ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

La revolución secreta, de Claudio Cerdán: un western en plena Revolución Rusa


 Terror / Suspense
Jorge Lara Gómez   05/01/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     «Satanás nos ha encontrado. Nos ha encontrado y tiene hambre…» El hombre es el lobo para el hombre y Claudio Cerdán nos regala un clarividente ejemplo a través de su nuevo trabajo.
Portada La revolución secreta«[…] escritores en castellano que por la consistencia de sus tramas, por los llamativos recursos creativos y por su notable agilidad lingüística, abren y proponen nuevos caminos en el panorama literario actual» Esto es un extracto de cómo es presentada la serie Narrativa de la Alrevés ediciones, serie dónde ha sido enmarcada lo nuevo de Claudio Cerdán: “La revolución secreta” (disponible en FantasyTienda y una de las seleccionadas en nuestras recomendaciones navideñas). Y supongo que tentados habrán estado de colocarla dentro de su serie Negra por ejemplo, no ha debido ser fácil encontrar un estante dónde colocarla, dado que difícilmente puede calificarse con un solo género literario.

Comencemos por los hechos consumados, el “de lo que va” que solemos preguntar a alguien sobre el libro que lee: año 1919 del gélido invierno ruso. El temible teniente del Ejército Blanco, Aleksandr Strahov, para el que ejecutar civiles mediante fusilamientos es un desperdicio de munición, es ascendido a capitán al tiempo que recibe una misión: trasladarse a la remota población de Kladbitshe, una pequeña aldea que debe defender a toda costa del pérfido ejército bolchevique al tiempo que intenta, con la ayuda de dos personajes salidos de otra era, desvelar el misterio que se esconde tras una serie de macabras e indiscriminadas muertes –algunas de ellas realmente salvajes– perpetradas, según dicen, por un Wendigo, un ser humanoide de aspecto bestial, que está aniquilando y diezmando tanto a la población como al ejército presente en la zona, sin distinguir colores ni banderas.

La mayor complicación fue la de ambientar correctamente la trama. Mezclar varios géneros que domino, como la fantasía o la novela negra, ha resultado divertido. No creo que nadie la encuentre compleja.


Vamos a imaginar que estamos sentados en un banco leyendo esta novela y alguien se sienta a nuestro lado. Ve la portada: un entorno nevado, un jinete a caballo de extraño atuendo y portando lo que a todas luces parece una lanza, y un cadáver, el de un soldado, sobre un charco de sangre, tiznando la nívea postal de un rojo carmesí.  Se fija también en el título: “La revolución secreta”, y ante tal conjunción de curiosos ingredientes nos pregunta sobre el tipo de novela que estamos leyendo. Nuestra respuesta no sería mucho más clara que los balbuceos de un bebé: «es una novela histórica, bueno, más bien es una thriller, aunque hablan de hombres lobo así que supongo que podría decirse que es una novela de fantasía». El tipo se nos quedaría mirando, esperando que tomáramos una decisión, que nos pusiéramos de acuerdo con nosotros mismos. Pero esto no es posible, ya que para lo que unos es novela negra, otros habrá que digan que es terror… Y al final habrá tantas versiones como caras, muecas, gestos que cada uno de los lectores pondrá tras finalizar la última página, todos ellos de absoluta satisfacción, con el nuevo trabajo de Claudio Cerdán.

Os decía hace unos meses que aquellos que ya habían tenido la oportunidad de leerla antes que yo, no tenían una postura clara respecto al género predominante: ¿novela negra e histórica con personajes históricos reales como el médico de guerra Mijaíl Bulgákov? o ¿Fantasía y terror con Maestros de capa y espada, Aprendices silenciosos como Elfos y hombres-bestia?. Pasadas ya unas semanas desde que terminé con ella, puedo seguir aumentando la lista con tres géneros más, uno de ellos, el realmente predominante y el más sorprendente: bélico, aventuras… y tachán de los tachanes, el western. Sí, sí, ese western, el del gran The Duke, y no escribo bajo el influjo de las bebidas espirituosas navideñas.

foto paisaje western

Confieso que fue toda una sorpresa, casi entrar en estado de “shock”. No fue hasta que el propio Cerdán me lo confirmó –dos veces– cuando terminé de creerme mis propias sospechas, y no será porque el autor no fuera un “sospechoso habitual” de este género –recordemos que aunque su mayor reconocimiento proviene del género negro, sus raíces se hunden en la literatura fantástica, o como él las califica, en westerns con espadas– o por falta de pistas diseminadas por aquí y por allá. Unas evidentes, como algunos de los títulos de los 53 capítulos (más epílogo): “Duelo al sol”, “Señales de humo”; llanuras inmensas donde se enclava una ciudad fronteriza (Kladbitshe) que recuerda muy mucho al viejo poblado de los Cárpatos descrito por F. Paul Wilson en “La Fortaleza” (Alamut ediciones, reseñada en FantasyMundo) o un sheriff, mejor dicho, comisario, de un solo brazo y con dos grandes aficiones: la bebida y su amada Rusia.

