ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

El Enviado, de José E. Álamo


Miguel Martín   11/04/2008
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La novela gira en torno a un ser nunca del todo vislumbrado, El Enviado al que hace referencia el título, una extraña figura dedicada a cumplir los deseos de todo el que se cruce en su camino.
Portada de El Enviado, de José E. Álamo"El Enviado" (Grupo AJEC) es la primera novela publicada del autor José E. Álamo, y tiene la extraña cualidad de poder leerse tanto como libro completo con inicio, nudo y desenlace, como en forma de recopilación de relatos cortos. Cada capítulo es individual, cuenta una historia en sí mismo y puede leerse de manera ajena al resto de capítulos. Sin embargo leído en conjunto gana en coherencia, en sustancia e incluso en efecto sorpresa, ya que sucesos aparentemente inconexos terminan confluyendo e intrincándose unos con otros según avanza la novela. Es por lo tanto un juego de historias cruzadas, aunque de ello solo podremos darnos cuenta bien avanzado el texto.

La novela gira en torno a un ser nunca del todo vislumbrado, El Enviado, al que hace referencia el título, una extraña figura dedicada a cumplir los deseos de todo el que se cruce en su camino (aunque incluso esta teoría se tambalee en los últimos capítulos). Tanto a través del espacio, como bien se encarga el autor de sugerir en uno de los capítulos, como a través del tiempo, este extraño geniecillo metafísico irá topándose con personajes deleznables unidos por situaciones preestablecidas que marcarán sus miserables destinos de manera determinante. Cada capítulo lleva el nombre de un personaje, y en cada uno de ellos alguien formula un deseo cruelmente concedido. Como suele decirse, hay que tener cuidado con lo que se desea ya que puede llegar a cumplirse. Aunque debido al carácter malvado y sin escrúpulos de casi la totalidad de personajes, tampoco le importe demasiado al lector las fatales consecuencias de tales formulaciones.

El estilo de cada capítulo (de cada relato, podría decirse) es muy dispar. La novela abre con “Roger: El Poder”, una historia extraña y post-apocalíptica que poco tendrá que ver con el tiempo presente que inunda el resto de cuentos. Además resulta una buena metáfora sobre el miedo que provoca la Libertad en aquellos que se han visto privada largo tiempo de ella, así como sobre los deseos subconscientes que todos guardamos en nuestro interior y que solo necesitan un leve chispazo para que nos percatemos de ellos. Un relato abiertamente fantástico en un mundo en el que nunca se sabe si es futuro o pasado, o si se trata al fin y al cabo de nuestro propio mundo. Los tres siguientes capítulos nos presentan a personas de dudosa moral en los que la figura de El Enviado está presente en mayor o menor medida, siempre de manera resolutoria pero relegada a un segundo plano de protagonismo. Son historias de tinte casi costumbrista, de los que resulta especialmente interesante “Matías: El Ángel De La Guarda”, en la que el protagonista cuenta una historia de deseos invertidos, solo cumplidos en la medida de su grado de importancia.

El autor juega con la idea de que cuanto más se desea una cosa, menos probabilidades hay de que esta suceda (justo lo contrario a la extendida idea popular y cinematográfica de que con cuanta más fuerza se desee algo, más posibilidad de que se cumpla). Un simbolismo cruel que abre otro frente en la mitología de la novela, repleta de ventanas hacia otros mundos.

Baraja multitud de géneros en cada capítulo: del terror a lo desconocido al drama de lo cotidiano, pasando por la ciencia ficción más simbólica o la fantasía más fatalista

Estas tres historias confluyen en “Luis: El Comienzo De La Partida”, en la que los personajes de las anteriores coinciden en la misma circunstancia al mismo tiempo que nos hace darnos cuenta del juguetón salto temporal existente entre capítulos. Es el primer relato en el que El Enviado ejerce de protagonista, y narra una peculiar partida de póquer en la mejor tradición del cine de trileros. Este relato abre nuevos frentes (tal y como descubriremos con asombro en “Paco: El Incidente” y posterior y resolutivamente en “Beatriz: Una Historia de Amor”), y nos proporciona una explicación alegórica del origen y el destino de El Enviado protagonista (“Las Madres: El Nódulo”). Los relatos siguen entrecruzándose tanto en personajes como en ideas (ese ser escapado de su encierro tras el espejo del que ya se había comentado la posibilidad anteriormente) hasta llegar al esperanzador final de “Las Madres: Conclusiones”. Un final cargado de humanidad y abierto como la vida misma.

Solo el que lea el libro en su conjunto se percatará de su concepción de compilación de pequeñas historias enlazadas a nivel de historia mayor. El texto se encuentra trufado de referencias a la actualidad, tanto a nivel cultural (Sabina, John Wayne, El Señor de los anillos de J.R.R. Tolkien…) como de noticiario (turismo sexual, el tabaco mata…). Ello dota de realismo y cercanía al contexto de una historia siempre anclada al presente. Solo en el primer y fantástico relato “Roger: El Poder” se permite el autor variar de forma y fondo la historia. Aunque ni siquiera podamos estar seguros de que El Enviado de este capítulo sea el mismo que el del resto. Tal vez sea uno de tantos, o quizás el mismo en otra misión fuera de nuestro tiempo y espacio. Es la única historia del libro que no guarda continuidad (es un decir, a la vista de los saltos temporales que dotan de carácter a la novela), a partir de ahí los personajes, sus deseos cruzados y las situaciones imposibles guardarán coherencia entre sí construyendo un sólido cuento de ciencia ficción.

Sorprende la originalidad en la trama por parte del casi debutante José E. Álamo, inventando un punto de partida fuerte sobre el que construir los flecos de su particular mitología. De lectura ágil, ‘El Enviado’ baraja multitud de géneros en cada capítulo: del terror a lo desconocido al drama de lo cotidiano, pasando por la ciencia ficción más simbólica o la fantasía más fatalista. El lenguaje es tan sencillo y coloquial que las páginas vuelan en manos del lector. Sin duda a ello también contribuye la distribución a modo de historias independientes de cada relato, en especial los cinco primeros capítulos del texto. Para cuando descubramos que cada narración no es tan autónoma como habíamos pensado, la novela habrá enganchado y ya no se podrá dejar de leer hasta descubrir el final.

José Álamo nunca aclara del todo las motivaciones de su personaje recurrente, ya que aunque conozcamos más detalles sobre él según avancemos en la lectura, nunca sabremos el porqué real de su misión. Así hace partícipe de la historia al propio lector, ya que será éste a base de imaginación y fantasía el encargado de darle forma al relato en su cabeza. Cada cual imaginará tanto el origen como las motivaciones, y cuando cierre la novela el poso de duda e intriga seguirá flotando en su interior.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Grupo AJEC
El Sueño de Hierro, de Norman Spinrad
Portada de Axiomático, antología de relatos de Greg Egan
Historia Alternativa
Portada de Jitanjáfora, de Sergio Parra
Portada de El monstruo de las galletas, de Vernor Vinge
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?