El pan de la guerra (Netflix)

La Historia suele enseñarse a partir de grandes hechos y fechas señaladas, mapas, análisis sociopolíticos y tácticos, testimonios e interpretaciones de grandes autores e investigadores. Pero a veces el valor de las pequeñas historias resulta esencial para comprender cómo los tiempos convulsos afectan a la vida diaria de millones de personas, y cómo podemos prevenir grandes catástrofes que se repiten de forma cíclica en la historia de este pequeño mundo que habitamos. Ese es el propósito de la película de animación “El pan de la guerra” (“The Breadwinner”, Cartoon Saloon, 2017), que ahora puede verse en la plataforma de streaming Netflix.

Esta pequeña perla de la animación adapta la novela homónima de la autora canadiense Deborah Ellis publicada en 2002 y ambientada en Afganistán, en pleno régimen talibán, y está calificada para mayores de 12 años, por motivos obvios. La cinta fue dirigida por la animadora, directora, guionista, productora y actriz de voz Nora Twomey, con guion de ella misma y Anita Doron, y coproducida por Angelina Jolie, y recibió una nominación para los Oscar en la categoría de Mejor Película de Animación.

“El pan de la guerra” es un testimonio animado de hora y media de duración, básico para comprender la vida bajo el régimen dictatorial talibán

La autora de la novela original, Deborah Ellis, entrevistó durante varios meses a mujeres y niñas en los campamentos de refugiados en Pakistán y Rusia antes de iniciar la escritura de la novela. Las duras experiencias narradas por estas refugiadas trasladan sus intentos por sobrevivir y mantener su humanidad en un entorno cada vez más empobrecido, material y culturalmente, algo que se ve reflejado tanto en la novela como en esta película.

“El pan de la guerra” sigue las andanzas de Parvana, una niña de once años que vive en Kabul durante el primer gobierno de los talibanes. Nurullah, su padre, fue profesor de Historia y su madre Fattema locutora de radio, pero ambos perdieron sus trabajos cuando comenzaron los bombardeos sobre la capital afgana. La familia se completa con la hermana mayor de Parvana, Soraya, y sus dos hermanos menores, Maryam y Alí.

Todos ellos sobreviven a duras penas vendiendo sus últimas pertenencias valiosas, y ejerciendo de traductores y escribientes de cartas en un puesto improvisado del mercado. Cuando Nurullah es arrestado por los talibanes, Parvana intentará seguir trabajando en la calle, pero bajo el régimen talibán las mujeres han de llevar burka y tienen prohibido trabajar, e incluso caminar por la calle sin una figura de autoridad masculina.

Un aviso a navegantes de lo que puede suceder en cualquier lugar del mundo cuando el fanatismo se impone y los derechos humanos pasan a ser perseguidos

Tras recibir una paliza, Parvana toma una determinación: se disfrazará de niño con las ropas de Sulayman, su hermano fallecido, y acudirá al mercado como antes para ganarse la vida y seguir llevando comida a su casa. Nuestra protagonista deberá sortear toda clase de peligros para mantener su identidad ficticia, al tiempo que se abre a un mundo cada vez más hostil a su género en una sociedad volátil, con la muerte esperándola en cada rincón. Desesperada por tener noticias de su padre, se verá obligada a acudir a la cárcel, el lugar más peligroso de la ciudad.

“El pan de la guerra” es un testimonio animado de hora y media de duración, básico para comprender la vida bajo el régimen dictatorial talibán, la dureza que la sharía impone a las mujeres y cómo el espíritu de la juventud se enfrenta con valor ─y también temor, por supuesto─ al peligro y las injusticias diarias. Y por qué no decirlo, un aviso a navegantes de lo que puede suceder en cualquier lugar del mundo cuando el fanatismo se impone y los derechos humanos pasan a ser perseguidos.

El pan de la guerra (Netflix)Parvana es una niña asustada por el arresto de su padre, la precaria salud de su madre y las dificultades para obtener lo básico y subsistir en un entorno hostil. Su infancia se ve interrumpida de raíz por la espada del fanatismo, pero en medio de la violencia y la incomprensión, su valor y sus ganas de vivir se erigen en sostén de toda su familia y en su propia reafirmación como mujer y como ser humano. Su desparpajo y fuerza contrastan con el miedo paralizante que las nuevas reglas de los talibanes infunden en el resto de la población, pero esto también tiene un coste, la amenaza constante y la posibilidad siempre presente de morir a manos de cualquier dictadorzuelo ebrio de poder. Mientras lleva comida a casa, Parvana conocerá a una niña en su misma situación, Shauzia, con quien compartirá necesidades, aventuras, esperanzas y desventuras.

Un hilo de esperanza en las historias del pasado

“El pan de la guerra” es una historia dura, con una narrativa afilada que ni su directora ni su guionista pretenden endulzar en ningún momento, pero capaz de trazar y seguir un hilo de esperanza en un entorno asfixiante y descorazonador, en el que no sólo la supervivencia puede ser posible a través de las lágrimas, sino en el que también la esperanza puede encontrar un pequeño hueco en el que medrar para alcanzar tiempos mejores.

En esta película experimentaremos el fanatismo y la maldad y la intolerancia más absolutas, pero también veremos manos tendidas, corazones llenos de ánimo y fuerza y el valor de las historias de ficción, capaces de sostener mentes asediadas por una realidad tosca y llena de absolutos, en la que los grises o la simple risa inocente no tienen cabida, sobre todo si provienen de una mujer.

El pan de la guerra (Netflix)Las noticias diarias nos informan sobre la vida en Afganistán ahora que los talibanes se han hecho de nuevo con el poder en Afganistán, pero sólo historias como “El pan de la guerra”, basada en testimonios reales, son capaces de transmitirnos de forma empática cómo de nuevo la intolerancia religiosa de unos traficantes de drogas organizados está afectando a la población de ese país, especialmente a la parte femenina. Quizá nos demos cuenta de cómo la intolerancia se está abriendo paso en nuestro país (y otros), de cómo hemos aparcado el diálogo, nos hemos polarizado en exceso y hemos desterrado los matices a la hora de relacionarnos entre nosotros.

Quizá “El pan de la guerra” logre enseñarnos algo… Al fin y al cabo esa puede ser una de las funciones del arte.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.