La sonda lunar Chang'e-4, fotografiada desde el rover Yutu-2
La sonda lunar Chang'e-4, fotografiada desde el rover Yutu-2. El dispositivo de medición de la radiación en la luna de Kiel se encuentra a la izquierda detrás de la antena. Crédito: © CNSA / CLEP.

Los futuros exploradores lunares serán bombardeados en la superficie del satélite con dos o tres veces más radiación que los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional, un peligro para la salud que requerirá refugios de paredes gruesas para su protección, según informaron científicos el viernes. El módulo de aterrizaje de China en el otro lado de la luna está proporcionando las primeras mediciones completas de la exposición a la radiación en la luna, información vital para la NASA y otros que tienen como objetivo enviar astronautas a la luna, señaló el estudio.

Un equipo chino-alemán informó sobre los datos de radiación recopilados por el módulo de aterrizaje, llamado Chang’e 4 por la diosa china de la luna, en la revista estadounidense Science Advances. “Este es un logro inmenso en el sentido de que ahora tenemos un conjunto de datos que podemos usar para comparar nuestra radiación” y comprender mejor el riesgo potencial para las personas en la luna, comentó Thomas Berger, físico del instituto de medicina de la Agencia Espacial Alemana.

Los astronautas recibirían de 200 a 1.000 veces más radiación en la luna que la que experimentamos en la Tierra, o de cinco a 10 veces más que los pasajeros de un vuelo de una aerolínea transatlántica, señaló Robert Wimmer-Schweingruber, de la Universidad Christian-Albrechts en Kiel, Alemania. “La diferencia es, sin embargo, que no estamos en ese vuelo durante tanto tiempo como lo estarían los astronautas cuando exploren la luna“, comenta Wimmer-Schweingruber.

El cáncer es el riesgo principal de la radiación en la luna

Los seres humanos no están hechos para estos niveles de radiación y deberían protegerse cuando estén en la luna“, añade. Los niveles de radiación deberían ser prácticamente los mismos en toda la Luna, excepto cerca de las paredes de los cráteres profundos, puntualiza Wimmer-Schweingruber. “Básicamente, cuanto menos veas del cielo, mejor. Esa es la fuente principal de radiación“.

Wimmer-Schweingruber señala que los niveles de radiación están cerca de lo que habían predicho los modelos matemáticos. Los niveles medidos por Chang’e 4, de hecho, “concuerdan casi exactamente” con las mediciones de un detector en un orbitador de la NASA que ha estado dando vueltas alrededor de la luna durante más de una década, según Kerry Lee, experto en radiación espacial en el Centro Espacial Johnson de Houston. “Es agradable ver la confirmación de lo que creíamos y nuestra comprensión de cómo la radiación interactúa con la luna es la esperada“. Lee no participó en el estudio dirigido por China.

En un esquema detallado publicado esta semana, la NASA comentó que el primer par de astronautas en aterrizar en la luna bajo el nuevo programa Artemis pasaría aproximadamente una semana en la superficie lunar, más del doble de lo que lo hicieron las tripulaciones del Apolo hace medio siglo. Las expediciones durarían de uno a dos meses una vez que se establezca un campamento base.

La NASA está buscando situar astronautas en la Luna para fines de 2024, un ritmo acelerado ordenado por la Casa Blanca, y en Marte en algún momento de la década de 2030.

Las paredes de un refugio hecho con tierra lunar deben tener exactamente 80 centímetros de espesor

La agencia espacial confirmó que tendrá detectores de radiación y un refugio seguro a bordo de todas las cápsulas de la tripulación Orion que vuelen a la luna. En cuanto a los módulos de aterrizaje reales, tres equipos corporativos separados están desarrollando su propia nave con la supervisión de la NASA. Para el primer alunizaje de Artemis, al menos, los astronautas vivirán en la parte de ascenso de su módulo de aterrizaje.

Los investigadores alemanes sugieren refugios construidos con tierra lunar, material fácilmente disponible, para estancias de más de unos pocos días. Las paredes deben tener 80 centímetros de espesor, según ellos. Cualquier muro más espeso y su suciedad emitirá su propia radiación secundaria, creada cuando los rayos cósmicos galácticos interactúan con el suelo lunar.

Así que, en este sentido, ¡creo que las paredes de los castillos europeos serían demasiado gruesas!” bromeó Berger.

Fuente: Science Advances.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.