Estrella de mar
Estrella de mar (crédito: Pixabay/CC0 Public Domain).

Las estrellas de mar se alimentan de una manera extraña: sacan el estómago de la boca cuando se encuentran con una comida sabrosa como un mejillón o una ostra, y luego digieren la presa elegida fuera de su cuerpo. Estudios anteriores han demostrado que moléculas similares a la oxitocina, la “hormona del amor” humana, hacen que la estrella de mar extienda el estómago fuera de la boca e inicie la alimentación. Sin embargo, no se sabía qué sustancias químicas tienen el poder de hacer lo contrario y terminar con la conducta alimentaria en estos animales.

Utilizando la estrella de mar común Asterias rubens para experimentos, el equipo de investigación analizó los efectos de los neuropéptidos de tipo SK / CCK, un tipo de hormona conocida por inhibir la alimentación en humanos e insectos. Descubrieron que cuando inyectaban estas hormonas en la estrella de mar, este animal retraía el estómago. Incluso cuando los científicos le presentaron a la estrella de mar su comida favorita, un mejillón, encontraron que las estrellas de mar estaban menos inclinadas a alimentarse después de haber sido inyectadas con neuropéptidos de tipo SK / CCK.

Estos hallazgos con la estrella de mar proporcionan nueva evidencia de que los neuropéptidos de tipo SK / CCK tienen un papel evolutivamente conservado como reguladores inhibidores de la alimentación

Las estrellas de mar pertenecen a un grupo de animales conocidos como equinodermos. Los equinodermos ocupan una posición evolutiva única, actuando como un “eslabón perdido” entre vertebrados e insectos bien estudiados como la mosca de la fruta, Drosophila. Esta característica hace que las estrellas de mar y otros equinodermos, como los erizos de mar, sean modelos animales útiles para ayudar a llenar los vacíos en nuestra comprensión de cómo evolucionaron las diferentes proteínas.

La Dra. Ana Tinoco, asistente de investigación postdoctoral en Queen Mary University of London y una de las autoras principales del estudio, afirma que “la forma inusual en que las estrellas de mar se alimentan cuando desplazan el estómago fuera de la boca, las convierte en un buen modelo para estudiar los químicos que regulan procesos de alimentación. Si bien ya sabíamos que este tipo de hormona era importante para la alimentación, lo fascinante es que el papel importante de estos productos químicos en la alimentación de otros animales se ha conservado en las estrellas de mar a pesar de su comportamiento de alimentación dramáticamente diferente, la falta de cerebro y su diseño corporal único“.

Posible utilidad para tratar los transtornos alimentarios

El profesor Maurice Elphick, profesor de fisiología y neurociencia en Queen Mary, comenta que “nuestros hallazgos proporcionan nueva evidencia de que los neuropéptidos de tipo SK / CCK tienen un papel evolutivamente conservado como reguladores inhibidores de la alimentación. El descubrimiento de neuropéptidos de tipo SK / CCK en estrellas de mar También podría ser útil para el desarrollo de nuevos fármacos para tratar los trastornos alimentarios. Para lograr esto, es necesario realizar más investigaciones para determinar la estructura 3D de las proteínas receptoras que median los efectos de los neuropéptidos de tipo SK / CCK en humanos y otros animales”.

Con los recientes avances en el uso de la inteligencia artificial para determinar las estructuras de las proteínas”, concluye Elphick, “el potencial de utilizar la investigación científica básica como esta para desarrollar nuevas opciones de tratamiento se vuelve mucho más factible“.

Fuente: eLife.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros, Ciencia y Cine/TV. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.