Cuando hablamos de juego de estrategia por lo general todos pensamos en juegos de ordenador, quizás los más puros junto con los FPS. Quien más quien menos ha oído hablar de una franquicia que últimamente estaba bastante olvidada, pues desde la entrega para móviles que se lanzó a finales de 2018 llamada Rivals, tendríamos que remontarnos hasta 2010 para jugar a Tiberian Twilight (realmente en 2012 tuvimos Tiberium Alliances, aunque al ser un juego de navegador online realmente no se tiene demasiado en cuenta).

En esta remasterización, además de un lavado de cara y puesta a punto para equiparar su aspecto a las exigencias del presente, nos incluyen ciertas mejoras que harán las delicias de los fans: el juego base, Red Alert, las misiones que salieron en exclusiva para consolas (con sus respectivas cinemáticas) y las expansiones de ambos juegos. Para que os hagáis una idea, el pack completo incluye más de 100 misiones de su modo campaña, más de 250 mapas multijugador, y además la posibilidad de instalar mods por parte de la comunidad.

Comparando estéticas

Es cierto que a algunos no les agrada del todo las remasterizaciones y la mejora gráfica, porque se pierde el punto de añoranza y nostalgia del original. El problema del software antiguo es que a veces es muy difícil hacerlo funcionar en sistemas operativos nuevos (ejem Age of Empires y sus océanos rosados), incluso llegando a ser totalmente incompatibles. En esta ocasión el trabajo ha sido titánico pero antes de entrar en detalle me gustaría hacer mención a una característica que ya nos sorprendió con The Secret of Monkey Island Special Edition, y es que con el simple hecho de presionar un botón cambiaremos en tiempo real a los gráficos originales, sin cargas ni salidas al menú, ofreciéndonos la posibilidad de comparar en menos de un segundo cómo han mejorado los detalles y las texturas de nuestro juego. Brindo por ello.

El apartado técnico es muy bueno, han tenido en cuenta los diseños originales para modernizarlas: entrando en detalle, los gráficos originales de la época tenían una resolución de 320×200, pudiendo llegar ahora a alcanzar la friolera de 3840×2160 gracias al esfuerzo del equipo para llegar a los 4K. Si queremos más información, una sola unidad puede llegar a tener una definición superior a los 600 cuadros, una burrada lo que han conseguido los chicos de Petroglyph Games.

Pero la cosa no acaba ahí, pues el apartado musical no se queda atrás y tenemos una banda sonora remasterizada que hacen un total de más de siete horas, con más de 20 de sus pistas regrabadas en directo por su compositor original Frank Klepacki, acompañado por los Tiberian Sons. Podemos cambiar también para disfrutar de la original cuando nos apetezca, además de la utilización de una jukebox para elegir nuestra lista de reproducción personalizada.

En la otra parte de la balanza está el extinto material cinemático, el cual desentona bastante debido a que no se conservaron los originales por parte de EA y su falta de pensamiento a la hora de preservar sus creaciones (antes no existía ese pensamiento, sino que se lo digan a Square y Final Fantasy VIII). Las imágenes se han reescalado y la calidad se ve bastante borrosa, algo de lo que no tiene la culpa el estudio encargado de llevar a cabo ese trabajo. Que desentona, pues sí; que las cinemáticas de acción real ya eran un poco chorra hasta en su día, pues también. Mención especial a la comunidad, que ha estado en contacto directo con los encargados.

Disfrutable después de 25 años

Hoy en día estamos acostumbrados a consumir de manera alarmantemente rápida todo juego que nos interese, y algo que puede ser todo un boom pasa a ser olvidado en pocos meses a no ser que tenga un multijugador que le alargue la vida. La rejugabilidad y la importancia de crear una gran joya es cada vez más compleja, por eso nos atraen tanto los clásicos y volver a jugar a algo con lo que disfrutamos en nuestra infancia.

