Hit & Run Netflix 2021

Pocas cosas hay en ‘Hit & Run’ (Netflix, 2021) que resulten entretenidas y, las que lo son, es durante muy poco tiempo, hasta que la misma evolución errática de la serie las convierte en chabacanas, cuando no en ridículas. Lo primero es la trama.

El inicio es, sin duda, prometedor: una bailarina estadounidense vive en Israel con su marido, Segev, cuando ella muere atropellada. Lo que, inicialmente, parece un accidente con fuga, pronto se rebela como parte de una trama dónde su muerte tiene mucho más trasfondo del que parece. Para resolverlo, por suerte, Segev se muestra mucho más eficaz de lo que los presuntos asesinos esperarían. Él fue un exmilitar que, con muchos amigos bien situados y con recursos a su disposición, hará todo lo que está en su mano para resolver las incógnitas de la muerte de su mujer.

‘Hit & Run’ es una serie más visual que narrativa, más emocional que lógica

El problema es que esta sinopsis evoluciona de forma cada vez menos coherente y creíble hasta, por momentos, bordear la hipérbole y la caricatura. El personaje de Segev, por ejemplo, que comienza siendo un exmilitar de élite, pronto se nos rebela como algo más parecido a un matón de barrio que a un experto en seguridad e inteligencia: actúa antes de preguntar e incluso, a veces, toma decisiones en contra de sus propios intereses. La actuación de Lior Raz está, además, muy por debajo de lo esperado en un personaje que, si sobre el papel se rebela como aparentemente complejo y con muchos matices, su interpretación exagerada acaba aplanando y reduciendo a la mínima expresión.

Tampoco los flashbacks ayudan a definir a Segev como el hombre sagaz que, supuestamente, es. A la hora de explicar los engaños, los dobles sentidos, las ocultaciones y las mentiras que lo sostienen todo, uno acaba sonrojándose ante la clarividencia de las situaciones más que indignarse por su malignidad. Algo catastrófico que deja mal a los personajes y convierte el desarrollo de la trama en absurdo, más cuanto ésta más avanza.

Y no nos podemos olvidar de unos secundarios pobres, reducidos a sus funciones de comparsa, maltratados al negarles un desarrollo mínimo y que cuentan, además, con un reparto mejorable en no pocos aspectos.

Pero si algo hay de positivo en esta serie es el manejo del clima de tensión: la música, las luces repletas de claroscuros, el juego con la narrativa… Ahí sí la serie se muestra eficaz. Es, de hecho, el único y más eficaz motor de la serie porque, si lo que queremos es buscarle sentido al guion, cada vez nos será más difícil seguir mirando a la pantalla.

‘Hit & Run’ (Netflix, 2021) es una serie más visual que narrativa, más emocional que lógica, dónde el sinsentido de la trama y las interpretaciones de medio pelo lastran una producción con recursos y atractiva al ojo. Lástima que la cabeza no pueda soportarla.

Nota: 4/10

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Filólogo, politólogo y proyecto de psicólogo. Crítico literario. Lector empedernido. Mourinhista de la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.