primer y único amor. Desde el momento que Charley se haga profesor universitario empezará una escalada de buenos propósitos, labores en pro de la humanidad y similares que culminan en la colonización de la luna, la creación de una nave capaz de aprovechar la energía de los agujeros negros y el contacto con vida extraterrestre. Casi ná. En las 150 páginas en las que el autor desarrolla su historia terrestre se mezclan temas como el agotamiento de los recursos naturales, las energías alternativas, la ecología, la colonización espacial, la producción en masa, el Premio Nobel y no sé cuantas cosas más. Esta parte dista bastante del sosiego y el aire de maravilla y descubrimiento del aprendizaje de Descartes pero a cambio regala una aventura sin descanso que culmina con un desenlace sorprendente.

Joseba PaulorenaEn la concepción original de la obra (más tarde explicaré que quiero decir con esto) sigue el capítulo titulado “Xenos” en contraposición al primero titulado “Humanos”. Si en la primera parte el centro de la trama discurre en la Tierra teniendo a los seres humanos como el telón de fondo que conforma la tragedia, en la segunda, gracias a Descartes, el eje se desplaza a estrellas distantes y se nos proporciona el conocimiento de otras civilizaciones completamente alejadas de los parámetros existenciales humanos. En esta parte Paulorena revela su gran capacidad para crear mundos y dotarlos de credibilidad y vida. Si en un principio la forma en que estos seres extraterrestres entran en contacto con Descartes parece un poco forzada, pronto se pierde esa sensación ante la fantástica formulación de las culturas y mundos alienígenas que Paulorena nos ofrece.

En una entrevista que le hizo NGC 3660 Paulorena explicaba que había ideado las diversas culturas, incluyendo la humana, partiendo de la idea de un trío de civilizaciones que reflejasen los conceptos de crimen, víctima y justicia (tan sólo por el hecho de que la idea se la inspiró la película "Mistic River" del maestro Clint Eastwood este hombre ya merece un respeto). De esta manera sus civilizaciones extraterrestres son delicadas o endurecidas (nunca mejor dicho, por cierto) respondiendo a la función que desempeñan en la historia. Aún así los conceptos de quién desempeña qué labor a lo largo de la obra no aparecen siempre tan claros como en un principio se pudiera suponer y es de agradecer puesto que de esa forma el libro quizás hubiese resultado demasiado maniqueo e inmovilista cuando en realidad rebosa vitalidad y movimiento.

El tercer capítulo, “Civilización estelar”, concluye la novela y es un fin lógico y digno de todo lo expuesto anteriormente donde las civilizaciones humanas y alienígenas interactúan de la forma que era previsible visto el desarrollo de la historia, la ambición humana y las previsiones fallidas, y donde las catástrofes se suceden pero siempre queda margen un pequeño margen para la esperanza. Si durante la primera parte es Charley y su círculo, amigos, discípulos y familia, los que hacen avanzar la historia, en esta última su mujer queda en el centro de la misma junto a fiel Descartes. La escena en que éste último rememora para Cassandra el momento en que Charley y ella se conocieron es de los más hermosos del libro.

Descartes, de cualquier forma, es el protagonista absoluto de la novela, tal y como el título "DSK3" revela. Desde el primer momento se dirige a nosotros en primera persona, ya esté en la habitación de Charley como una caja de galletas, en la colonia lunar con su cuerpo humanoide, en un planeta de alma ígnea o buscando nuevas colonias en galaxias distantes. Este nuevo ser se dirige siempre al lector con sencillez, de forma directa, quizás sea por eso que a veces parezca que el lenguaje es demasiado corriente, en exceso simple, pues carece de recursos literarios y lingüísticos que hubieran podido darle más brillantez, sin duda, pero que no cuadrarían ni con el espíritu de la historia ni con el carácter de su protagonista.

