Entre las novedades de octubre de Fandogamia editorial se encontraba Zinzyde, un cómic de estilo manga y género BL de la autora española Klaux que hizo saltar mi radar fujoshi en cuanto se anunció.

Así que cuando cayó en mis garras no tardé en devorarlo, y ahora lo destriparé un poquito para contarte si vale la pena echarle el guante.

La ópera prima de Klaux, nos lleva hasta una ciudad entre montañas, que cada año se ve asolada por Zinzyde, una poderosa tormenta que solo el fuego de sus torres puede repeler. Sanya y Zima son dos jóvenes amigos de la infancia que han tomado caminos diferentes: Sanya es un soldado de la ciudad bajo las órdenes del general Resk; mientras, Zima ha elegido una vida como ladrón en la banda de lobos de Heinryk. Pero ninguno de los dos ha renunciado al otro, ni al amor que los une. Aunque, con Zinzyde a las puertas de la ciudad, eso está a punto de cambiar, y los chicos deberán decidir qué vale más: su lealtad hacia sus superiores, o lo que sienten el uno por el otro.

De esta forma, el cómic nos presenta una clásica historia de división de lealtades que, si bien no es el súmmum de la originalidad, su trama resulta solvente y entretenida. Klaux consigue que nos interesemos por los dilemas de sus protagonistas y por las figuras de autoridad detrás de ambos, que se guardan una de esas rivalidades eternas que tan épicas pueden llegar a ser. Aunque en Zinzyde a Resk y Heinryk les falta mucho desarrollo para alcanzar ese nivel. Una pena que la autora no explotase más la relación entre ambos, pues prometía dar mucho juego.

El resto de secundarios responden a roles preestablecidos, y si bien cumplen su función no destacan lo suficiente como para acaparar la atención del lector más allá de no saber si uno de ellos te cae bien o mal, pues no se decide si ayudar o fastidiar a uno de los protas.

Claro que en los BL raramente el foco se sale de los protagonistas, y Zima y Sanya cumplen como tales. Sus personalidades están bien desarrolladas, y cada uno tiene dudas, miedos y esperanzas propios con los que es fácil empatizar. Reconozco que he sufrido por momentos cuando se ven obligados a enfrentarse.

Otra de las cosas que Fandogamia nos prometía para Zinzyde era “mandanga de la buena” y, siendo realistas, la mitad de los lectores hemos venido para eso. Tranquilidad, sí que hay mandanga. Y, para mi sorpresa, está muy bien utilizada: el sexo entre los chicos se da de forma natural y con total normalidad, sin forzarlo en la historia, cosa que a muchos yaoi nipones les falta y que se agradece infinitamente.

Entrando ya en el apartado artístico, el estilo de Klaux no está mal. Si bien se nota la influencia del manga, su dibujo tiene personalidad propia y aire europeo. El diseño de personajes es bastante atractivo, aunque su estilo un tanto sucio hace que las escenas de acción resulten algo confusas. Si a ello le unimos que las líneas no están del todo definidas, llegando a verse pixeladas en algunas viñetas, nos queda un cómic mejorable a nivel visual. No obstante, la habilidad narrativa es algo que se adquiere con la experiencia, y estos pequeños fallos son perdonables si al final la historia te entretiene.

Y Zinzyde lo hace. No rebosa originalidad precisamente, tiene algún que otro fallo y, por supuesto, cosas que se podrían mejorar. Pero logra que te intereses por los protagonistas, su universo y su relación. Que los quieras y que desees que sigan juntos a pesar de todas sus diferencias. Que cojas el tomo y ya no lo sueltes más hasta que lo terminas. En definitiva, que disfrutes de él. Y, en mi humilde opinión, esa es la finalidad definitiva de cualquier historia, sea en el formato que sea.

Así que si eres fan del BL y buscas un tomo ligero y entretenido, Zinzyde no te defraudará.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.