Dos buenos tipos, de Shane Black: una comedia bien hechaEl espectador algo irónico puede que vea los primeros minutos de esta película con esta idea en la cabeza (que no necesariamente tiene que ver con lo que se ve en pantalla, pero, oye, yo se la vendo…): el personaje que encarna un Russell Crowe pasado de peso y de vuelta de todo bien podría ser aquel que Bud White que interpretara en "L.A. Confidential" (Curtis Hanson, 1997)… veinte años después. El hecho mismo de que Crowe se reencuentre de nuevo con Kim Basinger en la pantalla (que no hace aquí de una Veronica Lake madura), que la acción transcurra en un Hollywood menos glamuroso y que el elemento cinematográfico forme parte también aquí de la trama (cine porno, de hecho, frente a las femmes fatales del cine negro que aparecían en el filme de Hanson) permiten que se pueda esbozar, durante unos segundos, una sonrisa en quien se acomoda en la butaca, sabiendo perfectamente que no, que "Dos buenos tipos" (Shane Black, 2016) no tiene nada que ver con aquella película. Pues ni el género es el mismo ni tampoco el resultado. Pero podemos anticipar que el espectador no saldrá del cine defraudado con esta película.

No lo hará porque habrá pasado casi dos horas riéndose y entretenido con estos dos “buenos” tipos (“nice guys” en el título original) y que son el mencionado Crowe, en la piel de Jackson Healy, un peculiar matón a sueldo, y Ryan Gosling, como el desastrado detective privado Holland March, más interesado en cobrar la guita que en realizar el trabajo encargado.

Ambos, mal que bien, coincidirán en la investigación del caso de una chica desaparecida, Amelia Kutner (Margaret Qualley), y contarán con la colaboración de la hija de March, Holly (Angourice Rice, ojo con esta chica). Y, claro, el producto a lo buddy movie está servido… algo que ya nos podíamos imaginar con Shane Black tras las cámaras: no en balde, Black (que también escribe el guion de esta película a cuatro manos) fue el exitoso guionista de películas “de género” como "Arma letal" (1987), "El último boy scout" (1991), "El último gran héroe" (1993) y "Kiss Kiss, Bang Bang" (2005), entre otras. Y se nota su huella en una película que combina humor, acción y una trama detectivesca que funciona bien… aunque le podrían haber recortado unos quince minutos para que el resultado final fuera (casi) perfecto.

Dos buenos tipos, de Shane Black: una comedia bien hecha

Black nos traslada a Los Ángeles de 1977 y el auge del cine porno, a las fiestas y la música de Al Green, Bee Gees, Kool & The Gang, Earth, Wind and Fire entre otros (qué estupenda banda sonora y más si la cosa empieza con The Temptations y “Papa Was a Rollin’ Stone” en los créditos iniciales) y a un estilo groovy setentero que, junto al vestuario que lucen Crowe y Gosling, consigue evocarnos aquel año, aquella atmósfera, aquel desparrame.

La trama, trufada con hilarantes diálogos y situaciones que los puristas que no se escandalicen demasiado reconocerán como deudoras (en clave actual, claro está) de Blake Edwards o del slapstick clásico, alterna la investigación criminal, que termina por incluir una conspiración desmadrada sobre la industria automovilística estadounidense (Detroit como enemigo imposible de batir… algo que resulta especialmente irónico a tenor de la bancarrota actual de este modelo industrial, además de la ciudad, y del desplome de las grandes marcas de coches norteamericanas frente a los modelos asiáticos) con el ejercicio (también “clásico”) de la pareja de detectives que, al margen de unas fuerzas de la ley bastante inoperantes, se conocen, se pelean, se ayudan y acaban por unir esfuerzos para desentrañar un enredo que tiene más aristas de lo que inicialmente parece.

Dos buenos tipos, de Shane Black: una comedia bien hecha

Quizá la trama, por ponerle peros (además de esos minutos sobrantes) y más allá de los numerosos momentos graciosos, resulte algo deslavazada (sobre todo en lo que acaba “uniendo” a Heay y March en el caso de marras) y que haya momentos valle que se podrían haber eliminado (y más en una comedia en la que un metraje de casi dos horas resulta algo excesivo); quizá al personaje de Kim Basinger se le vean bastantes costuras y quizá (bueno, digamos que seguro) que al asesino a sueldo que interpreta Matt Bomer (con ese peinado…) se le podría haber sacado un poco más de jugo. Pero nos quedan secuencias memorables como la de la fiesta (el eco psicodélico de "El guateque" de Edwards) y personajes como Holly, robaescenas oficial de esta película frente a los pesos pesados.

Tenemos una divertidísima película con dos actores principales que desbordan química entre sí (¿podría haber una secuela?), como en otras películas de Shane Black, y en la que destaca la sorprendente vis cómica de Ryan Gosling y la réplica gochona de Russell Crowe, que parece sentirse muy cómodo aportando un matiz oscuro a un personaje que calza bien. Es, en conclusión, una sorpresa muy agradable para variar de marvels y superhéroes varios, y que nos recuerda que una comedia bien hecha no tiene por qué recurrir simplonamente a bodas-de-mis-amigos, resacones varios y demás parafernalia escatológica para hacer reír. Y si encima suenan los Bee Gees de fondo, mejor aún…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here