Norma Editorial sigue publicando con cadencia mensual el espectacular shojo de Mizuho KusanagiYona, princesa del amanecer”, que ha llegado ya hasta su número 13. Y es en estos dos últimos volúmenes donde se cierra el arco del clan del fuego, iniciado con la llegada de la princesa y su grupo a las devastadas tierras del sur.

Si no estás al día con el manga, puedes leer nuestras primeras reseñas que te enlazamos a continuación, ya que este artículo contendrá spoilers hasta el tomo 12.

Tras haber conseguido las semillas que fueron a buscar al Imperio de Kai, Yona y su grupo descubren a soldados del clan del fuego cruzando las fronteras de la provincia de Sen, por lo que deciden regresar a la capital del clan para ver qué ocurre.

Allí descubrirán que Li Hazara, un noble de la provincia de Sen, le ha declarado la guerra a los dirigentes del clan de fuego. Mientras el general Kang Soo-jin se dirige con un ejército a interceptar al enemigo, su hijo Kyô-ga se queda a defender la capital. Pero esta guerra despide el olor de la traición, y un numeroso ejército se planta ante el castillo de Hiryû en busca de la cabeza del rey Soo-won, obligando a Yona a tomar una decisión dolorosa.

Ya en el tomo 13 los ejércitos del clan del cielo se enfrentan a la alianza entre Li Hazara y Kan Soo-jin, en una batalla en la que el rey tiene la oportunidad de demostrar su valía como estratega y líder. La intervención de Yona y los dragones en la guerra pone fin al arco del clan del fuego. Ya en los últimos capítulos del volumen podremos disfrutar de algunos momentos más alegres y divertidos antes de que los protagonistas se embarquen en una nueva aventura.

En estos tomos la trama de “Yona, princesa del amanecer” abandona el humor y la ligereza para adquirir un tono bélico y político hasta ahora nunca visto, que pone en juego el destino de toda la nación. Y aunque una servidora echó de menos el fangirleo entre Yona y Hak que había en el volumen anterior, lo cierto es que la historia no podría ser más interesante.

El desarrollo de la batalla resulta algo lento, y por momentos el lector se pregunta dónde están los protagonistas del manga, pero la estrategia bélica es entretenida y la importancia del resultado de la guerra mantiene el vilo.

Además, veremos de nuevo a los dragones en acción. Por su parte, las decisiones de la princesa la llevarán a cruzarse de nuevo en el camino de Soo-won, con todo el drama que ello acarrea entre el rey, Yona y Hak.

Al final de este arco veremos cómo la influencia de la princesa ha cambiado poco a poco una tierra sin esperanza, y cómo ella misma ha crecido hasta convertirse en una líder capaz de poner las necesidades de su pueblo por encima de sus sentimientos.

También se nota la evolución del dibujo de Mizuho Kusanagi desde los primeros tomos, ganando tanto en calidad como en expresividad. Con un estilo que combina diseños limpios y estilizados del shojo con narrativas de otros géneros más sucios como histórico o incluso shonen, “Yona, princesa del amanecer” sorprende por su elegancia y su intensidad. Eso sí, a la mangaka aún le queda por mejorar en el terreno bélico.

En definitiva, estamos ante dos tomos que ponen punto y final a un arco muy relevante, por ser el primero que Yona y los cuatro dragones enfrentan juntos, y por el crecimiento de la protagonista y de los lazos que la unen a sus compañeros. Dos tomos algo más serios de lo habitual, pero cuyo interés no podría ser mayor, y que demuestran que este manga no se corta a la hora de fusionar el shojo con otros géneros, convirtiéndolo en una historia valiente y ambiciosa.

Como siempre, solo me resta agradecer a Norma Editorial por traer esta maravilla a España y por la calidad y el cuidado que ponen en cada una de sus ediciones. Quedo a la espera de un nuevo tomo para seguir de cerca las aventuras de la princesa Yona.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.