De la mano del estudio Ryu Gotaku de SEGA, quienes son reconocidos por su excelente trabajo en el desarrollo de toda la franquicia Yakuza, nos llega esta adaptación a consolas de uno de las mangas más conocidos de todos los tiempos, Hokuto No Ken, (Fist of The North Star en occidente).

Y es que el estudio de Yakuza ha llevado con bastante acierto el universo de Kenshiro a la jugabilidad de su exitosa serie, adaptando por el camino muchas de sus señas de identidad, entre las que destacan su sistema de combate, entorno de exploración y libertad. Y por supuesto los minijuegos.

Nuestra aventura comienza cuando Kenshiro, maestro en el arte marcial Hokuto Shinken, parte en búsqueda de su amada Yuria, quien, tras un enfrentamiento en el que Kenshiro fue derrotado, fue llevada en contra de su voluntad con tal de protegerlo.

Aquí comenzarán los primeros pasos de una aventura que nos llevará a lo largo de un devastado mundo postapocalíptico totalmente inspirado en el universo del manga original, donde iremos visitando diversas localizaciones, ya sea a pie o en vehículo, y en el cual tendremos que interactuar y relacionarnos con una buena cantidad de personajes secundarios para lograr obtener pistas sobre el paradero de nuestra amada Yuria.

Los primeros compases de este Fist of the North Stars: Lost Paradise se basarán principalmente en meter al jugador mediante escenas de video en la historia, mientras que muy sutilmente y de una manera sencilla muestran varias mecánicas, como son los combates o pequeñas interacciones con otros personajes para que se vaya familiarizando con la jugabilidad. Y lo consigue.

En primer lugar, a lo largo del juego veremos una buena cantidad de escenas de video en la que muchas de ellas se nos mostrará más información respecto a diversos personajes, consiguiendo en buena parte que todo aquel al que le atraiga la jugabilidad y estilo de juego del título, no se sienta desplazado porque desconozca el manga en el que está basado.

Por otro lado, tenemos una jugabilidad que es muy simple, pero efectiva. Y en el caso de los combates, aunque puede hacerse algo repetitivo, tienen una enorme profundidad gracias a su sistema de mejoras por experiencia de nuestro protagonista, que conforme vayamos realizando objetivos principales, secundarios y luchando, irá mejorando sus parámetros con los que desarrollar técnicas más demoledoras y sobre todo espectaculares.

Por lo que la exploración, minijuegos y cumplir algunas tareas secundarias estarán a la hora del día si queremos potenciar al máximo a nuestro protagonista o enterarnos de algunos detalles interesantes de otros personajes secundarios. El principal problema para muchos es que el juego nos llega subtitulado en inglés, algo impensable e incomprensible a fecha de hoy debido a la importancia de nuestra lengua en el mundo. Y es algo que las mayorías de editoras —incluso las más pequeñas— han sabido rápidamente adaptar todos sus lanzamientos como mínimo, dignamente subtitulado. Algo que sin lugar a dudas SEGA no tiene excusa alguna, pues seguimos viendo casos de la misma en otras grandes franquicias, como son la exitosa YAKUZA, la cual seguramente potenciaría sus ventas a la larga. Por lo que pensamos con total seriedad que es un error, pues os podemos asegurar que este Lost Paradise tiene potencial para atraer a un buen número de jugadores más allá de los que conozcan el manga original en el que está basado.

No obstante, a nosotros nos ha dado una veintena de horas de juego para completar toda la trama principal, varias tareas secundarias y dedicándole un buen rato a los minijuegos, como el de las cartas, poder jugar al clásico Hokuto No ken de Mega Drive o ser todo un barman profesional.

Durante la aventura nos encontraremos sin lugar a dudas con uno de los pilares fundamentales del juego. Los combates, que son uno de los pilares también del manga, y aquí el estudio Ryu Gotaku sabe bastante debido a su experiencia en la serie Yakuza, por lo que estamos delante de un juego que como bien mencionábamos anteriormente, tiene un sistema de lucha muy profundo, pero aun así en ciertos momentos —primeros compases— se pueden hacer bastante repetitivos.

Se basan en la pulsación de combos con cuadrado al repetir varias veces, a lo que podemos añadir en su variante triángulo, que tiene dos variantes, patada básica y patada cargada si lo mantenemos pulsado. Con estos dos botones y combinándolos, logramos tener un amplio abanico de golpes y combinaciones que serán rematadas con el botón círculo en el momento adecuado; concretamente cuando hayamos bajado la energía a un enemigo lo suficiente tras los combos. Al pulsar círculo desencadenaremos una combinación letal que simplemente son los ataques reconocidos de Kenshiro a lo largo del manga original, y quedeberemos llevar acabo con una secuencia de QTE.

