Monster Hunter es ya toda una saga veterana, que gracias a la acogida que ha tenido en portátiles, cuenta con una buena base de fans. Ya hablé largo y tendido sobre la saga hace unos años, y desde entonces Monster Hunter ha ido creciendo en 3DS. Con Monster Hunter World en el horizonte, Nintendo 3DS recibe algo totalmente diferente. Un spin-off de rol por turnos, más desenfadado, abierto a nuevos públicos, pero a la vez profundo y con todo el espíritu de la saga.

No os vamos a engañar, y Capcom tampoco lo ha disimulado para nada: la referencia más clara de este título es Pokémon. No solo por lo de capturar y entrenar monstruos, sino por todo el espíritu de explorar el mundo con tus amigos Monsties, combatir a los malos que los maltratan para obtener beneficio, o utilizar mecánicas de combate bastante similares, por poner algunos ejemplos.
Ahora bien, ¿es malo que se asemejen? Para nada, porque una vez le echas unas horas, te das cuenta de que estás ante un juego divertido, profundo y bastante adictivo gracias al tema del coleccionismo.

Monster Hunter Stories

Una historia con personalidad propia

Como costumbre, nada más empezar tendremos que crear nuestro protagonista, eligiendo entre diferentes tipos de cara, peinado, ojos, decoración facial y sexo. Seremos un joven a punto de convertirse en Raider, es decir, un domador de monstruos capaz de convertir a los susodichos en aliados. Nuestra primera misión será ir a un nido a recoger un huevo. A diferencia de los juegos de Game Freak, aquí no capturamos a los Monsties salvajes, sino que recogemos huevos de sus nidos para que se «vinculen» a nosotros. Una vez con nuestro primer bicho, tendremos que realizar una serie de pruebas que nos valdrán de examen para convertirnos en Raiders oficialmente, al mismo tiempo que descubrimos el motivo de nuestra aventura: una extraña niebla oscura, la «plaga negra», está haciendo que los monstruos se vuelvan locos, y nuestra misión será descubrir el origen de esta niebla y acabar con ello. Encontraremos personajes secundarios más o menos destacables a lo largo de esta aventura, con una trama que, sin ser inolvidable, se hace amena y divertida gracias a sus fantásticas y desenfadadas secuencias de video, que cuentan con más mimo y detalle que nunca. Os recordamos encarecidamente que descarguéis la demo de la eShop, porque vale la pena probarlo.

Como en cualquier otro juego de la saga, podremos equiparnos con armas y armaduras que tendremos que crear utilizando materiales que recojamos, tanto de la naturaleza (rocas, hierbas, setas…) como de los monstruos con los que luchemos. Eso sí, en Stories solo existen cuatro tipos de armas: Espada y escudo, Espada grande, Martillo, y Cuerno de caza. Cada uno posee unos atributos distintos, como por ejemplo la Espada y escudo nos permite protegernos mejor que un martillo, pero el martillo es más potente a cambio de su inexistente capacidad defensiva. Otro buen ejemplo es el Cuerno de caza, que como en la saga principal nos permite hacer daño mientras potenciamos nuestros atributos gracias a sus melodías.
Además del equipamiento, un elemento importante antes de entrar en combate es el zurrón de batalla, que no es otra cosa que los objetos que podremos llevar encima durante el combate. Podemos portar hasta un total de 10 ítems diferentes, haciendo que nos tengamos que preparar adecuadamente de cara al combate que vayamos a librar. Por ejemplo, a veces nos servirá llevar muchas trampas y cuchillos de veneno para debilitar al enemigo, mientras que otras necesitaremos todos los ítems de curación posibles.

Monster Hunter Stories

Combates sencillos pero profundos

En los combates siempre lucharemos junto a nuestro Monstie, el cual podremos cambiar en cualquier momento durante el combate. La forma en la que se lucha en Monster Hunter Stories está basado en un sistema de piedra-papel-tijeras (fuerza-técnica-agilidad) que me ha recordado enormemente a lo visto en Fate/Extra de PSP: el enemigo atacará siempre con un patrón y nosotros tendremos que tenerlo en cuenta para contrarrestarlo. Por ejemplo, un Velociprey suele atacar con ataques de agilidad, así que para darles donde más duele utilizaremos un ataque técnico, haciéndole de esta manera más daño y aumentando de paso la barra de afinidad con nuestro monsties en el combate. A veces, si los elementos coinciden, o si ambos contrincantes utilizan un ataque tipo llamarada, se desencadenará un minijuego tipo QTE en el que tendremos que pulsar botones, o girar el joystick rápidamente, para salir victoriosos y causar más daño, haciendo de esta manera los combates más entretenidos. Pero los combates no son simplemente esos tres tipos de ataques, sino que también habrá que tener en cuenta los elementos de cada monstruo: fuego, agua, hielo, electricidad…Cada especie tiene un elemento y será clave saber su debilidad para vencer.

