Esta fotografía muestra el apareamiento de dos arañas Philoponella prominens
Esta fotografía muestra el apareamiento de dos arañas Philoponella prominens. Crédito: Shichang Zhang.

Después de que los machos de la araña tejedora de orbes Philoponella prominens se aparean con una hembra, rápidamente se alejan, informan los investigadores hoy en la revista Current Biology. Usando un mecanismo que no se había descrito antes, las arañas macho usan una articulación en su primer par de patas para emprender inmediatamente una acción de catapulta en una fracción de segundo, alejándose de sus parejas a velocidades impresionantes de hasta 88 centímetros por segundo.

«Descubrimos que el apareamiento siempre terminaba con una catapulta, que es tan rápida que las cámaras comunes no podían registrar los detalles con claridad«, asegura Shichang Zhang, de la Universidad de Hubei en Wuhan, China.

La razón por la que los machos se catapultan es simple: para evitar ser devorados por la hembra en un acto de canibalismo sexual. Los pocos machos que los investigadores vieron que no se catapultaron fueron rápidamente capturados, asesinados y consumidos por sus compañeras femeninas. Cuando los investigadores evitaron que los machos se catapultaran, corrieron la misma suerte.

Los investigadores calcularon una velocidad máxima promedio para catapultar arañas es de aproximadamente 65 cm/s

Zhang y sus compañeros de investigación hicieron este descubrimiento mientras estudiaban la selección sexual en esta araña, que vive en grupos comunitarios de hasta 300 individuos en un complejo de telarañas con muchas telarañas individuales dentro. De 155 apareamientos exitosos, informan que 152 terminaron con el macho catapultado. Todos esos machos catapultados sobrevivieron a sus encuentros sexuales.

Los tres machos que no se catapultaron fueron asesinados. Otros 30 a los que los investigadores impidieron catapultar también fueron asesinados y devorados por la hembra. Los investigadores aseguran que los hallazgos muestran claramente que este comportamiento es necesario para evitar el canibalismo sexual.

Tras la catapulta, los machos giran alrededor de 175 veces por segundo como promedio

Con cámaras de video de alta resolución, los investigadores calcularon una velocidad máxima promedio para catapultar arañas es de aproximadamente 65 cm/s. Las velocidades oscilaron entre unos 30 cm/s y casi 90 cm/s. También aceleraron a una media de unos 200 m/s2. A medida que se elevan por el aire, los machos también giran alrededor de 175 veces por segundo en promedio.

Los machos logran catapultarse a estas velocidades plegando su articulación tibia-metatarso contra la hembra. Cuando se libera, la presión hidráulica permite una rápida expansión. La articulación en cuestión carece de músculos extensores en las arañas, explican.

¿Un comportamiento caníbal para juzgar la calidad de un macho?

«Observamos que los machos que no podían catapultar eran canibalizados por la hembra«, insiste Zhang. «Sugiere que este comportamiento evolucionó para luchar contra el canibalismo sexual de las hembras bajo una fuerte presión de depredación de estas”.

«Las hembras pueden usar este comportamiento para juzgar la calidad de un macho durante el apareamiento«, agrega Zhang. «Si un macho no puede catapultarse, entonces mátalo, y si un macho puede realizarlo varias veces, entonces acepta su esperma«.

En estudios futuros, esperan explorar el papel de la capacidad de catapultar en el éxito de apareamiento de los machos.

Fuente: Current Biology.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.