Astronautas: Primera extracción de sangre del astronauta Tim Peake completada en el espacio. La muestra se tomó como parte del experimento MARROW
Astronautas: Primera extracción de sangre del astronauta Tim Peake completada en el espacio. La muestra se tomó como parte del experimento MARROW. Crédito: NASA.

Un primer estudio a nivel mundial ha revelado cómo los viajes espaciales pueden causar recuentos más bajos de glóbulos rojos, lo que se conoce como anemia espacial. El análisis de 14 astronautas mostró que sus cuerpos destruyeron un 54% más de glóbulos rojos en el espacio de lo que normalmente harían en la Tierra, según un estudio publicado en Nature Medicine.

«Ha habido informes constantes de anemia espacial cuando los astronautas regresan a la Tierra desde las primeras misiones espaciales, pero no sabíamos por qué ocurre«, comenta el autor principal, el Dr. Guy Trudel, médico de rehabilitación e investigador del Hospital de Ottawa y profesor de la Universidad de Ottawa. «Nuestro estudio muestra que, al llegar al espacio, se destruyen más glóbulos rojos, y esto continúa durante toda la duración de la misión del astronauta«.

Los investigadores encontraron que los astronautas estaban destruyendo un 54% más de glóbulos rojos durante los seis meses que estuvieron en el espacio, o 3 millones cada segundo

Antes de este estudio, se pensaba que la anemia espacial era una adaptación rápida a los fluidos que se desplazaban hacia la parte superior del cuerpo del astronauta cuando llegaba al espacio por primera vez. Los astronautas pierden el 10% del líquido de sus vasos sanguíneos de esta manera. Se pensó que los astronautas destruyen rápidamente el 10% de sus glóbulos rojos para restablecer el equilibrio, y que el control de glóbulos rojos volvía a la normalidad después de 10 días en el espacio.

En cambio, el equipo del Dr. Trudel descubrió que la destrucción de glóbulos rojos es un efecto primario de estar en el espacio, no sólo causada por cambios de fluidos. Lo demostraron midiendo directamente la destrucción de glóbulos rojos en 14 astronautas durante misiones espaciales de seis meses.

La ingeniera de vuelo Anne McClain en la cúpula con equipo biomédico para MARROW (MÉDULA)
La ingeniera de vuelo Anne McClain en la cúpula con equipo biomédico para MARROW (MÉDULA). Crédito: NASA.

En la Tierra, nuestros cuerpos crean y destruyen 2 millones de glóbulos rojos cada segundo. Los investigadores encontraron que los astronautas estaban destruyendo un 54% más de glóbulos rojos durante los seis meses que estuvieron en el espacio, o 3 millones cada segundo. Estos resultados no se vieron influenciados por el género de la persona.

Efectos a largo plazo, incluso mucho tiempo después del regreso a la Tierra

El equipo del Dr. Trudel hizo este descubrimiento gracias a técnicas y métodos que desarrollaron para medir con precisión la destrucción de glóbulos rojos. Estos métodos se adaptaron luego para recolectar muestras a bordo de la Estación Espacial Internacional. En el laboratorio del Dr. Trudel en la Universidad de Ottawa, pudieron medir con precisión las pequeñas cantidades de monóxido de carbono en las muestras de aliento de los astronautas. Se produce una molécula de monóxido de carbono cada vez que se destruye una molécula de hemoglobina, el pigmento rojo intenso de los glóbulos rojos.

Si bien el equipo no midió la producción de glóbulos rojos directamente, asumen que los astronautas generaron glóbulos rojos adicionales para compensar las células que destruyeron. De lo contrario, los astronautas terminarían con anemia severa y habrían tenido problemas de salud importantes en el espacio.

«Afortunadamente, tener menos glóbulos rojos en el espacio no es un problema cuando tu cuerpo no tiene peso«, asegura el Dr. Trudel. «Pero al aterrizar en la Tierra y potencialmente en otros planetas o lunas, la anemia que afecta a su energía, resistencia y fuerza puede amenazar los objetivos de una misión. Los efectos de la anemia sólo se sienten una vez que el astronauta aterriza y debe lidiar con la gravedad nuevamente«.

En este estudio, cinco de los 13 astronautas estaban clínicamente anémicos cuando aterrizaron; a uno de los 14 astronautas no le extrajeron sangre al aterrizar. Los investigadores vieron que la anemia relacionada con el espacio era reversible, y los niveles de glóbulos rojos volvían progresivamente a la normalidad tres o cuatro meses después de regresar a la Tierra.

El estudio tiene varias implicaciones para las estancias largas en el espacio y las misiones a otros planetas o lunas

Curiosamente, el equipo repitió las mismas mediciones un año después de que los astronautas regresaran a la Tierra y descubrió que la destrucción de glóbulos rojos todavía estaba un 30% por encima de los niveles previos al vuelo. Estos resultados sugieren que el astronauta pudo haber experimentado cambios estructurales en el espacio, que cambiaron el control de los glóbulos rojos hasta un año después de las misiones espaciales de larga duración.

El descubrimiento de que los viajes espaciales aumentan la destrucción de glóbulos rojos tiene varias implicaciones. En primer lugar, apoya la detección de astronautas o turistas espaciales en busca de enfermedades de la sangre o de salud existentes que se vean afectadas por la anemia. En segundo lugar, un estudio reciente realizado por el equipo del Dr. Trudel encontró que cuanto más larga es la misión espacial, peor es la anemia, lo que podría afectar las misiones largas a la Luna y Marte. En tercer lugar, el aumento de la producción de glóbulos rojos requerirá una dieta adaptada para los astronautas. Y finalmente, no está claro cuánto tiempo el cuerpo se puede mantener esta mayor tasa de destrucción y producción de glóbulos rojos.

Implicaciones para la rehabilitación de personas en la medicina terrestre

Estos hallazgos también podrían aplicarse a la vida en la Tierra. Como médico de rehabilitación, la mayoría de los pacientes del Dr. Trudel están anémicos después de estar muy enfermos durante mucho tiempo con movilidad limitada, y la anemia dificulta su capacidad para hacer ejercicio y recuperarse. Se ha demostrado que el reposo en cama causa anemia, pero se desconoce cómo ocurre. El Dr. Trudel cree que el mecanismo puede ser como la anemia espacial. Su equipo investigará esta hipótesis durante futuros estudios de reposo en cama realizados en la Tierra.

«Si podemos averiguar exactamente qué está causando esta anemia, entonces existe la posibilidad de tratarla o prevenirla, tanto para los astronautas como para los pacientes aquí en la Tierra«, insiste el Dr. Trudel.

Estos son los primeros resultados publicados de MARROW (MÉDULA), un experimento hecho en Ottawa que analiza la salud de la médula ósea y la producción de sangre en el espacio. El proyecto está financiado por la Agencia Espacial Canadiense y dirigido por el Dr. Trudel.

«Esta es la mejor descripción que tenemos del control de los glóbulos rojos en el espacio y después del regreso a la Tierra«, resume el Dr. Trudel. «Estos hallazgos son espectaculares, teniendo en cuenta que estas mediciones nunca se habían hecho antes y no teníamos idea de si íbamos a encontrar algo. Nos sorprendimos y vimos recompensada nuestra curiosidad«.

Fuente: Nature Medicine.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.