Con todo esto, seas jugador anterior de la saga (o incluso de los mismos juegos) o novel, Command & Conquer Remastered Collection será fácil de disfrutar para ti, porque sus historias enganchan a la vez que su jugabilidad es comprensible de empezar pero complicada de perfeccionar. Resumiré un poco la historia de ambos juegos:

  • Tiberian Dawn (el original) nos sitúa en un presente donde un asteroide impacta sobre la tierra, causando que un peligroso pero muy rentable material denominado Tiberio se expanda por toda la superficie de la tierra. Este elemento es tóxico y el GDI (una organización militar) intentará impedir que se propague mientras la Hermandad de Nod (grupo religioso liderado por Kane) manipula los medios bajo un mensaje totalitarista para el aprovechamiento de este mineral sin tener en cuenta su peligrosidad.
  • Red Alert es algo más caótico y disparatado, centrado al poco de terminar la Segunda Guerra Mundial la Unión Soviética comienza poco a poco a conquistar Europa, estallando un conflicto entre los países aliados (a los que se suman Japón e India) frente a la URSS, siendo Kane asesor directo de Stalin.

Pasaremos mucho tiempo en el campo de batalla, tanto en Tiberian Dawn como en su expansión The Covert Operations, las misiones que se incluyeron para Nintendo 64, Red Alert, sus expansiones Counterstrike y The Aftermath, y ciertas misiones secretas. Decir un número sería como lanzar una moneda al aire y esperar a que cayese de canto, ya que nosotros mismos marcamos el ritmo en RTS así como la rejugabilidad de las misiones.

El orden te hará conocer las mecánicas

Es posible que te llame más la atención del planteamiento de Red Alert, pero aconsejo que empieces a jugar en el orden real del juego ya que en la segunda entrega dan por sentado que conoces las mecánicas y unidades explicadas en Tiberian Dawn, así que tenemos que tener en cuenta eso. No es que Tiberian Dawn sea un paseo, pero te presentan la forma de jugar de una manera más pausada, sirviendo como entrenamiento mientras el nivel de dificultad aumenta.

Hay que tener en cuenta que la IA a veces hará cosas raras (por si lo echábais de menos), esto se traduce por ejemplo en que al seleccionar a un grupo de unidades alguna decida que no se va a mover, o que el camino que hay que tomar es el que le apetezca y de un rodeo o se quede bloqueado. El almacenamiento en vehículos también tiene su qué, impidiendo que salgan sus integrantes, o que salgan todos; en fin una ruleta rusa.

Entre las mejoras encontramos la inclusión de macros, poder cambiar la dificultad en medio de una campaña, la utilización del zoom, una barra de construcción de unidades mejorada a la que podemos acceder con teclas personalizadas… y una curiosidad que nos incluyen son escenas eliminadas del rodaje de acción real, aún con croma y todo, que podemos ir desbloqueando según vayamos completando misiones. El modo multijugador tiene la posibilidad de crear partidas personalizadas (obvio), pero también podemos realizar escaramuzas (con bots ajustando la dificultad) así como partida rápida que nos buscará a alguien similar a nuestra habilidad, pero no existen partidas clasificatorias, solamente las tablas de puntuación.

Mods para todos

La última cosa que me gustaría mencionar antes de la conclusión final es el creador de mapas, herramienta muy compleja y no apta para primerizos. Su dificultad hace que sea extremadamente personalizable, y es compatible con todos los mods de los juegos originales pero he de decir que los desarrolladores van a liberar el código fuente de ambos juegos para extender esta experiencia pudiendo por ejemplo crear nuevas unidades o alterar las normas del juego, añadiendo cientos de horas de diversión.

Conclusión

Command & Conquer Remastered Collection es un regalo para los amantes de los juegos de estrategia. Si bien es cierto que no es fácil hacerse al juego si te falta experiencia en este género, los fans que disfrutaron en su día están de enhorabuena gracias a que podrán volver a jugar a sus mods favoritos, además de que la declaración de liberar el código fuente asegura que la comunidad brindará miles de horas de entretenimiento al juego, aumentando así su disfrute y la extensión en el tiempo. El aspecto gráfico y estético es totalmente inmejorable, la conmutación de retro a remaster con una sola tecla asombrará a más de uno, la remasterización y regrabación de varias pistas de sonido le otorgan un toque añejo pero renovado. El incluir misiones extra como las de Nintendo 64 además de las expansiones es un detalle que disfrutaremos los más viciados, y aunque no hayan preservado los clips de acción real originales se agradece el esfuerzo que han hecho para adaptarlos, así como la inclusión de tomas falsas que nos harán sonreír más de una vez a lo largo de las cuatro horas de metraje desbloqueable. Si quieres tirar cientos de horas de RTS aquí tienes una muy buena opción con sabor viejuno.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.