La afinidad que conseguimos al dar golpes certeros tiene dos usos: por un lado, con ella podremos usar habilidades especiales, tanto del tipo de arma que tengamos equipada como de nuestro monstie. Estas habilidades sirven para causar daño extra o añadir estados alterados a los ataques.
Por otro lado, si conseguimos llenar la barra de afinidad a nivel uno, podremos montar sobre nuestro monstruo. De esta forma, nuestros ataques serán aún más poderosos, e incluso si seguimos ganando afinidad hasta nivel dos o tres, podremos realizar ataques especiales al estilo «límite» de los Final Fantasy, causando con ellos daños masivos a nuestros enemigos.

Monster Hunter Stories

Por su parte, los enemigos también utilizarán habilidades especiales que pueden hacernos mucho daño si no vamos precavidos. Estas son características únicas de cada monstruo, y aquí es donde conocer o no la saga va a jugar a nuestro favor. Si hemos jugado a alguno de los juegos troncales, sabremos que un Gypceros puede envenenarnos con sus toxinas, pero que son débiles al fuego, mientras que un jugador nuevo en la saga tendrá que ir descubriendo por sí mismo o echar mano de la monstruopedia. Sea como sea, tras un par  de combates sabremos la estrategia del monstruo en cuestión, así como sus debilidades y fortalezas.

A lo largo de la aventura iremos recorriendo diferentes tipos de zonas, desde selvas a desiertos, y por supuesto pueblos y ciudades, como la gran ciudad de Gildegaran o el pueblo costero gatuno de Villa Koapni. En ellas, además de poder administrar nuestro equipo de monstruos, comprar objetos y mejorar armas, también podremos hablar con sus gentes, y aceptar misiones secundarias. Desde recolectar unas setas a matar un Diablos, las misiones son bastante variadas, aunque a la larga algo repetitivas. Para desplazarnos por estos vastos escenarios, nada como ir a lomos de nuestro Monstie. No solo iremos más rápido, sino que además nos permitirán llegar a lugares inaccesibles (similar a las MO de Pokémon). Trepar enredaderas, nadar o zambullirnos en el barro son algunas habilidades únicas que solo algunos monstruos poseen, así que si, por ejemplo, queremos cruzar un lago para recoger un cofre, tendremos que capturar antes un Zamtrios o un Ludroth, monsties de naturaleza nadadora.

Monster Hunter Stories

Hazte con todos

El coleccionismo es un pilar fundamental en la aventura. El juego no solo nos invita a coger todos los monstruos que queramos, sino que también nos permite mejorarlos combinándolos entre ellos, para así crear un monstie definitivo gracias a la mezcla de genes. Pero vayamos por partes.
Para recoger un huevo, basta con entrar en una de las entradas a las cuevas que se generan aleatoriamente en cualquiera de las grandes zonas del juego. Al entrar, normalmente tenemos que recorrer una serie de escenarios, con algunos  monstruos que nos atacarán al vernos, y de materiales que podremos recoger. Una vez lleguemos al núcleo del nido, y si no hay un monstruo vigilando, podremos coger un huevo. La gracia es que no sabemos qué especie en concreto estamos recolectando, pero tendremos la pista del color y el patrón del huevo. Un herbívoro como los Aptonoth tiene manchas suaves y horizontales, mientras que el huevo de un Rathalos tiene marcas zigzagueantes y colores rojizos. El hecho de que sea sorpresa es como un huevo kinder. Ese sentimiento de «a ver qué me toca ahora» es muy divertido, y te hace querer ir a recoger más huevos. A veces, si no nos damos prisa, aparecerá el monstruo que custodia el nido. Podremos en ese caso, agacharnos e intentar pasar desapercibidos, pero si nos ve irá directo a nosotros y si nos alcanza (algo probable ya que con el huevo a cuestas somos muy lentos) tendremos que combatir contra él para poder llevarnos el preciado huevo a casa.

