Entre las novedades manga de enero y febrero de Norma Editorial nos llegaban los tomos 8 y 9 de “Last Game”, el divertido y dulce shojo ligero de Shinobu Amano. A falta de dos volúmenes para finalizar, la obra enfila su recta final con unos capítulos en los que los sentimientos de los personajes y los malentendidos se hacen protagonistas.

Si no estás al día o no conoces este shojo, te advierto que este artículo contendrá spoilers hasta el tomo 7, por lo que lee bajo tu propia responsabilidad. También puedes ir a las reseñas anteriores, que te enlazamos aquí.

En “Last Game” 8, Kujo finalmente se da cuenta de sus verdaderos sentimientos y, a pesar de las dudas y los nervios que esta verdad le provoca, decide ser honesta consigo misma y con quienes le rodean (excepto con Yanagi, claro, que sigue malinterpretándolo todo; ¿qué clase de shojo sería este si no?).

Entre charlas de chicas y días de compras, también habrá dos citas con Kei y Yanagi respectivamente. ¿Tendrá éxito Kujo implementando las técnicas que ha leído en ese libro sobre relaciones amorosas?

Last Game” 9 es el tomo de los malentendidos por antonomasia. ¿Sabéis ese momento recurrente en los manga shojo en el que tanto él como ella saben que se gustan, pero en vez de declararse se ponen a rizar el rizo? Pues ya ha llegado: Kujo se queda a dormir en casa de Yanagi, la familia de este termina creyendo que es su novia y él intenta convencerse de que la chica solo quiere ser su amiga. Por su parte, Kujo piensa que a Yanagi le gusta otra chica… y ya tenemos el caldo de cultivo perfecto para un montón de situaciones tontas que han terminado por frustrarme. ¿Es que no pueden confesarse de una vez?

Aunque, en el otro lado de la balanza también tenemos algunos de los momentos más tiernos del manga, y podremos conocer un poco más sobre Yanagi y su familia (con la primera pero breve aparición de su padre).

La obra continúa apostando por un tono ligero, muy divertido y con el puntito justo de drama. En “Last Game” 8 y 9, no obstante, las emociones afloran y ganan protagonismo, haciendo que (además de querer matarlos por tontos), adores todavía más a Kujo, Yanagi y a algunos secundarios como Kei, que tiene también su doloroso momento de gloria.

El dibujo de Shinobu Amano se mantiene en su línea elegante y limpia, con personajes sencillos pero expresivos y predominancia de estos sobre fondos básicos o inexistentes. Dada la cantidad de instantes dulces de ambos volúmenes, nos encontramos con bastantes imágenes amplias, intensas y emotivas, toda una delicia para la vista.

En definitiva, y aunque el tomo 9 sea algo frustrante, “Last Game” sigue siendo un buen shojo, muy entretenido y divertido, que se devora en un instante. Una apuesta ideal si buscas una lectura ligera y tierna que, aunque cae en algunos de los recursos típicos del shojo, también tiene mucha personalidad y unos protagonistas que roban el corazón.

Si te gusta el género, dale una oportunidad. Y si ya lo estás siguiendo, ¿qué te han parecido estos dos volúmenes?

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.