Otros más sutiles, como una carga de caballería, una posible tribu indígena o un singular duelo.  O incluso las referencias a Wendigo, la criatura mitológica. Pero me costaba creer que una trama enclavada en 1919, alrededor de la cual giraban dos facciones de ejércitos rusos enfrentados: el Blanco o Guardia Blanca: los pro-zaristas y el Rojo, de obreros y campesino: los revolucionarios bolcheviques, por el control de una ciudad fronteriza de altísimo valor estratégico (y algo más) por donde pulula una bestia nívea que está masacrando ambos bandos y que se cuela en el poblado como un zorro en un gallinero mientras elude la persecución de dos siniestros personajes: el Maestro, el de los dientes de plata, y el Aprendiz, el que tiene prohibido el habla.. terminara siendo un western, no entraba en ninguna de las quinielas. Pero amig@s mi@s ese es el mayor encanto de esta novela: que el lector la hace suya.

Claudio Cerdán

«Si alguien la compra esperando una novela histórica, se encontrará de lleno en plena Revolución Rusa. Si le gusta el terror, tendrá una buena dosis del hombre lobo más salvaje que se pueda imaginar. O si odia todo lo fantástico y le tira la novela negra, la dosis de género detectivesco está servida. Al final será el lector quien diga en qué género englobar la historia. Y eso es mágico» dice Claudio Cerdán, pero más que magia, habilidad creativa saber para mezclar tal cantidad de géneros dispares sin confundir al lector, sin empacharlo y sin que la trama se resienta lo más mínimos, al revés, como la editorial benefactora de esta novela: cada género la mejora.

Así pasamos de seguir las huellas a una bestia, a dirigir una carga en un acantilado. De una cena romántica, a un caníbal que almacena cuerpos en su despensa. De beber vodka en nombre de la madre Rusia a encontrar un altar confeccionado con restos humanos. De asistir a un fusilamiento, a contemplar absortos una batalla dialéctica, tensa y electrizante entre el escepticismo del capitán Strahov y la férrea e inquebrantable convicción del Maestro, otro de esos personajes inolvidables con el autor aumenta el hall of fame de imprescindibles y en el que ya están por derecho propio: el Tuerto Durán, Antonio Ramos, más conocido por “mierda de perro” o Roberto Cusac. La mirada del Maestro podía transformar a las mujeres en sal, a los hombres en piedra, al demonio en azufre”, palabras que os aseguro no son banales. Cuando el Maestro sonríe, el mundo se oscurece. De lo que es capaz el Aprendiz, eso aún nadie lo sabe, y él tampoco os lo dirá: no habla desde que contempló por vez primera la luz del sol.

Foto Ejercito Blanco

Poco más puede decirse de una novela sin fisuras, de notable trabajo editorial en todos los aspectos. Poblada de multitud de monstruos, unos humanos, otros ficticios. Unos conscientes otros emocionales. De géneros que como un carrusel van girando y girando, subiendo y bajando, hasta que la música cesa, hasta que la última nota se desvanece en el aire, y la atracción se detiene. De personajes carismáticos, bien definidos y trabajados (no olvidemos que algunos de ellos son reales) y con los que el grado de empatización del lector dependerá de lo que esté dispuesto a creer: criatura sobrenatural u hombre de carne y hueso. Y de lo que esté dispuesto a perdonar, porque parafraseando al editor: «en la guerra no existen buenos y malos; en los conflictos bélicos, la condición humana se diluye por completo y aflora nuestra naturaleza más primitiva y salvaje». Dicho queda. Tú decides y Claudio te lo sirve.

Cuenta la leyenda, que existe un “huevo de pascua”, un montaje del director, en forma de relato autoconclusivo, de prólogo nunca publicado pensado en origen como crédito inicial de la novela y que al autor decidió eliminar porque no terminaba de funcionar. La acción se sitúa 10 años antes de los hechos narrados en “La revolución secreta” y cuenta la historia, las raíces, de un personaje muy singular que aparece en la novela a la vez que ayuda a entender la idiosincrasia de otro de ellos. Podéis acceder a él pinchando aquí pero es, más que aconsejable, imprescindible su lectura tras concluir la novela, ¡NO antes! O los Reyes os dejarán sin regalos.

Grge_dixit: Me encanta y sorprende este tipo. Si aún no sabes que regalar mañana, no desesperes y apunta: “La revolución secreta” de Claudio Cerdán.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de Encantamiento de luna (Cuentos de Bereth I), de Javier Ruescas
Javier Ruescas, autor de Versátil
Javier Ruescas, autor de Versátil
Javier Ruescas, autor de Versátil
Portada de Diabólica, de Carolina Lozano
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?