ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisi�n, Literatura, Ciencia, Videojuegos, C�mics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Urnas de Jade: Leyendas, de David Prieto


Miguel Martín   27/05/2008
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La mayor virtud de David Prieto es el haber sabido crear toda una mitología propia para lo que pretende ser una saga de novelas de la que Urnas de Jade: Leyendas sería la primera entrega.
Portada de Urnas de Jade: Leyendas, de David PrietoDavid Prieto y sus “Urnas de Jade: Leyendas” (editada por Grupo AJEC) han venido a llenar un abismal hueco existente en el panorama de la narrativa moderna, y es que no es demasiado común encontrar una novela de fantasía con sello nacional. Y menos aún si se trata de una historia de espada y brujería en la mejor tradición de J.R.R. Tolkien y sucedáneos. Todos los tópicos del género tienen cabida en esta novela, desde los héroes hipermusculados hasta las damiselas en apuros, pasando por mil hechizos mágicos, espadas y batallas sin cuartel. Desde luego hará las delicias de cualquier seguidor acérrimo de este tipo de historias, ya que cuenta con todos los ingredientes necesarios para hacer pasar al lector un buen rato.

Urnas de Jade: Leyendas” es una historia de héroes a la antigua usanza, un grupo de valientes al servicio de un extraño hechicero al que conoceremos con el nombre de Taith el Anciano, perteneciente a la Orden de Athiel. El nutrido grupo es cuanto menos variopinto, contando entre sus filas con un bardo (Qüestor), un sacerdote (Falstaff), un espadachín con notables dotes para la magia (Saeth) e incluso un asesino profesional (Lynguer). A ellos se les unirá un pequeño ladronzuelo especialmente hábil, Delin, curtido en un gremio llamado Hombres libres cuyo líder Sandureyt será pronto traicionado. Todos ellos se encontrarán en el pueblo de Fyelan, lugar que servirá como punto de partida de la larga aventura.

Sus mayores enemigos son los demianos, adoradores del desaparecido Demosian, que se han reagrupado de nuevo a las órdenes del Sumo Jerarca Wost y preparan una invasión a gran escala de todo Drashur. Mientras tanto diferentes aldeas de la región están sufriendo una terrible plaga que aniquila a todos sus habitantes de la manera más horrible que se pueda imaginar. ¿Estarán ambos sucesos finalmente relacionados? ¿Y qué papel fundamental esconden las misteriosas urnas de jade a las que hace referencia el título?

La mayor virtud de David Prieto es el haber sabido crear toda una mitología propia para lo que pretende ser una saga de novelas de la que esta “Urnas de Jade: Leyendas” sería la primera entrega. Lo que cuenta no es excesivamente original, pero hay que reconocerle el mérito de haber reinterpretado algunos de los elementos clásicos de este género literario. Además es de agradecer que cada personaje tenga su propia historia, sus motivaciones y su personalidad definida. Se nota el cariño que ha depositado el autor en cada uno de ellos, aunque eso juegue en contra de la historia al no sentir verdadero peligro por ninguno a lo largo de la trama. Antes de cada batalla el lector sabe de antemano cómo se van a desarrollar los acontecimientos, lo que le resta sorpresa e intriga a la acción. Al menos se agradece que todos ellos guarden oscuros secretos, y que sus pretensiones no sean tan nobles ni elevadas como suelen pintar en la mayoría de héroes del género. Los que sí cobran una mayor entidad son los villanos de la historia, siendo el malvado y esquelético Codan-Gulath uno de los mayores hallazgos del relato, así como el turbio Abaissal-ben-Addim, el asesino Shardrahs o el archienemigo Wost.

David Prieto maneja con habilidad un lenguaje coloquial y cercano que facilita la asimilación del lector, su capacidad descriptiva es inmensa aunque flojea en los diálogos

La mayor pega que he encontrado a este interesante libro ha sido la práctica ausencia del sentido de la épica tan necesario en este tipo de historias. Las luchas no logran transmitir emoción al lector, y muchas veces se resuelven de un modo decepcionante (runas y magia a la cabeza). Incluso en ocasiones esas resoluciones resultan forzadas y casi paródicas (miembros del grupo travestidos para salvar la vida de algún compañero, fiesta local que impide el ataque de los enemigos, imitación de dialecto ‘paleto’ para no llamar la atención…). El ritmo no es trepidante ni ágil, sobre todo en las ocasiones en que se cuentan en párrafos alternos varias historias que suceden a la vez. Desde luego, le falta sentido de la aventura. Solo en dos ocasiones consigue intrigar y emocionar el autor, la primera y terrorífica aparición del capitán de barco Codan-Gulath, y el asedio al castillo de Nedai (en el que se presenta uno de los personajes más interesantes y desaprovechados, el Duque Sephard).

Tampoco ayuda a la fluidez del relato la inclusión de más y más personajes según avanza la historia, algo que parece inevitable en este tipo de novelas. Eso sí, se agradece el detalle de incluir al final del libro una utilísima galería de personajes por si en algún momento de la lectura alguien pierde el hilo y olvida el nombre de algún secundario. Igual que nuevos protagonistas aparecen de improviso, otros que parecía que iban a guardar tremenda relevancia, desaparecen sin dejar rastro de buenas a primeras. Esperemos que con vista a que el autor los recupere en posteriores entregas de esta saga literaria, ya que algunos prometían dar mucho juego.

David Prieto maneja con habilidad un lenguaje coloquial y cercano que facilita la asimilación del lector. Los elementos misteriosos y terroríficos están logrados, y su capacidad descriptiva es inmensa. Sin embargo flojea cuando se centra en los diálogos, pareciendo en ocasiones incluso una farsa del propio género sobre el que se asienta.

Habrá que seguir la pista de este Licenciado en Medicina en sucesivas entregas de esta serie de novelas (e incluso fuera de la saga). Con “Urnas de Jade” consigue entretener, aunque viendo su manejo de elementos clásicos de géneros tan dispares (aventura, terror, fantasía heroica, piratería…), podemos esperar de él creaciones mucho más conseguidas y redondas. De momento es muy recomendable pasar por su blog personal para conseguir alguna información complementaria sobre esta novela y para descubrir algunos secretos que quizás guarden relevancia en el futuro.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Grupo AJEC
El Sueño de Hierro, de Norman Spinrad
Portada de Axiomático, antología de relatos de Greg Egan
Historia Alternativa
Portada de Jitanjáfora, de Sergio Parra
Portada de El monstruo de las galletas, de Vernor Vinge
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?