Aparte tendremos la posibilidad de ponernos en guardia con R1 y que si mantenemos pulsado mientras pulsamos equis en el momento adecuado, podremos hacer una evasiva o esquive que nos dará ventaja sobre el enemigo, momento oportuno para realizar una buena cantidad de combos sobre él.

Finalmente, pulsando R2 entramos en el modo rabia, quese activa con forme vayamos encadenando secuencias de golpes especiales sobre nuestros enemigos y nos haremos imparables durante un tiempo limitado, donde nuestros golpes hacen más daño de lo habitual, por lo que será mejor usarlo cuando realmente lo necesitemos contra grupos de enemigos muy multitudinarios.

Encontramos algunos detalles que se han podido desarrollar más a la hora de los enfrentamientos en Lost Paradise, y es que en ciertos momentos durante los combates podemos perder algo de precisión a la hora de realizar cierto ataque o al recibir golpes de los enemigos. Y también, aunque es acertado por el universo en el que está inspirado, encontramos que la mayoría de los enemigos responden igual y realizan las mismas pautas en los combates, teniendo entre ellos diferencias mínimas basadas simplemente en el tamaño del enemigo; cuanto más grande es, más fuerte, y algún que otro movimiento nuevo o diferente tiene respecto a l resto de enemigos.

También nos encontramos con algunos combates especiales, como el que disfrutaremos en las primeras horas en el coliseo, donde tendremos que hacer frente a un gigante enorme, y a pesar de lo espectacular que es la situación y todo lo que podía haber dado de sí, se quedan simplemente en la pulsación reiterada del botón cuadrado o acciones determinadas, junto con la aparición de algunos QTE.

Kenshiro como norma general responde bastante bien a todas nuestras indicaciones con el pad y el sistema de progresión nos ayudará bastante a la hora de abrirnos pasos en las cantidades elevadas de enemigos que tendremos en pantalla. Especialmente tendremos que profundizar mucho más en el sistema de combate y dejar de lado el machacamiento de botones en niveles superiores de dificultad, que será un reto para todos aquellos que quieran obtener todos los secretos y retos al cien por cien de la aventura.

Pasando al apartado técnico, tenemos un juego que se mueve con soltura a 1080p de resolución y a 60 FPS estables como una roca en todo momento, incluso en el momento de los combates, donde no decae en ningún momento.

Por otro lado, tenemos unas expresiones y animaciones muy al estilo del manga y anime en el que está inspirado, y todo ello bajo el motor de la serie Yakuza, por lo que os podéis hacer una idea de lo estupendamente detallado que está en líneas generales tanto escenarios —algunos más vacíos— como personajes principales y secundarios.

Lo que sí echamos algo más en falta es en la variedad de los enemigos, pues buena parte de la aventura la pasaremos luchando contra oleadas de enemigos y esto se termina por hacer mella en el jugador, el cual ve constantemente cómo se machaca en muchas ocasiones a clones de un mismo enemigo.

Por lo que respecta a los escenarios, ya lo hemos mencionado con anterioridad, pero también es cierto que parte de ese «vacío» que vemos en los escenarios se deben a una cuestión artística, dado que en el universo en el que está basado hace hincapié en la escasez en general de oportunidades que tienen las personas tanto en lo físico como en lo emocional. Y creemos que en muy buena parte se ha recogido a la perfección.

Si es cierto que encontramos alguna que otra textura a baja resolución en algunos momentos o que en ciertos aspectos se recicla algún que otro contenido entre los NPCs, pero no es algo que desentone en exceso.

Finalmente, respecto al sonido tenemos el doblaje original japonés, que os aconsejamos sin lugar a dudas, y el inglés. Y es que el esmero y trabajo de los dobladores japoneses están muy por encima del realizado en occidente. Ya que hablamos de un doblaje que opaca por completo a la BSO, dando lugar a una caracterización de los personajes brutal, especialmente a resaltar a Kenshiro, y a la voz en off que nos indica que tipo de ataque final hemos realizado sobre nuestros enemigos. Sin lugar a dudas se llevan todo el protagonismo.

Finalmente tenemos unos buenos efectos de sonido tanto ambientales y de fondo como en especial los centrados en específico a la hora de los enfrentamientos, donde, junto con las voces japonesas, se llevan absolutamente todo el protagonismo sonoro del juego.

En definitiva, Ryu Gotaku ha sabido llevar de manera notable este primer gran salto de Hokuto No Ken a consolas después de tantos años en el limbo. Tenemos esperanza de que no solo se quede en esto y Sega esté dispuesta nuevamente a que el estudio Ryu Gotaku se ensalce en la aventura de llevar a Kenshiro a nuevas posibilidades en futuras entregas.

Nosotros basándonos en la experiencia de lo vivido tras acabar esta aventura de Kenshiro en PS4, estamos casi seguros de que lo volveremos a ver más pronto de lo esperado.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.