Es por todo ello que la mejor baza de la obra se muestra en los diálogos, de una efectividad pasmosa pese a su simplicidad de fondo. Los personajes se expresan de una manera tan directa que nos parecen siempre comprensibles pese a sus características o formas. “Xenos” es en este sentido particularmente brillante al dar voz a las distintas razas extraterrestres que pueblan el mundo de Paulorena. Sin embargo, el equilibrado tono de Descartes es el que da cuerpo a todo el relato, desde el primer al último capítulo, sin dejar que el resto de personajes, a excepción de Charley y su mujer, tengan una presencia demasiado profunda, sin que lleguen a desarrollarse en todo su potencial. Es quizás uno de los pocos peros que podrían ponerse a la novela junto a algún pasaje un poco atropellado y demasiadas definiciones de diccionario (al principio cuando el robot nada sabe se llevan bien pero a medida que la obra avanza algunas de ellas sobran claramente).

No creo yo, por otra parte, que la novela sea confusa ni mucho menos que las diversas líneas argumentales no confluyan de forma casi perfecta con el discurrir de la trama. Entiendo por otra parte por qué algunos críticos han achacado este error a la obra que yo atribuyo únicamente a la forma en que ha sido publicada.

El único gran error que yo veo a "DSK3" es que ha sido publicada en dos volúmenes sin atender a la concepción total de la novela ideada para ser publicada en un solo tomo. Primero apareció "DSK3" en Espiral Ciencia Ficción este año pasado y hace poco menos de un mes "Xenos" autopublicado por el propio escritor. Teniendo en cuenta que “Xenos” era el capítulo central de la novela, donde se explicaba el contacto de Descartes con los extraterrestres, su aprendizaje entre ellos y la comprensión de sus culturas, al arrancar esta parte del total de la obra esta perdía no sólo buena parte de su maravilla sino que la aparición intempestiva de estas civilizaciones en el capítulo final se presentaba de pronto acelerada y poco detallada. Paulorena intentó evitar esta impresión añadiendo resúmenes de la experiencia de Descartes junto a los extraterrestres pero el mal ya estaba hecho.

En el fondo subyace el eterno problema de los nuevos escritores en este país: sin pararse a ver su calidad, las editoriales importantes prefieren decir no por sistema si estamos ante una novela de género (y aquí incluyo ci-fi, fantasía o terror) y más si el escritor es desconocido y novel. Es por ello que cuando a Paulorena se le ofreció la oportunidad de publicar con una editorial de prestigio como Espiral Ciencia Ficción no lo dudó. El problema radicó en que la editorial, al depender de suscripciones, publica libros en un determinado formato y con un número limitado de páginas, y por ello el escritor prefirió cercenar la novela antes que dejarla dormir sin más el sueño de los justos. Por supuesto, en cuanto Paulorena ha podido permitírselo "Xenos" ha visto la luz y de ahí la autopublicación a la que ha añadido una presentación que me parece del todo prescindible y unos prolegómenos y epílogo mucho más respetables. De todas formas creo que, hasta que alguna editorial la publique como se merece, se debería adquirir los dos libros y leerlos de forma ordenada pese a que el propio autor diga que se pueden leer de forma independiente… Bueno, es posible pero, la verdad, a mí me parece mucho menos satisfactorio.

Así pues recomiendo rascarse un poco el bolsillo (un par de libros de la saga Star Wars valen más que estos dos y, desde luego, para mi son mucho menos satisfactorios) y adquirir los dos volúmenes. Les aseguro que no se arrepentirán. Paulorena sabe escribir y lo hace muy bien. Denle algunos años y algunos libros más (publicados como se merecen, por favor) y este hombre dará mucho que hablar en el panorama nacional.

Tiempo al tiempo.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de La Gente del Cielo, de Verónica Figueirido
Portada de Todo lo que desaparece, de Carlos F. Castrosín
Portada de La marcha de las anémonas, de Lilian Duery
Portada de Devoradores, de David Calleja Cuñado
David Calleja Cuñado
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?