ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Muerte en Breslau, de Marek Krajewski


 Historia  Terror / Suspense
Alejandro Serrano   02/10/2010
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Este título tiene un realismo y credibilidad tales que, junto con las circunstancias históricas que la rodean, resulta en una novela deliciosamente negra y que más que leerse, se bebe.
Portada de Muerte en Breslau, de Marek KrajewskiBreslau (actualmente Wrocław), ha conocido un pasado tumultuoso, y ha estado alternativamente en manos polacas y alemanas desde la Edad Media hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, tras la cual, como toda Silesia, pasó a formar parte, de forma definitiva –al menos de momento-, a Polonia. Tras la Primera Guerra Mundial, la ciudad aún recibía el nombre de Breslau, y estaba bajo la autoridad alemana, aunque como toda la Alta Silesia, estaba obligada a contribuir con parte de sus recursos económicos a la recuperación de la agraviada y recién restituida Polonia.

Esta circunstancia provocó malestar en toda Alemania, pero especialmente en Breslau, donde en las elecciones celebradas el 5 de marzo de 1933 el Partido Nazi obtuvo más de la mitad de los votos, convirtiéndose así en una de las zonas del país que dio más apoyo a Hitler. Precisamente Marek Krajewski sitúa la acción de su novela policíaca (y en parte histórica) “Muerte en Breslau” (Alamut, disponible en FantasyTienda), inmediatamente tras este hecho, en mayo de 1933, con un Partido Nazi (o Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei, NSDAP, en alemán) que ya comienza a tomar el control de la política y de los cuerpos de seguridad germanos, y a extender su red de espionaje y represión.

Sin duda, “Muerte en Breslau” es altamente recomendable, sólo tiene una pega: las cuatro horas que me ocupó su lectura se hacen cortas, muy cortas...

Eberhard Mock es director suplente de la Sección Criminal de la policía de Breslau, un hombre de extracción humilde que, sin embargo, ha sabido hacerse con un buen puesto gracias a su don para tratar con todo tipo de personas, a sus métodos poco éticos y a un notable y codiciado dossier informativo sobre cada persona relevante de la ciudad. Su afición a los buenos burdeles y su pasión por el ajedrez marcan la vida ociosa de este servidor público que se permite pocas alegrías al margen de su profesión, que desempeña con total rigurosidad.

Sin embargo, Mock no es invulnerable, y su pasado masónico le pone en peligro extremo ante la influencia creciente del Partido Nazi. Para aplacar sus sospechas, se ve obligado a aceptar en el seno de su equipo investigador a Max Forstner, asistente de la Gestapo, la nueva policía secreta, que informará a ese cuerpo, de fatal reputación posterior, de cada uno de los movimientos de Eberhard.

Mock debe su puesto al barón Von der Malten, miembro de la logia masónica que lo aceptó en su orden, y éste es contrario al Partido Nazi. El barón podría informar de su pasado al NSDAP, y Eberhard “desaparecer” una noche en el río Oder, así que el director suplente de la Sección Criminal se verá obligado a mantener un precario pero esencial equilibrio entre unos y otros, que desean reclutarlo para tener acceso a su legendaria agenda de informes secretos.

Marek Krajewski

Mientras nuestro protagonista piruetea en el alambre, con el precipicio a la vista, se encuentra con un caso que pondrá a prueba su habilidad para sobrevivir y su capacidad para apretar las tuercas a los poderes de la ciudad: la hija del barón Von der Malten aparece brutalmente asesinada y él deberá llevar el caso. El noble le tiene, una vez más, contra las cuerdas, ya que le exige total confidencialidad, con amenazas veladas.

Aunque el marco histórico ya comentado es eficaz y está dibujado con total maestría por parte de Krajewski, esta es una novela negra de personajes, en la que las personalidades de los principales actores destacan por encima de cualquier otra cosa. Sin duda, como podemos imaginarnos, la cínica, experimentada y monolítica figura de Eberhard Mock estará presente durante toda la novela, y sólo cederá protagonismo de forma eventual en el policía berlinés Herbert Anwaldt, que será su compañero investigador y brazo ejecutor. Ambos personajes son interesantes, cada uno a su manera, y dotarán a este título de un realismo y credibilidad tales que, junto con las circunstancias históricas de las que hablábamos, resultará en una novela deliciosamente negra y que más que leerse, se bebe. Sus capacidades, de igual forma que sus flaquezas y reacciones ante lo que les sucede, nos ayudan a comprender y empatizar con los actores principales de la novela, sin duda muy terrenales y para nada arquetípicos.

La trama en sí no es especialmente complicada, el autor de “Muerte en Breslau” no busca sorprender al lector en todo momento, sino llevarle a través de una secuencia lógica de sucesos de forma natural, y hay que decir que lo consigue hasta el final de forma efectiva. No es sencillo evitar que una trama discurra por derroteros poco realistas, y el autor lo consigue de sobras.

El peligro constante que suponen las purgas secretas que el Partido Nazi inflinge a los poderes públicos y a los simples ciudadanos está presente en la novela de forma continua a modo de amenaza contra los personajes. Todos ellos viven con la espada de Damocles encima, y en cualquier momento, merced a las revelaciones derivadas del caso de la hija de Von der Malten –o a las tramas laterales que surgen- la fatal lotería podría tocarles de lleno. Esto provoca que nadie se fíe de nadie, y todos busquen el as en la manga que les haga invulnerables, aunque eso signifique pasar por encima a cualquiera. Cualquier sospecha de masonería, homosexualidad o de falda de apoyo incondicional al Partido podría llevarles al fondo del Oder o a lugares aún peores, y todos se esfuerzan por ocultar cualquier grieta de su armadura, laboriosamente construida y colocada.

Aunque las aventuras de Eberhard Mock conocen varias continuaciones (de las que Alamut hasta el momento sólo ha publicado “Fin del mundo en Breslau”), esta novela puede leerse de forma autoconclusiva sin ningún problema. Marek Krajewski (1966) es profesor de latín en la Universidad de Wrocław, lugar donde se desarrolla la trama de la novela, y sus libros se han traducido al inglés, al español, al francés, italiano, alemán, ruso, y a muchas otras.

Sin duda, “Muerte en Breslau” es altamente recomendable, sólo tiene una pega: las cuatro horas que me ocupó su lectura se hacen cortas, muy cortas...

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Tráiler de «Enganchados a la muerte»
Richard Rider ha vuelto, pero ¿cómo salió del Cancerverso? ¿Cómo venció a la muerte? ¿Y es realmente alguien en quien confiar
Siruela publica en mayo «La muerte espera en Herons Park», de Christianna Brand
Las marcas de la muerte, la nueva novela de Veronica Roth
Muerte de un aviador, de Christopher St. John Sprigg, se publica en septiembre en Siruela
Articulos Relacionados
Muerte de un aviador, de Christopher St. John Sprigg: misterio de altos vuelos
Muerte en la rectoría, de Michael Innes: misterio de college cerrado
El Ocultista vol.2: A las puertas de la muerte
Luna. Luna nueva, de Ian McDonald: ciencia ficción con traición, pasión, muerte y sexo
Clase letal 3: 1988. Nido de víboras. El embrollo desemboca en condena a muerte
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Industria, luz y magia - Khristo Poshtakov
Portada de Metropol, de Walter Jon Williams (Bibliópolis)
Portada de Puente de Pájaros, de Barry Hughart
Portada de Esperanza del venado, de Orson Scott Card
Portada de Privilegio de la Espada, de Ellen Kushner
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?