Ahora solo quedará eclosionarlo en la ciudad más cercana. Además, avanzada la historia desbloquearemos la posibilidad de combinar genes de monstruos. Para ello, tendremos que elegir el Monstie receptor y el emisor y el gen que queremos que herede. En el proceso, el emisor desaparecerá, así que tendremos que pensar muy bien que combinación hacer y si valdrá la pena. De esta forma, podremos conseguir monstruos formidables, con mucha defensa o un ataque descomunal, o incluso con ataques de elementos que el monstruo no tiene de serie, como que un Tigrex lance hielo.

Monster Hunter Stories

Por supuesto, el juego incluye modo multijugador, solo que en vez de luchar codo con codo con otros jugadores, en Stories lucharemos contra ellos en la arena de combate. Ya sea online o junto a un amigo, elegiremos tres de nuestros monstruos, así como los objetos del zurrón de batalla, y a luchar. Al final, tanto vencedor como vencido obtendrán recompensa, aunque la del ganador será mayor. Estas recompensas consisten en trozos de huevos de diferentes tipos, que combinándolos, nos darán huevos especiales con los que conseguiremos Monsties de diferentes especies.

Monster Hunter como nunca lo habías visto

Respecto al apartado gráfico, el juego nos da una de cal y una de arena. Por un lado, su diseño artístico es fantástico, pasando el ya carismático estilo de Monster Hunter a uno más colorido, desenfadado y «cartoon». Los monstruos han sido rediseñados con un aspecto más amigable, mientras que los personajes parecen sacados de un anime (realmente en Japón hay un anime del juego, pero eso es otra historia). Las secuencias de video son, como adelantaba anteriormente, geniales, con unas animaciones muy trabajadas. Y hablando de animaciones, las de los monstruos son prácticamente calcadas de la saga principal, de modo que reconoceremos al instante cada ataque que hagan. Otro punto a favor son los shaders que utiliza el juego, es decir, el acabado cel-shading que tienen personajes y monstruos, que luce de maravilla.
Además, los escenarios, en vez de estar divididos por pequeñas zonas como la saga principal, esta vez son mucho más grandes, convirtiéndose casi en un mundo abierto, y están repletos de monstruos, secretos y objetos que recolectar.

Pero no todo es tan bueno, por desgracia. El rendimiento es el punto flaco del juego, y esto lo notaremos sobretodo en las versiones «old» de la Nintendo 3DS. Ralentizaciones en los exteriores y las ciudades, carga de texturas muy lenta, popping… En New 3DS los frames son más estables, pero sigue sin ser perfecto. Y es que Nintendo 3DS tiene ya seis años y los desarrolladores tienen que hacer malabares para crear un título visualmente potente pero que a la vez se mantenga estable.

Monster Hunter Stories

La banda sonora del juego es en su mayoría versiones de los clásicos de la saga, mientras que los nuevos temas se adaptan perfectamente al espíritu del juego. Lo mismo pasa con los efectos de sonido, siendo casi todos reciclados de la saga principal: rugidos de los monstruos, los sonidos al movernos por la interfaz, etc.
Stories cuenta con voces dobladas, pero en un idioma inventado (que parece bastante japonés) y funciona muy bien con la estética general del juego. Un buen trabajo también ha sido la traducción al castellano, que simplemente es perfecta, utilizando correctamente todos los términos de la saga y expresiones de nuestro idioma con acierto.

A grandes rasgos, este salto al RPG de Monster Hunter ha sido un éxito, que combina correctamente su mundo con las mecánicas de otros juegos de recolección de monstruos, haciendo divertida y adictiva la tarea de recolectar y entrenar monstruos. Que no te engañe su estilo desenfadado, ya que Stories es un juego bastante profundo y que se hace difícil, sobretodo en los últimos compases de la aventura. Su duración es más que aceptable, nos llevará  alrededor de unas 35 horas completar su historia y más de 100 si queremos completar todas las misiones secundarias, por lo que deja claro que hay material post-game para rato. Si eres un fan de la saga y/o  te gusta el rol por turnos, no te lo pienses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here